Dicen que en la Habana, nunca pasa nada…ūüėÜ

Nuestro tercer d√≠a en la Habana, pintaba bien. Despertarse en un hostal a miles de kil√≥metros de tu casa¬† siempre tiene su gracia, cualquier mochilero entender√° de que hablo; levantantarse en una habitaci√≥n extra√Īa, saludar a gente que todav√≠a no conoces pero con los que terminar√°s compartiendo desayuno y¬†¬† conversaci√≥n.

img_20161028_114908

En nuestro hostal de la Habana toda las habitaciones daban a un patio lleno de plantas, por donde de vez en cuando pasaba un perrito blanco, un beb√© que aprend√≠a a caminar con al ayuda de su bisabuela y otra gente del barrio que ven√≠a de visita… la √ļnica parte que estaba cubierta, era una especie de recepci√≥n donde hab√≠a una mesa grande de comedor y¬† una televisi√≥n…¬† Cuando sal√≠ de la habitaci√≥n salud√© a la chica que estaba en la cocina y le ped√≠ que¬† nos preparara el desayuno, despu√©s me fui a dar una vuelta por el hostal en plan Dora exploradora;¬† sub√≠ por unas escaleras que llevaban a la terraza y all√≠ me encontr√© con Antonio;¬† haciendo “el saludo al sol”… ¬° y eso que no tengo ni idea de yoga! pero la postura era bastante evidente… pas√© casi sin que me viera y dije hola en bajito, para no molestar.

En pa√Īos menores y haciendo posturitas en la terraza, me hizo ver el grado de confianza al que Antonio hab√≠a llegado en aquel hostal… luego me quedar√≠a totalmente confirmado¬† cuando en el desayuno Jennifer, una de las recepcionistas, le reclam√≥ una deuda delante de todos “Antonio, te recuerdo que tienes que pagarme una deuda” ūüėÖ¬† Creo que Antonio hab√≠a¬† encontrado su casa en la Habana… como ya os dije en la¬† entrada anterior, Antonio era un madrile√Īo que llevaba casi un mes¬† varado en aquel hostal de la Habana;¬† s√≥lo hab√≠a salido de all√≠ en una ocasi√≥n; ¬† para¬† conocer Vi√Īales y alg√ļn que otro pueblo.

img_20161020_115856

La noche anterior no me hab√≠an dejado pegar ojo hasta tarde…m√°s bien desde mi cama¬† hab√≠a sido imposible no¬† escucharlos, porque¬† la gente se quedaba hasta tarde en el patio, charlando al fresco, y todas las habitaciones daban al patio,¬† as√≠ que ,sin comerlo ni beberlo, hab√≠a asistido a la conversaci√≥n de Antonio con un chico alem√°n que hablaba un espa√Īol casi perfecto y con otra de las chicas del hostal;¬† tanto la chica cubana como el alem√°n dec√≠an cosas con sentido y conocimiento de causa…¬† el chico alem√°n dec√≠a que estaba tratando¬† de mejorar su espa√Īol por la obligaci√≥n impuesta por el Plan Bolonia de acreditar un segundo idioma para obtener la titulaci√≥n, a lo que Antonio respond√≠a _Pues en Espa√Īa no, en Espa√Īa eso no existe …” El chico le insist√≠a, dici√©ndole que era algo com√ļn en todo el marco europeo, pero Antonio segu√≠a insistiendo “R que R” …¬† Luego comenzaron una charla sobre literatura;¬† la chica cubana coment√≥ que hab√≠a le√≠do el Quijote en el colegio porque era lectura obligatoria, y¬† que le parec√≠a bien que pusieran libros de lectura obligatoria porque de no ser as√≠, poca gente leer√≠a los cl√°sicos, dec√≠a que¬† cada vez la gente le√≠a menos…¬† A¬† lo que Antonio contest√≥¬† en plan¬† torero ” Pues yo no he le√≠do el Quijote, ni necesito leerlo para saber que es un buen libro…” En ese momento, que¬† lo √ļnico que quieres es dormir, y m√°s a√ļn despu√©s del d√≠a que hab√≠amos tenido…¬† ech√© pestes contra el sistema educativo espa√Īol y el desastre propiciado por la ESO y luego, me qued√© dormida. Digamos que despu√©s de aquello,¬† Antonio me hab√≠a dejado un poco confundida.

Durante el desayuno pedimos recomendaciones a las chicas del hostal y fuimos ideando un plan para aquella ma√Īana…

Caminamos desde¬† Centro Habana hasta la calle Obispo y nos paramos para entrar¬† en la librer√≠a Ateneo Cervantes. La calle Obispo es una de las calles¬† con m√°s libros por metro cuadrado de Cuba; dicen que¬† lleg√≥ a haber ocho librer√≠as editoriales¬† a finales de los a√Īos 50, muchas de ellas fundadas por espa√Īoles, entre ellos alg√ļn¬† exiliado republicano. Si te gustan los libros, este es tu sitio y con unos precios sin competencia! ūüėČ

img_20161025_004800

Pasear por la Habana vieja es un aut√©ntico placer; m√ļsica por todos lados,¬† artistas callejeros, pintores, caricaturistas, vendedores del Granma,¬† de libros y de gorras… La Habana es un lugar agradable;¬† adem√°s de musical, Cuba es un pa√≠s limpio y es muy frecuente encontrarse con cartelitos que te piden que seas respetuoso con el mobiliario p√ļblico y la naturaleza…

img_20161015_174313

Entre la calle Obispo y Mercaderes¬† est√° una de las partes m√°s animadas de la ciudad¬† y ah√≠ es donde se encuentra el hotel Ambos Mundos, uno de lo lugares que nos hab√≠an recomendado. Ambos Mundos es uno de esos hoteles con encanto que a decir verdad, abundan en La Habana. En la planta baja hay un restaurante cafeter√≠a donde un pianista ameniza el local tocando un viejo piano de cola sobre el que apoya su copa…y cada elemento decorativo del hotel, bien podr√≠a formar parte de un museo. En este hotel , concretamente en su habitaci√≥n 511, residi√≥ Hemingway¬† durante un tiempo ; dicen que fue ah√≠ donde escribi√≥: ‚ÄúPor quien doblan las campanas‚ÄĚ y ‚ÄúEl viejo y el mar‚ÄĚ.

dsc03426

Nos tomamos algo en la terraza del hotel , desde donde pudimos contemplar las¬† impresionantes vistas¬† de la ciudad. Luego caminamos hasta la plaza vieja ; la f√°brica de la cerveza, el planetario…y acabamos formando parte de la cola para subir a la c√°mara oscura.

La cámara oscura para quien no lo sepa; que es justo lo que me pasaba a mí; es un instrumento óptico que permite obtener una proyección plana de una imagen externa sobre la zona interior de su superficie, desde aquí puedes ver la ciudad a tiempo real y además el guía era muy simpático... luego me enteré de que esta cámara oscura fue un regalo de la ciudad de Cádiz a la Habana.

img_20161014_032752

Despu√©s de patear toda la Habana Vieja par√°ndonos en cada esquina …¬† Comenzamos nuestro regreso¬† al hostal¬† y ah√≠ fue cuando nos encontramos¬† con Antonio, que nos propuso un plan diferente;¬† ir al cine o al teatro por 3 pesos cubanos, ese d√≠a el teatro estaba cerrado as√≠¬† que nos ahorr√≥¬† una toma de decisiones. Hab√≠a varias salas y escogimos por unanimidad una¬† pel√≠cula sobre¬† la vida de un fot√≥grafo. (Luego descubrir√≠amos que el d√≠a, o m√°s bien la noche,¬† tambi√©n estar√≠a marcado por la fotograf√≠a!) El argumento no era demasiado complicado: Fot√≥grafo mujeriego e inmaduro que solo piensa en¬† sexo y¬† a ello le dedica la mayor parte de¬† su existencia. ¬°Antonio sali√≥ del cine escandalizado!¬†ūüėā Dec√≠a que nunca hab√≠a visto nada igual…¬† y yo que pensaba que a estas alturas, ya¬† est√°bamos de vuelta de todo¬† ūüėá . La pel√≠cula era subtitulada, la sala estaba bien acondicionada y hab√≠a bastante gente , sobre todo gente que acud√≠a¬† al cine s√≥la, sin duda era una buena opci√≥n para pasar la tarde al fresco.

IMG_20161015_160644.jpg

Cuando salimos del cine , nos fuimos a cenar a un lugar que Antonio quer√≠a ense√Īarnos… un restaurante pr√≥ximo al Vedado donde se come muy bien y¬† al mejor precio de la ciudad. Adem√°s de cenar¬† bien y al fresco ; en un balconcito con vistas a la calle,¬† conocimos a un grupo de espa√Īoles que regresaban al d√≠a siguiente para Espa√Īa y nos contaron un poco como¬† hab√≠a sido su experiencia de 20 d√≠as de viaje por Cuba…a nosotros todav√≠a nos quedaba mucho que recorrer!

Al salir del¬† restaurante, Antonio nos pregunt√≥ si quer√≠amos conocer un bar de ambiente que estaba muy cerca de all√≠, tambi√©n en el Vedado y adem√°s nos dijo que no era un lugar para turistas…¬† por supuesto aceptamos; ya hab√≠amos estado en la Bodeguita del Medio y a m√≠ personalmente me hab√≠a decepcionado un poco; la bodeguita del Medio es un bar peque√Īo donde unos m√ļsicos tocan mientras los turistas les sacan fotos con sus m√≥viles y en el que a duras penas tienes espacio para moverte… tambi√©n hab√≠amos estado en el Floridita, ¬† pero estaba tan abarrotado de turistas que ni siquiera nos paramos a probar sus tan afamados daiquiris, ¬† que por cierto, dicen que a d√≠a de hoy dejan bastante que desear… El plan que nos ofrec√≠a Antonio ten√≠a mejor pinta y¬† nos fuimos a descubrir la aut√©ntica noche Habanera a la Casa Balear;¬† una casa blanca de tipo villa, con dos plantas y actualmente¬† reconvertida en bar, en la zona del Vedado, cerca de donde est√° el Copelia que sale en¬† “Como fresa para chocolate”

dsc03394

Nada m√°s entrar en el local vimos que no¬† hab√≠a¬† ninguna mesa libre,¬† entonces me fij√© en un chico que estaba s√≥lo ocupando una mesa y le pregunt√© si pod√≠amos¬† acompa√Īarlo y √©l acept√≥ sonriente… as√≠ iniciamos la conversaci√≥n con Julio;¬† un inform√°tico que trabaja en la Universidad¬† de la Habana y hablamos como no, de pol√≠tica. Julio¬† nos cont√≥ sus peripecias para sobrevivir en¬† Cuba con un sueldo de¬† 20 euros mensuales;¬† y como complementa sus ingresos arreglando ordenadores por su cuenta¬† y haciendo otros trabajillos para salir adelante…nos¬† cont√≥¬† como¬† su madre y su abuela¬† acuden devotas¬† a la plaza de la revoluci√≥n¬† cada vez que hay un acto pol√≠tico y como √©l ha dejado de creer en el sistema…¬°Pues as√≠ es la vida! Aqu√≠ los nuevos revolucionarios, son los contrarevolucionarios; la vida es c√≠clica…

Tomamos mojitos, cervezas…daiquiri no, porque creo que no ten√≠an y seguimos conversando y disfrutando de la noche, con buena m√ļsica y mejor compa√Ī√≠a. En la mesa de al lado¬† se sent√≥ una pareja muy acaramelada; llegaron¬† d√°ndose besos y haci√©ndose arrumacos, m√°s bien parec√≠a teatrillo o un jugueteo entre amigos,¬† porque jurar√≠a que √©l era gay… Le pedimos que nos hicieran una foto y¬† les pas√© mi c√°mara, despu√©s de hacerla comentaron que sal√≠a muy bien y me pidieron que les hiciera una foto a ellos, e incluso me dieron una direcci√≥n de email para que se la enviara … nos preguntaron de donde √©ramos y¬† nos contaron que ellos eran venezolanos, estaban estudiando en la Universidad de Ciencias M√©dicas de la Habana y se quejaban de que en¬† Cuba, les¬† quer√≠an cobrar por todo…

dsc03373

En alg√ļn momento, no s√© en cual exactamente, la chica se levant√≥ y se despidi√≥ con la mano,¬† √©l se par√≥ a darnos besos y abrazos, demasiado amoroso y exagerado… pens√© que ser√≠a el efecto del alcohol.¬† Al rato de abandonar el bar, not√© que hab√≠a desaparecido mi c√°mara,que llevaba en la parte de arriba del bolso, que permanec√≠a colgado en el respaldo de la silla.¬† Como¬† es l√≥gico, me puse loca¬†ūüė≤ ya no s√≥lo porque¬† era una buena c√°mara , es que adem√°s era mi c√°mara de viaje y todas las fotos que hab√≠a hecho hasta ese momento, inclu√≠das las fotos del paseo en coche con Ernesto¬† estaban ah√≠… ¬°hab√≠a perdido aquellas “fotazas”!¬† Adem√°s, nuestro viaje acababa de empezar y yo ya me hab√≠a quedado sin c√°mara¬†ūüėĖ¬† Coment√© lo que hab√≠a pasado¬† al gerente del local y lo primero que hizo fue echarme¬† la t√≠pica rega√Īina, que encima hace que te sientas peor _” Hay que tener cuenta de las cosas de uno” Cuando est√°s que te subes por las paredes y te dicen eso , te dan ganas de decir _ “¬°S√≠, claro!! Es que yo llevo la c√°mara en el bolso para¬† provocar a los ladrones, es normal que me la robaran!” Pero no dije nada,¬† acept√© la rega√Īina y le coment√© mis sospechas de los chicos venezolanos, a lo que √©l respondi√≥¬† que aquel chico no era venezolano, lo que hizo que mis sospechas fueran en aumento… dec√≠a que a ella no la conoc√≠a, pero √©l era¬† cubano! En f√≠n! Unos profesionales ūüė®

Saliendo de la Casa del Balear, pasaban un par de¬† polic√≠as por la acera_ ¬°vaya! ¬°Qu√© raroooooo!¬†ūüėܬ† Ya nos lo hab√≠an dicho : _ “Aqu√≠ nunca pasa nada, en la Habana hay m√°s polic√≠as que gente!”¬† Mientras habl√°bamos con los polic√≠as,¬† pas√≥ “la guagua” de Julio y tuvo que salir pitando, non sin antes darnos unos besos y su direcci√≥n de facebook… iba corriendo y despidi√©ndose, es la √ļltima imagen que tengo de Julio ūüėÜ . Mientras Julio corr√≠a detr√°s de su autob√ļs me dice Antonio¬† _”Ya ver√°s como ahora se le cae la camara!” jajajaja ¬°Por supuesto lo dijo de broma!¬† A esas alturas de la noche,¬† Julio ya era nuestro amigo de la Habana¬† ūüėĆ

Después de hablar con los policías y contarles lo que había sucedido, entraron en la Casa Balear  y hablaron con los responsables del local, hicieron una inspección ocular y salieron a dar una vuelta alrededor de  la casa por si la habían tirado por alguna ventana, también  esperaron a que la gente fuera saliendo para revisar bolsos y mochilas.

Nos dijeron que para poner la denuncia¬†¬† ten√≠amos que ir a¬† la comisar√≠a y nos llevaron en el coche patrulla,¬† a nuestra llegada nos recibi√≥ el subteniente Ridel. Llegado a este punto, Antonio lo que quer√≠a era irse a dormir y dec√≠a que no val√≠a la pena denunciar, yo en cambio a√ļn segura de que no iba a aparecer, prefer√≠a denunciar , primero como acto de responsabilidad y adem√°s porque creo que¬† ya le estaba cogiendo gracia a la aventura; esa loca man√≠a de buscar la parte buena de¬† todo lo malo. Despu√©s de todo, te han robado y ya que te has quedado sin c√°mara… por lo menos aprovechemos para conocer¬† la comisar√≠a de la Habana! ¬† ūüė鬆 No s√© … pero a veces y¬† como dir√≠a Dinio “la noche me confunde!”

dsc02165

Casi todos los¬† polic√≠as¬† que he visto en Cuba, inclu√≠do el subteniente Ridel,¬† son negros, amables y sonrientes,¬† en la manga de sus camisas de color kaki llevan un escudo que pone Polic√≠a Revolucionaria …¬† suena algo de contradictorio, esto de¬† ser polic√≠a y¬† a la vez revolucionario. ūüėē El subteniente Ridel¬† fue muy amable,¬† despu√©s de presentarse diciendo que era el encargado de delitos contra extranjeros,¬† nos¬†¬† invit√≥ a sentarnos en unas hamacas de playa hechas de¬† tela de rayas al estilo marinero… la noche siempre es un buen¬† momento para confidencias , as√≠ que poco tard√© en sentirme como en casa y le pregunt√© si ten√≠an muchas denuncias en su departamento,¬† me cont√≥ que por lo general lo que hab√≠a eran peque√Īos hurtos;¬† m√≥viles y¬† aparatos electr√≥nicos; c√°maras, tablets… y tambi√©n me habl√≥ de otro tipo de¬† denuncias de hombres extranjeros, sobre todo italianos. Denuncian¬† a las chicas a las que invitan a pasar la noche con ellos en el¬† hotel, despu√©s de que ellas le roban todo, tras echarle un somn√≠fero en la bebida y desaparecer con sus objetos de valor.¬† _”¬°Bien hecho!” le dije, sin¬† acordarme de donde estaba¬† y el subteniente Ridel hasta sonri√≥… ūüėĮ Cada a√Īo llegan a la Habana miles de viejos verdes en busca de sexo barato con mujeres que les dan mil vueltas, y me refiero por supuesto al nivel intelectual.

¬†En aquella sala¬† s√≥lo hab√≠a una¬† mesa¬† con el contrachapado medio roto ; una silla donde se sent√≥ Ridel y las hamacas playeras donde nos sentamos nosotros…¬† Fue a por un libro y¬† tuve que redactarle todo lo que hab√≠a pasado, mientras √©l tomaba las notas a mano, recib√≠ un sms, era un mensaje de la embajada… ¬°No pudo ser m√°s oportuno! Dec√≠a : Espa√Īa.contigo: En caso de EMERGENCIA CONSULAR llame a Embajada en La Habana (+53 52869122 Mas info web MAEC”. No sal√≠a de mi asombro y se lo le√≠ en alto a Antonio y Maica que¬† permanec√≠an sentados en sus hamacas¬† ri√©ndose mientras Ridel pon√≠a una¬† cara rara;¬† ¬† entre susto y sorpresa … ¬°Pensar√≠a que yo era un pez gordo!¬†ūüėā Hasta yo pens√© por un momento :_¬°Pero qu√© bien funciona esto! ¬ŅC√≥mo se habr√°n enterado? (Pues nada, parece que es lo normal porque en¬† navidades fui al Ikea de Porto y pas√≥ exactamente lo mismo, pero esta vez me daban dos tel√©fonos de la embajada de¬† Espa√Īal en Portugal) ūüėú

Ridel volvi√≥ otra vez¬† a preguntarme lo mismo, yo creo que con el f√≠n de aburrirme para que desistiera¬† en mi intento de poner la denuncia…¬† luego decidi√≥ que ten√≠amos que regresar al lugar de los hechos… y all√° nos fuimos “apatrullando la ciudad”,¬† a darnos otro paseo por la Casa Balear que ya estaba¬† cerrada. Despu√©s de las comprobaciones oportunas ( que no s√© exactamente cuales fueron) regresamos a la comisar√≠a y me dijo que me citaba para el lunes… ¬Ņya os hab√≠a hablado de burocracia cubana, verdad? ¬Ņ¬°El lunes!? El d√≠a en que sal√≠amos para Cienfuegos,¬† tendr√≠a que volver… ah√≠ empec√© a desistir … yo soy muy R que R;¬† soy de las que no renuncio, de las que llega a casa despu√©s de un viaje¬† y¬† escribe su valoraci√≥n en¬† tripadvisor, sin perder tiempo, no se me vaya a olvidar algo. Creo que es labor de responsabilidad y si te roban, tienes que denunciar, o¬† luego dir√°n que no hay delitos! ūüė≠ ūüėst Al final me sugiri√≥¬† hacer una denuncia por desaparici√≥n, y otra vez tuve¬† que redactarle todo lo que el iba escribiendo a mano… en esa oficina, no hab√≠a ordenador, ni¬† por supuesto internet¬† y aquella comisar√≠a estaba como medio desolada… no me pareci√≥ que tuviera mucho trabajo la polic√≠a de la Habana.

Cuando acabamos con aquello y despu√©s de intercambiarnos los tel√©fonos, para irme informando si aparec√≠a algo… le ped√≠¬† que nos acercaran a “casa”,¬† porque eran altas horas de la madrugada y no sab√≠amos ni donde est√°bamos. El subteniente Ridel,¬† muy amable como suelen ser los habaneros, nos dijo que no hab√≠a problema¬† y nos acompa√Ī√≥ hasta el aparcamiento donde hab√≠a dos coches patrulla;¬† un polic√≠a dorm√≠a dentro del primer coche. Ridel¬† le toc√≥ en la ventanilla para despertarlo y pedirle que nos llevara, pero al meterme dentro del coche not√© que mi vestido se estaba mojando y dije…¬† _¬°Cuidado, el asiento est√°¬† mojado!¬† _” Perd√≥n, se quedaron¬†¬† las ventanillas abiertas y se mojaron los asientos de atr√°s” y Ridel le pidi√≥ que nos llevara¬† en el otro coche, que deb√≠a de tener alg√ļn problema en el motor, porque tard√≥ en encender. Ah√≠ nos despedimos de Ridel,¬† d√°ndole las gracias y la mano y quedando en llamarnos;¬† √©l me llamar√≠a si ten√≠a novedades,¬† pero lo cierto es que¬† a¬† d√≠a de hoy, nunca m√°s he vuelto a saber de √©l… en dos ocasiones le llam√© desde Cuba,¬† no s√© si porque yo soy as√≠ de pesada o porque me hac√≠a gracia llamar a aquella comisar√≠a … pero siempre que llam√© me cogi√≥ el tel√©fono otra persona, en¬† una ocasi√≥n me dijeron que¬† estaba en el almuerzo¬† y en la otra, que estaba fuera de la comisar√≠a.

dsc02169

Casi lo mismo¬† que nos pas√≥ con Antonio… Antonio se qued√≥ en aquel hostal de la Habana mientras nosotras segu√≠amos nuestro recorrido por Cuba y cuando volvimos a la Habana para pasar nuestro √ļltimo par de d√≠as antes de coger el vuelo de regreso a Espa√Īa, Jenifer nos cont√≥¬† que Antonio hab√≠a vuelto a Espa√Īa el d√≠a antes.¬† Nos quedamos sin la direcci√≥n de su blog, ni su tel√©fono, ni una simple direcci√≥n de email.¬† Antonio se evapor√≥ y s√≥lo nos qued√≥ de √©l una foto en la que aparece jugando con una ni√Īa del barrio, en Centro Habana. Hace cosa de unos d√≠as, Julio nuestro amigo habanero, me pregunt√≥ por facebook si hab√≠amos sabido algo de “aquel muchacho”… _”¬°Nada, Julio!¬† no hemos sabido nada m√°s” Mayca dice que se llama Antonio Herrero, as√≠ que si alguien le conoce, que le diga que¬† por aqu√≠ andamos ūüėČ

De lo que pas√≥ despu√©s ya os ir√©is enterando; al d√≠a siguiente iniciamos nuestro recorrido partiendo de La Habana para Cienfuegos, y en la estaci√≥n de Viazul¬† me encuentro con un vecino de mi pueblo!¬† ūüėĄ… primero de Cienfuegos a Trinidad, luego a Camag√ľey, Santa Clara, Cayo Santa Mar√≠a, Vi√Īales…

El problema de la cámara pude superarlo gracias a Mayca, que llevaba una cámara de repuesto y me la  prestó para  fotografiar el resto del  viaje. Estas fotos son mías, pero como habréis notado, no hay ni una foto de aquella noche.

¬† Cuando despu√©s de todo nuestro periplo de 15 d√≠as por la isla regresamos a la Habana, volvimos al hostal y el ambiente¬† ya hab√≠a cambiado;¬† la magia de los hostales … nuevos viajeros y nuevas historias. Uno de mis objetivos a cumplir en esos dos d√≠as que ten√≠amos para despedirnos de¬† la Habana era salir a buscar a Ernesto, para poder repetir aquellas fotos que¬† hab√≠an desaparecido con mi c√°mara … y como adelanto os dir√©;¬† que a pesar de¬† los contratiempos, todo es posible! ūüėä

Anuncios

14 pensamientos en “Dicen que en la Habana, nunca pasa nada…ūüėÜ

  1. Por lo menos tu compa√Īera de viaje llevaba una c√°mara extra. En el 2010, en mi primera noche en Madrid, el taxista me rob√≥ la c√°mara y tuve que comprar la misma c√°mara, en el Corte Ingl√©s, al doble del precio que me hab√≠a costado la que me robaron. Por lo menos me devolvieron el IVA en el aeropuerto. Me encant√≥ tu relato. Yo tambi√©n fui a la Oficina de Art√≠culos Perdidos (creo que as√≠ se llamaba el lugar) en Madrid para reportar lo sucedido con la c√°mara. Que sigan los viajes (con o sin c√°mara)

    Le gusta a 1 persona

    • jajajajaja Yo tambi√©n he vuelto a comprarme la misma c√°mara que me robaron y tambi√©n he pagado m√°s de lo que me hab√≠a costado la primera… que todos los problemas sean esos! Muchas gracias por tu visita y tu comentario y much√≠sima salud y suerte para seguir viajando ūüôā Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  2. Lo siento por tu c√°mara! ūüė¶
    Solo una cosa (ya sabes que no puedo quedarme calladito) cuando dices que “Cuba es un pa√≠s limpio”… teniendo en cuenta los sitios que visitaste en La Habana (muy tur√≠sticos) y que fuiste de visita a otras provincias es l√≥gico que hayas visto esa limpieza. Pero normalmente (y lamentablemente) en la mayor parte de La Habana no se puede decir que la limpieza sea una prioridad. Y no estoy hablando de las casas de las personas; si de las calles, de las aceras, de los locales abandonados…
    Pero muy buen reportaje… ūüėČ

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Conectando a %s