Nuestra llegada a la Habana no fue de color de rosa ūüėē

 

No se puede decir que nuestra entrada en la Habana fuera¬† un camino de rosas, m√°s bien creo que entramos con el pie izquierdo; un vuelo corto , directo y perfecto, pero cuando fuimos a buscar nuestro equipaje¬† pas√≥ algo que ser√≠a el preludio de lo que estaba por llegar… pimero me pareci√≥ ver mi mochila en la cinta, pero¬† como iba estrenando tuve dudas…_ ¬ŅSer√° mi mochila? La baj√© de la cinta y abr√≠ la cremallera de arriba… al¬† ver¬† que no estaba el anti mosquitos que siempre llevo a mano,¬† volv√≠ a cerrarla y la sub√≠ de nuevo a la cinta de equipajes mientras comentaba…” Esto de comprar en Decathlon a√ļn nos va a traer problemas;¬† todos viajamos con mochilas iguales…” Luego pas√≥ la m√≠a y me la qued√©¬† despu√©s de hacer la oportuna comprobaci√≥n. Al cabo de un buen rato apareci√≥ la¬† que parec√≠a ser la mochila de Mayca; pero¬† la cogi√≥ y comprob√≥ que no era la suya… la volvi√≥ a dejar sobre la cinta hasta que¬† se qued√≥ ella sola girando, sin que nadie preguntara por ella… lo que nos hizo sospechar que alguien se hab√≠a llevado la mochila¬† de Mayca confundida ūüė≤

img_20170213_113303_980

¬†La cogimos y fuimos con ella a equipajes a poner la reclamaci√≥n y a explicarles el caso : le contamos lo que hab√≠a pasado ; la mochila de Mayca no estaba y adem√°s la √ļnica que quedaba¬† era id√©ntica a la suya…¬†y por eso sospech√°bamos¬† que alguien se la hab√≠a llevado confundida¬† _”No pueden acusar a nadie si no tienen certeza” En f√≠n, que no hab√≠an entendido nada… “_No acusamos de robar a nadie, s√≥lo sospechamos que ha habido una confusi√≥n, si nos pudiera pasar el tel√©fono del viajero propietario de esta mochila le llamar√≠amos para comprobar si se ha llevado la otra confundida ..” Pero por supuesto ni pod√≠an d√°rnoslo, ni pod√≠an llamar ellos.¬† Siempre piensas que estas cosas nunca te van a pasar a t√≠, pero otra vez se demuestra que todo¬† lo que pueda pasar,¬† es posible que tambi√©n te pase …

img_20161203_104702

Ah√≠¬† fue donde empezamos a ver como funciona la burocracia en Cuba…( esto tambi√©n puede que fuera un preludio de la noche que pasamos en la comisar√≠a y que os contar√© pr√≥ximamente ūüėí)¬† Despu√©s de sacarle una foto al c√≥digo de aquella mochila, la dejamos en equipajes y nos fuimos a Iberia a preguntar si se pod√≠an poner en contacto con¬† la persona propietaria de aquella mochila ...pero no hab√≠a manera;¬† no hab√≠a nadie en la oficina, ni en los puestos de facturaci√≥n… despu√©s de dar unas cuantas vueltas m√°s y de que una amabil√≠sima limpiadora nos diera cambio¬† para llamar¬† desde una cabina telef√≥nica al hostal donde ten√≠amos reservado, para¬† avisar de que √≠bamos a llegar tarde.¬† Finalmente Mayca consigui√≥¬† que le facilitaran el nombre y el tel√©fono de la persona que supon√≠amos ten√≠a su mochila. As√≠ fue como despu√©s de media noche conseguimos un taxi que nos llev√≥ a nuestro hostal en Centro Habana, a√ļn sin la maleta de Mayca, que estaba harta de llamar a un tel√©fono que permanec√≠a apagado o¬† fuera de cobertura…

¬†A la hora que llegamos a Centro Habana, todav√≠a quedaba gente en la calle. Los cubanos hacen la vida¬† fuera¬† de casa y adem√°s se acuestan tarde. Mi primera impresi√≥n fue la de haber viajado en el tiempo; edificios destartalados, mucho cableado,¬† calles con charcos,¬† perros, ropa tendida… casas con las puertas abiertas y ancianos sentados al fresco¬† mientras los ni√Īos jugaban a la pelota o montaban en bici…

img_20161129_144347

Despu√©s de preguntar, llegamos al hostal donde nos recibi√≥ un chico amable y educado, as√≠ suele ser la gente en la Habana;¬† emp√°ticos, sociables y¬† muy educados;¬† nos dio la llave de la habitaci√≥n y¬† nos dijo que no nos preocup√°ramos que al d√≠a siguiente nos¬† pedir√≠a el pasaporte y nos har√≠a el check in.¬† La ma√Īana siguiente Mayca consigui√≥ por f√≠n hablar con la chica que se hab√≠a llevado su mochila confundida, pero tanto la chica como la mochila de Mayca,¬† estaban ahora en Artemisa, a m√°s de 60 kil√≥metros de la Habana y la verdad que tampoco nos pareci√≥ una persona muy resolutiva, ni muy amable, porque despu√©s de llevarse la mochila equivocada dijo que ir√≠a al aeropuerto¬† a recoger la suya y¬† dejar√≠a all√≠ la de Mayca… lo que supondr√≠a tener¬† que volver al aeropuerto (pagar un taxi al aeropuerto y perder un mont√≥n de tiempo) adem√°s tendr√≠amos que pasar por todo el rollo bur√≥cr√°tico para que nos la dieran…

dsc03323

No llevaron a buscar la mochila¬† un par de chiflados… que ya no s√© si alguno de ellos ser√≠a taxista. Hay algo que suele pasar con frecuencia en la Habana; una persona en la calle te ofrece taxi, √©l ni es taxista ni nada…pero se convierte por su cuenta en representante de taxista, normalmente es un sinverg√ľenza dicharachero que luego se mete en el coche del taxista, supongo que cobrando su comisi√≥n y te va “amenizando la carrera”… y as√≠ nos fue dando la lata aquel tipo… primero hablando de la parte de su familia que se hab√≠a ido a Espa√Īa, concretamente a Murcia y de como volv√≠an apalancados y diferentes y luego ya empez√≥ el flirteo…un flirteo de esos descarados que ya aburren… primero te piropea a lo loco y hasta interpreta¬† a trav√©s de tu mirada y dice leer tus pensamientos, luego te invita a salir, y como no entiende de excusas…insiste y te pide el n√ļmero de tel√©fono…en f√≠ns¬† que llegado a ese punto, yo ya hab√≠a desconectado de todo y creo Mayca le dio un n√ļmero de tel√©fono falso.

img_20170213_112528_939

Una vez recuperada la mochila y sin perder m√°s tiempo, volvimos al hostal , donde conocimos a Antonio, un madrile√Īo que levaba casi un mes perdido en la Habana, y que luego nos dar√≠a un mont√≥n de tips para movernos por la ciudad y ahorrar dinero… Antonio era el t√≠pico viajero anclado en un hostal¬† y que parec√≠a ya formar parte de la familia, pero de Antonio os hablar√©¬† largo y tendido en una¬† pr√≥xima entrada, porque con Antonio vivimos una de las noches habaneras m√°s extra√Īas. ūüė®¬†¬† Ya con la mochila de Mayca, nuestra suerte parec√≠a que empezaba a cambiar y nos fuimos caminando¬† hacia el Malec√≥n;¬† par√°ndonos en cada esquina para hacer fotos…

dsc03309

la Habana es una ciudad especialmente fotog√©nica; con una luz preciosa, una arquitectura impresionante y colorida y con una peculiar mezcla de razas que hace que todo sea vistoso y altamente fotografiable. El Malec√≥n es el lugar rom√°ntico por excelencia de la Habana, a donde acuden las parejas a sentarse y charlar durante horas¬† de espaldas a la ciudad y con la √ļnica vista de un mar interminable… el Malec√≥n es adem√°s el lugar donde el cielo se mezcla con el color de los edificios, mientras de fondo suena una m√ļsica que nos acompa√Īar√≠a durante toda nuestra estancia en Cuba,¬† especialmente en la¬† Habana, un lugar que no ser√≠a el mismo sin la m√ļsica sonando en cada esquina. Desde all√≠ emprendimos nuestro camino hacia¬† el Capitolio, nos hab√≠an dicho que el capitolio llevaba a√Īos en reformas (parece ser una reforma interminable),¬† as√≠ que lo ver√≠amos con andamios, pero a√ļn as√≠ el Capitolio es un s√≠mbolo de la Habana que no defrauda en absoluto…esa parte de la vieja Habana est√° bien conservada y es de una belleza¬† que roza la perfecci√≥n; el Hotel Inglaterra, el Saratoga… edificios con fachadas impresionantes que conservan todo el encanto y el buen gusto de anta√Īo. Detr√°s del capitolio, se encuentra el palacio social del¬† Centro Gallego en la Habana, hoy Teatro Federico Garc√≠a Lorca… y justo a un lado del Capitolio, est√°n aparcados m√°s de una docena de flamantes coches antiguos y sus choferes, que te proponen¬† paseos de una o dos horas,¬† visitando los lugares m√°s importantes de la Habana,¬† pero eran demasiado caros… nos ped√≠an un past√≥n¬†ūüėě

¬† All√≠ fue donde conocimos a Ernesto.Y ah√≠ fue tambi√©n donde por f√≠n entend√≠,¬† la importancia de llamarse Ernesto ūüėČ

 

img_20170214_102401_2741

Ernesto es un tipo sonriente,¬† nada agresivo y es lo menos parecido a un enga√Īador, la gente honesta se huele… y Ernesto nos convenci√≥. Cuando tienes la sensaci√≥n de que todo el mundo quiere enga√Īarte y¬† empiezas a¬† desconfiar de todo, aparece alguien que hace que recapacites.

De repente, entre aquellos que nos gritaban y nos ofrec√≠an precios alt√≠simos,¬† apareci√≥ Ernesto;¬† con su pajilla y su guayabera blanca, con sus pecas y su sonrisa y nos invit√≥ a ver su coche : _ Venid a ver mi coche, si os gusta os llevo… y por el precio no habr√° problema. _ ¬°vaya! ¬°tienes un coche rosa! _”Es rosado¬† porque quiso mi mujer y aqu√≠ son las mujeres las que mandan” despu√©s de esto sonri√≥ y¬† nos¬† hizo la mejor oferta jam√°s¬† o√≠da antes.¬† No quiero ni decir lo que nos cobr√≥ para no¬† comprometerlo… pero pronto sabr√©is, que los buenos tratos, suelen dar su fruto y cuando volvimos a necesitar a Ernesto,¬† no nos defraudar√≠a.¬†

Y es que no hay nada mejor que ir haciendo¬† amigos por el camino! ūüėĆ

 

 

Anuncios

26 pensamientos en “Nuestra llegada a la Habana no fue de color de rosa ūüėē

      • Hola. Soy cubano y me gust√≥ mucho. Aunque realmente empezaron con el pie izquierdo en Cuba hay millones de personas dispuestos a ayudar a los turistas lo que en las zonas c√©ntricas abundan los sinverg√ľenzas que quieren aprovecharse del desconocimiento del forastero que visita la isla por vez primera. Espero hayan conocido algunos de estos cubanos que les menciono.

        Le gusta a 1 persona

      • Muchos David, afortunadamente conocimos a muchos cubanos agradables y tambi√©n pasamos muy buenos momentos en Cuba. Es un pa√≠s precioso y a pesar de esos pocos pero vistosos enga√Īadores, tambi√©n hay mucha gente generosa, amable , educada y cordial que d√° gusto hablar con ella. Muchas gracias por tu comentario ūüôā

        Me gusta

    • Lo normal es que la persona que se ha equivocado tenga el detalle de acerc√°rtela, y m√°s a√ļn cuando dijo que hab√≠a contratado un coche para volver a la Habana por su mochila… Nosotras hicimos lo que hab√≠a que hacer, que era dejar en equipajes lo que no era nuestro y poner la reclamaci√≥n de lo que faltaba. Son cosas que nunca piensas que puedan pasar pero obviamente pasan! Despues de todo, sin dramas!! jajaja Saludos y gracias por tu visita!! ūüôā

      Le gusta a 1 persona

  1. Me da mucha pena vuestra experiencia en Cuba y mucha verg√ľenza,soy cubano nacionalizado espa√Īol y Espa√Īa y su gente me ha acogido muy bien.No todo en Cuba es negativo y personas como Ernesto son la esencia del cubano,que a su vez la heredamos en gran parte de los espa√Īoles.De cualquier forma gracias por un relato tan cre√≠ble ahora que Cuba est√° de moda y muchos piensan que viajan al paraiso.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Livan por tu comentario, Cuba es preciosa; con un paisaje incre√≠ble y much√≠sima gente estupenda y s√ļper educada, pero como en todos los lugares del mundo; tiene que haber de todo ūüėČ Cosas as√≠ pasan en cualquier lugar del mundo y ni este problemilla nada m√°s entrar entrar en La Habana, ni otro episodio fatal que ya os contar√© proximamente, me impiden ver todas las cosas buenas que hay en Cuba ūüôā

      Me gusta

    • jajajajajajaja ¬Ņm√°s drama? El drama viene ahora, en la siguiente entrada…aunque como le d√≠ tiempo y he pensado mucho sobre lo que pas√≥, ahora lo encuentro hasta c√≥mico! ūüėČ Gracias por tu visita y tu comentario David , saludos ūüôā

      Me gusta

  2. Cuba la bella isla de ardiente sol. He estado varias veces y siento perfectamente tus palabras y los jaleos que nos ocurren sin buscarlos. Es una experiencia inolvidable, pero con muchos tonos tristes tambien. Ahi naci y espero volver. Precioso articulo y fotografias.

    Le gusta a 1 persona

    • Much√≠simas gracias, Carmen. Me encantan los comentarios que hac√©is los cubanos. Tu isla es preciosa y la morri√Īa que siente su gente, me es un sentimiento muy familiar. Cuando volv√≠ de Cuba tuve que pararme a pensar un tiempo, antes de ponerme escribir, porque es cierto que una vuelve con una mezcla de sentimientos y hasta un poco confundida. Saludos y otra vez gracias por tu visita y tu comentario ūüôā

      Le gusta a 2 personas

      • El pa√≠s es precioso; con un paisaje y un clima inmejorables. La m√ļsica,la arquitectura, todas esas galer√≠as de arte, todo ese reciclaje, la gente, el colorido, la ropa tendida, los ni√Īos vestidos de uniforme … aunque me enfad√© muchas veces por el intento de timo continuo, enseguida me desenfadaba y volv√≠a a disfrutar de todo lo bueno que tiene la isla ūüôā

        Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: Nuestra llegada a la Habana no fue de color de rosa ūüėē – COINVERCA LARA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Conectando a %s