Cómo se cocina una aventura: Ingredientes y modo de preparación :)

Hace ya unos días que regresamos de nuestra gran aventura por el Sur de la India y todavía no sé por donde tendría que empezar a contar todo lo que nos ha ido sucediendo durante este viaje para no olvidarme de nada.

Goa, India

Goa, India

Han sido tantas cosas, que difícilmente consigo ordenarlas en mi cabeza, pero si algo tengo claro es la frase que le oí pronunciar a Bárbara en Varkala:  “Pues sabéis lo que os digo: ¡Soy Feliz!”   En aquel momento pensé lo mismo…  No lo había dicho, pero yo también era feliz 🙂

Hampi, India

Hampi, India

Después de nuestro viaje de acción solidaria del año pasado  al Norte de la India , sabía que  volvería a  India, pero la verdad que no esperaba que fuera tan pronto.

Fue a finales de Junio o principios de Julio… llevaba meses mirando vuelos mirar vuelos y precios puede pasar de afición a  convertirse casi en un obsesión 😉 . Ahí está la viajeropedia para día  a día recordarnos todos esos vuelos que nos hacen soñar con nuevas aventuras.

Aquel  día me encontré con ofertas de viajes a la India desde Santiago que me sorprendieron y cuando Bárbara, una de mis compañeras del viaje a la India del año pasado me preguntó si tenía algún plan para este año, le comenté que  había visto viajes muy baratos a Bombay y que podría ser una buena oportunidad para conocer el Sur de la India.

El año pasado habíamos conocido el Norte de India y ahora me intrigaba el Sur… La verdad que tanto a Bárbara como a mí la India nos había enganchado y después de dudar un momento me dijo; “¡Pues si vas, voy contigo!”

Así que, pensé en la posibilidad real de ir y  de repente dejó de ser una utopía , para convertirse en el principio de una excitante aventura!  😀

political-map-of-India

Mapa de India

Busqué un mapa de India en Google y como si  se me hubiese aparecido un generoso “Genio de la lámpara” cogí papel y lápiz y apunté todos mi deseos  (Todo lo que no quería perderme del Sur de India)

Bombay era el punto de partida y Bárbara tenía desde hacía tiempo una penfriend en Mumbai que estaría encantada de enseñarnos la ciudad. Una buena forma de empezar, sin duda.

-Luego Goa…Creo que desde la infancia he sentido interés y curiosidad por Goa; por su pasado portugués, sus playas, su hippismo… su gente, hasta por sus iglesias!

–  Y por supuesto Kerala!! Ya sólo con pronunciar la palabra mágica “Kerala”  😉  hacía que me transportara a lugares idílicos;  a los libros de Arundhati Roy y de Anita Nair… Me la imaginaba  con olor a  especies y exhuberante vegetación, con trenes recorriendo largas distancias  entre arrozales , mangos, palmeras y campos de té…

Backwaters, Kerala

Backwaters, Kerala

Escribí Kerala en “google images” y mi pantalla quedó invadida por los verdes paisajes y el agua de los Backwaters… Volví al mapa y leí Anantapur ¡Dioss! No parece que esté tan lejos! También podríamos ir a la Vicente Ferrer!!  Entonces ya… Sería la repanocha! Este podría convertirse en el viaje de mi vida!! 😀

IMG_3627

Fundación Vicente Ferrer

¡Me sentía como si estuviera fabricando un sueño!!

Cuando se lo dije a Bárbara se apuntó al instante, yo creo que desde el momento en que habíamos hablado de la posibilidad de volver a India , la idea ya no había abandonado nuestras mentes.

mandala, Anantapur.

Mandala, Anantapur.

Primero entramos en el grupo de facebook que compartimos con las chicas que viajaron con nosotras el año pasado a India y le contamos nuestra idea, por si alguna se apuntaba al nuevo plan, pero ninguna podía.

Pusimos anuncios en foros de viajes por si alguien  estaba interesad@ en nuestro viaje y empezó a escribirnos mucha gente;  algunos parecían realmente interesados, otros símplemente curioseaban, preguntaban por precios, itinerarios… Pero casi siempre surgía algún problema que les impedía unirse a la aventura.

Hasta que un día apareció Mónica y así durante un tiempo, fuimos tres… Organizamos el recorrido: ( BOMBAY-GOA-HAMPI-ANANTAPUR (Fundación Vicente Ferrer)-BANGALORE-MADURAI-PERIYAR (Reserva natural de tigres)-VARKALA-ALLEPEY-COCHIN-BOMBAY) Mónica hizo una buenísima aportación añadiendo Hampi a nuestro recorrido.

Luego empezamos a comprar vuelos y billetes de tren con algún que  otro problemilla y a buscar alojamientos. Cuando ya pensábamos que seríamos tres , un buen día apareció Mayka, que aceptaba las fechas y el recorrido como si le hubieran sido hechos a medida por un sastre de Madurai! 😉

Así que ya éramos cuatro ; el número ideal y el plan perfecto! No  reuniríamos en  Bombay  el día 14 de Septiembre y aunque  durante más de un mes habíamos estado chateando casi todas las noches,  nuestro primer contacto físico se produciría en la India 🙂

Por si fueran  pocos los ingredientes y para acabar de aderezar la aventura empecé a mirar alojamientos contrastando con los blogs y los foros y justo aquellos que no se podían reservar on line, eran los que más me interesaban… Buscaba su correo electrónico y trababa de ponerme en contacto con ellos. Así fui contactando  primero con la Fundación Vicente Ferrer, luego con Rocky de Hampi  y más tarde con Mari y Vinod del “On the way” en Varkala; sobre los que tanto había leído en el blog de “Con mochila”.

En la Fundación fueron de lo más eficiente. Con Rocky  (Rakesh)  estuve regateando las habitaciones por email durante casi un mes… A veces me olvidaba de contestarle porque  estaba hasta arriba de trabajo y él, al creer que perdía interés me bajaba un poco  el precio o me enviaba un email en el que me  decía que las habitaciones seguían disponibles (Septiembre es temporada baja en India, ese debía de ser el motivo)… Me resultaba  divertidísimo entrar en el correo y ver que tenía otro email de Rocky 😉  Conseguí reducir el precio casi a la mitad y me dí por satisfecha!

También  me alegré un montón cuando después de conseguir el correo de Mari la bilbaína del “On the way” me contestó diciendo que había hecho lo correcto escribiéndole, ya que las reservas las hacían por correo . Intercambiamos varios emails para concretar las fechas y la hora aproximada de llegada y Mari ya era otro de nuestros contactos en india, casi como una amiga 🙂

La verdad es que me encantaba ir creando vínculos con la gente que más tarde iríamos conociendo a lo largo de nuestra aventura.

Viajando en tuc tuc, auto rickshaw.

Viajando en tuc tuc, auto rickshaw.

Ya teníamos a las protagonistas perfectas;  las fechas y un destino increíble!  Así que basta decir que ¡Sobraban ingredientes!!  Y tampoco  faltaba predisposición para vivir la aventura y muchísimas ganas de disfrutar!! 😀

El viaje imposible o “Siempre nos quedará Paris” ;)

Y por fín; llegó el día D!

Desde el aeropuerto Madrid- Barajas Adolfo Suárez nos llegó una foto de Mónica y Maika saliendo para Bombay… Ahora nos tocaba volar a nosotras! 😉

la foto que nso enviaron Mónica y Maika  por whatsApp desde Barajas

la foto que nos enviaron Mónica y Maika por whatsApp desde Barajas

LLegué al aeropuerto de Peinador Vigo con bastante antelación y me enteré de que había problemas. Sabíamos que habría que ser rápidas en el aeropuerto de Paris porque sólo teníamos una hora para cambiar de terminal, pero lo que desconocíamos es que ahora Air France no dá la tarjeta de embarque de las conexiones, al menos en este aeropuerto sólo dá la tarjeta de embarque de tu primer vuelo. Así que a la carrera por llegar a la terminal,  se le añadiría el  tener  conseguir la tarjeta de embarque para Bombay.

En Peinador la gente reclamaba en los mostradores de Air France pero las empleadas de la aerolínea, hacían como si no fuera con ellas… ¡Era increíble! Simplemente nos decían que ellas no podían hacer nada, que no podían dar la tarjeta de embarque más que para este vuelo VIGO -PARIS y punto!

Cuando le enseñé mi billete electrónico a una de ellas intentando explicarles que no había tiempo material para;  ir al mostrador , esperar por la tarjeta de embarque y luego correr a la puerta … Sólo hizo un gesto de _¡ Misión imposible!

paris-charlesgaulle-plano-top

Plano del aeropuerto de Paris

Llegando sin retraso a Paris  tendríamos una hora justa y para llegar de desde la terminal 2C a la 2G se tarda como unos 45 minutos y encima sin tarjeta de embarque!! Le mandé un mensaje a Bárbara para que viniera cuanto antes porque obviamente estábamos ante un problema. Mientras, yo iba preguntándole a la gente a donde iba para saber si alguien más estaba en nuestro caso y así fue como conocí a Ana y Alex… Se iban 15 días a  Sri Lanka  pero hacían una  parada de 17 horas en Mumbai, así que viajarían en nuestro avión y estaban en nuestro mismo caso, es decir; con todas las papeletas para perder el vuelo a Bombay :O

Cuando llegó Bárbara con su hermano, la situación no había cambiado nada… Pero bueno , al menos ahora éramos cuatro!! Y yo estaba en plan totalmente positivo  convencida de que pillaríamos aquel vuelo!! (Algun@s a este estado de positivismo irracional le llaman inconsciencia)   Lo que me soprendería luego fue la forma en que lo conseguimos.

Nada más aterrizar en Paris salimos corriendo del avión para coger el autobus. Ana y Alex llegaron al momento, todo se iba cumpliendo y estábamos con el tiempo justo porque la terminal 2G era la última parada…Al llegar a la terminal corrimos al mostrador de Air France  pero ya estaba cerrado, no había ni una persona que pudiera atendernos y  en las pantallas anunciaban  la última llamada para nuestro vuelo. Nos pusimos a correr por el aeropuerto sin saber muy bien hacia donde ir en un último intento de querer alcanzar la puerta de embarque, corríamos y preguntábamos  a la gente . Alex sólo decia _¿Pero a dónde vamos si no nos van a dejar pasar sin tarjeta de embarque?

Cuando de repente se acercó a nosotros un hombre alto  vestido con un elegante un  traje oscuro;  un chico de raza negra con teléfono en mano que nos preguntó _ ¿A dónde vais?  Era lo que menos me había imaginado… En mi mente positiva-inconsciente cabía la posibilidad de que el vuelo a Bombay se retrasara o de que como Bárbara y yo habíamos facturado nos esperaran! Lo que menos me imaginaba es que se nos fuera a aparecer un ángel negro y de repente todo el problema se disipara como por arte de magia! 🙂

Hizo una llamada y luego nos preguntó_ ¿Teneis los visados? _ ¡Sí!!  Pues no os preocupeis _¿Estamos a tiempo? Le pregunté (en inglés) aggg agggg ( ¿Cómo podía no saber francés? ¡Era Imperdonable! ¡Catastrófico! ¡Paleta! Más que paleta! ! :S )   Él me respondió ( también en inglés) : Sí! No hay problema. Conmigo estais seguros.

(la la raa laaa raaaaa) _Resume lo que sentí en ese momento.

Pasamos los controles de seguridad con él  y llegamos al avión sin tarjetas de embarque pero escoltados por aquel estupendo acompañante francés, que caminaba  por delante mientras nosotras verbalizábamos locuras en español que espero que él no entendiera como  “Acabo de enamorarme” ” Quiero casarme con este tío…” y cosas así…

Ninguno de estos comentarios provenía de Alex, que hizo otros no menos chiflados;  como que ahora se alegraba de que los franceses nos hubieran ganado no sé q partido! jajajaja  ¡Quien lo hubiera dicho! …los seres humanos somos bastante sorprendentes!

(De repente; ¡ Viva la France!!! )

Llegamos a la puerta de embarque y allí ,  justo en la entrada del avion, nos sacaron nuestras tarjetas de embarque e incluso las de Ana y Alex para que el día siguiente volaran a Sri Lanka! La verdad que este hombre sí que nos lo solucionó todo, todo y todo!!!  😀

Nos despedimos con tropecientos “zenquius” del hombre más eficiente, simpático y maravilloso de toda Francia y parte del extranjero!!

Nunca supimos su nombre, ni cual era su trabajo en el aeropuerto, ni como nos encontró, ni si eso es lo normal…  Y hasta  estoy empezando  a dudar de si era humano!! 😉

Pero fue así como embarcamos en el vuelo para Bombay;  felices y contentas y con dos “nuevos amiguitos” con los que luego  saldriamos a  descubrir Mumbai (Bombay).

Pero eso, ya es parte de otro post!! 😉

1

Compartiendo taxi con Ana y Alex desde el aeropuerto de Bombay

Bombay (Mumbai). Recorriendo la ciudad azul con Dishita .

La otra parte de la ciudad

Bombay, Mumbai . Foto Mayka

Bombay, Mumbai para los locales, es la ciudad más poblada de la India. Fueron los británicos a su llegada a la India en el siglo XVII los que comenzaron a llamarla Bombay, según la teoría más extendida  esto se debería a  la forma portuguesa Bom (buena) bahía , luego adaptada y convertida por los británicos en Bom bay (puerto en inglés). Aunque la etimología es compleja,  lo que está claro es que Bombay o Mumbai es la puerta a la otra India; a una India muy diferente a  la del norte, a la del triángulo mágico Delhi- Jaipur-Agra. Si hasta ahora para mí la india era naranja y olía a especies y a humo… Cuando llegué Bombay descubrí una nueva india de un intenso color azul y olor a cardamomo. Con un mar inmenso y azulísimo, con cielos depejados y llenos de palomas, una India menos sucia donde las vacas se ven más saludables, a los tuc tuc les llaman auto rishaw y no se les permite circular por el centro de la ciudad para no entorpecer el tráfico y además, en la ciudad de Bombay tampoco hay rickshaws, bicicletas con una especie de remolque para transportar personas… Habíamos llegado a la puerta de una nueva India llena de mantras, templos piramidales y coloristas, mercados de flores y especias, palmeras, mangos y campos de té… La puerta a la india más paradisiaca y exótica que podía haberme imaginado 🙂

IMG_0065

La puerta de Mumbai

Eran las diez de la mañana cuando después de muchas horas de vuelo llegamos a Bombai. Ya en el aeropuerto y después de cubrir todos los papeleos que exige el burocrático gobierno indio, salimos a la calle y de nuevo , como me había pasado la primera vez que llegué a India, me sentí como si hubiera entrado en una sauna. Echamos un vistazo, para ver si Mónica y Maika habían venido a recibirnos pero al no verlas supusimos que se habrían ido directamente al hostal , así q después de estudiar un poco el caso; que si bus, que si tren, que si taxi… Optamos por el regateo y conseguimos un taxi para cuatro desde el aeropuerto al centro por 400 rupias!

IMG_2976

Compartiendo taxi al centro de Bombay con Ana y Alex.

Era el más cutre  que encontramos, la teoria de Alex bastante bien fundadamentada es que cuanto más viejo y destartelado sea el taxi, saldrá la carrera más barata. Nuestro taxi era viejo vale, pero de modesto nada! Estaba tapizado con una especie de moqueta naranja con dibujos psicodélicos y el taxista era la mar de  majo, pero como casi todos los taxistas en la India, no tenía ni idea de donde quedaba nuestro hostel  y nos dejó donde le dio la gana… 😦 Y tuvimos que acabar cogiendo otro taxi porque aunque no nos había dejado demasiado lejos, estábamos cansados y cargados con mochilas… 100 rupias más para el nuevo taxista! Bufff

Como Ana y Alex querían descansar antes de salir para Sri lanka, le habíamos propuesto  venir a nuestro hostel, quizás quedara alguna habitación vacía para ellos o en último caso, podríamos negociar que se ducharan en la nuestra y dejaran sus cosas allí hasta la noche. Era un hotel barato y céntrico “Hotel travellers inn”;  muy bien situado, a sólo unos metros de la estación central de Bombay y cerca de la zona de Colaba, todo esto según los comentarios de los usuarios de tripadvisor, pero tampoco se podía esperar mucho más de él… Los alojamientos en Bombay son caros, los más caros en  toda la india, así que ésta no parecía una mala elección.

Llegamos al hotel, nos registramos y esperamos a que le dieran su habitación a Alex y Ana , luego esperamos a que nuestras nuevas amigas aún desconocidas, dieran señales de vida … No era fácil, pq no tenian wifi… y así,  era casi imposible comunicarnos… Después de un rato ví que tenia un sms de los de toda la vida que decía que habían ido al aerpuerto pero como no nos habían visto, venían en tren y pronto estarían en el  hotel, así q esperamos…

Para que decir q la habitación del hotel no era ninguna maravilla. Estaba formado por dos literas con cuatro camas y un baño misnúsculo, una tele también pequeña y una ventana que daba a un patio de luces. Así que ; céntrico, con wifi gratis y barato . Para dormir una noche era suficiente.

Bárbara y yo  nos duchamos, nos cambiamos y fuimos acomodando nuestras cosas… Para cuando llegaron nuestras compis, ya estábamos listas! 😉

Como nos habíamos investigado por las fotos de facebook 😉 No nos llevamos grandes sorpresas, aunque a mí me parecieron ALTAS! Sobre todo Mónica! No esperaba que fuera tan alta! :O

Le contamos que habíamos conocido a dos viajeros en Vigo y habíamos quedado en avisarlos para salir a comer, así que bajé a su habitación para llamarlos y ellos me preguntaron que que tal eran nuestras compis, se notaba que  les había sorprendido cuando le contamos que no  las conocíamos en persona y que  habíamos formado el grupo en un foro de viajeros.

Bárbara, le mando un whas up a  su penfriend de Bombai, Dishita para quedar en el  el Universal café (que estaba a sólo unos pasos de nuestro hotel) pero cuando bajamos, nos encontramos con que El Universal estaba cerrado, supongo que el motivo es que era domingo  y tuvimos que ir a otro restaurante; pedimos pronto la clave de la wifi para poder comunicarnos con Dishit y contarle lo del cambio de planes.

3

Alex, Mónica, Mayca,Rocío, Bárbara y Ana. Comiendo en un restaurante.

Comimos bien, como haríamos luego durante todo el viaje y cuando salimos del restaurante fue Bárbara quien reconoció a su amiga, que nos esperaba en al calle y fue a darle un abrazo, Alex fue el segundo que la vio,  fue hacia ella  y le propinó un par de besos…  Creemos que esto pudo asustar a Dishita :O

Quedamos con Dishita la penfriend de Bárbara

Quedamos con Dishita la penfriend de Bárbara

No nos damos cuenta de  lo raras que son nuestras costumbres, hasta que conocemos las costumbres de los otros. Igual que las costumbres indias nos extrañan e incluso pueden molestarnos, a ellos le pasará exactamente lo mismo… Que un desconocido de sexo masculino le dé un par de besos en medio de la calle a una mujer india y casada, seguramente será un escándalo… Por supuesto Alex ni se había dado cuenta!  Dishita estaba como cortada, pero es normal le habíamos dicho que éramos cuatro chicas y de repente eramos cinco chicas y un chico y no conocía a nadie… Aunque Dishita es una india moderna, las diferencias culturales son palpables.

Dishita nos enseña la ciudad

Dishita nos enseña la ciudad

Después de saludarla, emprendimos nuestra visita por Mumbai guiados por nuestra estupenda cicerone, Dishit. Visitamos la zona de Colaba, caminamos por el medio de mercados callejeros, donde se vende de todo y cuando un niño venía a pedirnos algo o algún tamborilero acudía a vendernos un tambor , algo tan típico en esta zona, Dishita se molestaba y  los alejaba con palabras en Hindi. A veces hasta parecía echarles una bronca por ser tan pesados. Las indias tienen carácter y dicen que también tienen fama de ser las mejores regateadoras…

Con Dishita descubriendo las calles de Bombay

Con Dishita descubriendo las calles de Bombay

El museo Principe de Gales, La biblioteca… El centro de Bombay es muy similar al de muchas ciudades británicas; con algunos jardines, zonas verdes y  edificios con una arquitectura elegante pero  al igual que sucede en muchas ciudades británicas, el mantenimiento brilla por su ausencia. Así al lado de un lugar turístico, puedes encontrarte con montones de basura o con una fachada totalmente destartalada . Era domingo y se respiraba un ambiente festivo;  alguna gente paseaba en coches de caballos exageradamente adornados con flores de plástico como las que aquí se llevan a los cementerios y en las zonas turísticas abundaban los vendedores de globos, de juguetes de cuerda y de pomperos, de esos de hacer pompas de jabón, que tanto gustan a los niños y a los no tan niños…

Pompas de jabón en el paseo marítimo

Pompas de jabón en el paseo marítimo

Así llegamos a la puerta de Mumbai, donde un montón de gente hacía cola para hacerse fotos y posar delante del monumento.  A los indios les encanta hacer turismo, ya lo habiamos comprobado en Delhi, cuando quisimos visitar el templo de Lotus. Los domingos vienen  de todas partes del país a las ciudades para visitar sus monumentos y sus templos … No hay ni que decir que allí fuimos la atracción;  algunos nos quitaban fotos con el mobil, otros nos pedían sacarse una foto con nosotros y  aunque Dishit ponía cara de que no le gustaba mucho, a nosotros no nos importaba nada posar como celebrities… Además Mayka trae mechas rubias y ese motivo le  convirtió en un foco atención;  todos querian hacerse fotos con ella y Alex decidió  por un momento, convertirse en su manager y pedirle 100 rupias por foto a uno de los chicos que esperaba para hacerse la foto y consiguió disuadirlo!! la pela es la pela!!!  😉 jaja

Posando en la puerta de Bombay

Posando en la puerta de Bombay

Cuando comenzó a anochecer, Ana y Alex quisieron irse al hostal para descansar y prepararse para volver al aeropuerto y nosotras fuimos con Dishita a cenar y a tomar unas copas… Ahi Dishit se soltó! Y nos soprendio a todas!! Bebía cócteles y charlaba ya más animada.

IMG_0098

Decoración del bar

IMG_0104

Social Colaba un sitio perfecto para comer o beber.

De copas con Dishit

De copas con Dishit

El local era un sitio moderno “Colaba Social”, como el que  podrías encontrarte en cualquier ciudad europea y hasta comimos una especie de asado argentino o churrasco para las gallegos, que llevaba hasta una especie chorizos criollos! mmm

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Comiendo asado con costillas y criollos en Bombay :O

 Todas comimos de todo excepto Dishit, que es vegetariana! Luego le dimos los regalos que le habíamos traído de España ;  gominolas, turrón, un abanico, castañuelas, y hasta una tarta de santiago!!  Parecieron  gustarle y después de acompañarnos un rato para acercarnos al hotel, se fue en un taxi. Cuando llegamos al hotel nos encontramos a Ana y Alex que salían para el aeropuerto y aprovechamos para despedirnos, pedirles su email para mandarle fotos y esas cosas que suelen hacerse en estos casos…

Despidiéndonos de Ana y Alex que se van a Sri Lanka

Despidiéndonos de Ana y Alex que se van a Sri Lanka

Era nuestro primer día en India y ya habíamos hecho un par de amiguitos y  ahora tocaba despedirse  de ellos…

Ay! Qué pena!! Qué tristes son las despedidas!! 😦

Como en un gran hermano, durante los viajes:  TODO SE MAGNIFICA!! 😉

Por cierto , nos quedó una duda que luego comentamos en plan cotillas… Serían Alex y Ana pareja? O serían amigos? Si alguien se entera, por favor que me escriba! 😉 jaja

Despertar en Bombay

No recuerdo nada de lo  que pasó durante la noche, como suele ser habitual en mí, dormí como una marmota … me metí en la litera y no me enteré de nada hasta el día siguiente,  en que alguien me despertó y empezamos a turnarnos para la ducha.

Ahí empezarían también los problemas.

Para empezar no había agua; ni fría ni caliente y tuvimos que ir a recepción para pedir que nos lo solucionaran, pero el arreglo no duró ni dos duchas. Cuando pasó Monica a ducharse, otra vez estábamos sin agua y otra vez avisamos al chico que entró sin más miramientos y se encontró a Monica en pelotas :O

Cuando por fín solucionaron el problema y terminamos de ducharnos  todas , hicimos la mochila, dejamos nuestras cosas en recepción y nos fuimos a desayunar al Café Universal que está a sólo unos pasos del hostel .

12 El Café universal es un local para viajeros donde puedes tomarte casi cualquier cosa y la decoración me encantó, aunque no parece que estés en India.

11La comida está bien, el baño limpio, del servicio tampoco tengo queja y los precios no están mal para ser Bombay… Algo le pasó a Mónica con su desayuno; creo que no la entendieron y le hicieron una tortilla de champiñones con cebolla pero acabaron cambiándosela por otra a su gusto.

La otra parte de la ciudad

La otra parte de la ciudad / Foto Mayka

Cuando salimos del Universal buscamos un taxi que nos llevara después de un corto regateo al otro lado de la ciudad.

Atravesar el puente Rahjiv Gandhi es un auténtica pasada, el taxista iba despacio para que pudiéramos hacer fotos de Marina Drive (que es el nombre por el que se conoce al paseo marítimo de Bombay)

Paseo de Mumbai, Marina drive

Paseo  marítimo de Mumbai, Marina drive/Foto Mayka

Al otro lado del puente nos esperaba la famosa playa de Chowpatty;

Playa de Chowpatty

Playa de Chowpatty

IMG_0163

Palomar de la playa de Chowpatty /Foto Mayka

Chowpatty es una playa digna de ver porque no es una playa al uso… La gente no va allí para bañarse o a tomar el sol, simplemente se sienta o vende cosas; funciona como mercado, como sitio de encuentro y hasta alguna gente parece vivir allí. Hay muchos niños y palomas y no está muy limpia, ahora entiendo porque Dishit nos había dicho que no valía la pena verla… Quizás no como playa, pero sí como lugar especial y diferente.

Fieles a la la biblia del viajero 😉   la Lonely Planet , llegamos al Parque Nehru, los jardines colgantes y el Banganga tank…

Kamla Nehru park

Kamla Nehru park

Banganga tank

Banganga Tank

De los jardines decir que son bonitos; que en la India hay una enorme variedad y cantidad de flores, algunas especies que ni siquiera conozco y que por su clima super caluroso y húmedo se dan en casi todos lados. Tanto en Mumbai como en sus alrededores hay una vegetación exuberante y frondosa , llena de colorido. El Banganga me decepcionó un poco porque sí, es un gran tanque de agua en medio de la ciudad, pero lo del oasis de Mumbai me pareció algo exagerado y después de haber visto el Ganges, o el lago de Pushkar…me esperaba algo más.

Jardines

Jardines del Parque Nehru

Hacía un día estupendo y ya me estaba acostumbrando al calor de la India.

De vuelta al  centro neurálgico de la ciudad paramos a comer en una pizzeria  en pleno centro de Bombay; la verdad que estaba genial , podría estar en cualquier ciudad Europea… Lo digo hasta por los precios. Dentro no hacía calor y podías ver las calles de  Mumbai desde las enormes ventanas como si fuera una película, gente con la ropa tradicional, otros más occidentalizados… la mezcla y sobre todo el contraste que se ve en Bombay, es difícil de encontrar en otras ciudades de la India….

Tradición y modernidad

Tradición y modernidad

 Al terminar regresamos a Colaba, por suerte la estación de trenes estaba muy cerca del hostel y por suerte también, Mayka tiene un gran sentido de la orientación 🙂 Así que cogimos nuestras mochilas y nos fuimos a la estación caminando.

Despidiéndonos de Mumbai

Despidiéndonos de Mumbai

Estación Chhatrapati Shivaji

Estación Chhatrapati Shivaji (Mónica es muuyyy alta) 😉

La estación de trenes de Mumbai , Chhatrapati Shivaji, es un edificio  impresionante declarado Patrimonio Universal por de la Unesco.

estación de tren de Mumbai

Estación de tren de Mumbai

Nos esperaba un viaje de 12 horas en tren  hasta Goa en el Mangalore Express 😉

IMG_0205

En los andenes de la estación/ Foto Mónica

Como todavía era temprano, después de llegar a la estación decidimos ir  un café cercano para esperar tomando un massala chai y ya de paso compramos unos bocadillos para el viaje. Mónica vino hasta el café pero una vez alli decidió volverse a la estación a leer y  esperarnos allí. El café estaba muy bien y por fín era un sitio tradicional y con precios indios, un bocadillo 40 rupias 🙂 Luego Bárbara me confesó que ella no se comió el bocadillo porque dudó de la higiene del local, a mí me encantó y me lo comí la mar de contenta. Regresamos a la estación con tiempo para buscar a Mónica, coger unas botella de agua e ir aproximándonos a nuestro tren. El Mangalore Express es un tren larguísimo, con un montón de vagones de todas las clases… Así q nos fuimos situando para subirnos en nuestro vagón clase sleeper 3C, la  tercera clase es  casi como la segunda y mucho más barata, para mí perfecta!  12 horas en tren a Goa, pero más de la mitad durmiendo, además en los trenes indios, no te aburres nunca 😉

En las literas

En las literas/ Foto Bárbara

Una vez dentro y ya sentadas, vimos a un chico occidental que corría de un lado a otro por el andén;  subía y volvía a bajar del tren… Se acercó a nosotras y nos preguntó si habíamos visto a un chico indio con una mochila corriendo… ¡Muchos! En realidad todos eran indios, apenas había occidentales en la estación y muchos llevaban mochila…Nos contó que le habían robado todo nada más subirse al tren. Había puesto la mochila encima de la litera y alguien trepando por la otra litera la había cogido y había salido corriendo. Le preguntamos si tenía dinero, documentación… por suerte, eso lo llevaba en una riñonera así que estaba a salvo. En la mochila iban todas sus cosas; su ropa, los productos de higiene, una cámara con las fotos que había sacado y también los billetes de avión, tren y demás… Supongo que se paró a preguntarnos más que nada para desahogarse. Al ver a alguien occidental habría pensado que entenderíamos su desesperación y aunque ya había perdido la esperanza de recuperar su mochila, creo que  se quedó más a gusto al  contárnoslo a nosotras y ya cuando el tren iba salir nos dijo _ Thats India!! Y se fue a otro departamento con su  amigo…

En nuestro compartimento entró una pareja super agradable de personas mayores (Cuando compras el billete de tren tienes que poner tu edad porque las mujeres de más de 55 y los hombres de más de 60 los acomodan en la litera de abajo para que no tengan que andar trepando, haciendo peripecias);  Ella con sari rosa, él con la típica camisa estilo guayabera y pantalones claros ; callados, sonrientes, educados… y él  pendiente de ella en todo momento . No pudimos tener mejores compañeros hasta Goa.

De lo que pasó con el chico inglés al que le habían robado la mochila  lo sabríamos más tarde, cuando volvimos a encontrarnos con él en Madgaon, Goa 😉

Quen non foi a Goa, non viu cousa boa ;)

¡Pues sí! Creo que desde siempre quise ir a Goa…

¡Otro sueño cumplido! 😀

Canacona, Goa / Foto Mónica

Canacona, Goa / Foto Mónica

Tendría 13 ó14  años  cuando un día leyendo el periódico me encontré un reportaje sobre Goa; era todo tan exótico, tan hippy… que me dije: “Algún día tendré que ir a Goa.”

Hubo un momento de duda y de regateos entre nosotras durante la preparación de este  viaje, cuando pensábamos que eran demasiados sitios para tan poco tiempo y que habría que dejar alguno sin visitar…  Alguien sugirió que quizás Goa no valiera demasiado la pena porque era un lugar muy turístico y estaba sobreexplotado…__¡No!!!  ¡Quiero ir y verlo!!!  ¡Quiero comprobarlo!!  🙂  La verdad que lo que no me gusta es  perderme nada,  soy de las que se queda hasta el final en la fiesta por miedo a que pase algo emocionante cuando ya no estoy 😉

Es cierto que Goa es diferente al resto de la india, pero también es cierto que  la india es tan grande y variada… que nunca deja de sorprender!

El paisaje de Goa/ Foto Mónica

El paisaje de Goa/ Foto Mónica

Goa fue colonia Portuguesa hasta 1961 y no fue admitido como estado pleno de India hasta 1987. Permaneció aislada del resto de  la India durante 451 años y eso se nota!  En Goa llaman la atención las construcciones, que poco tiene que ver con las del norte de la India. En Goa podemos ver las típicas villas, algunas con nombres portugueses o con azulejos  en las fachadas que recuerdan su no tan lejano pasado colonial…En Goa no se ve la pobreza que se ve en el resto de la India, de hecho es el estado con mayor renta per capita y hasta la gente es diferente;  hay más mujeres que se visten con pantalones o falda que con sari y las niñas van al colegio con uniforme de  falda corta y no con el típico uniforme de kurti y pantalón  como en el resto de las ciudades indias; Delhi, Varanasi…Además cuando te vas adentrando en Goa, empiezan a aparecer iglesias, imágenes de santos , algún sagrado corazón y múltiples símbolos cristianos;  hasta rosarios colgados en el retrovisor de los coches!!

¡Goa is different!!

16

Viajando a Goa 🙂

Hay Goa Norte y Goa Sur… Después de mirar y remirar, leer y releer que parte era la más conveniente, decidimos ir a  Goa Sur, a Canacona, Palolem y desde allí visitar el resto… En el mapa, las distancias no se ven tan grandes pero luego 100 kilómetros en India  puede ser cuestión de muchas horas de viaje… En lo tocante al tema  de las comunicaciones siempre hay que armarse de paciencia  Ohmmm! Ohmm! 🙂

IMG_3154

Estación de tren de Madgaon o Margao

Llegamos a la estación de Madgaon, también conocido por Margao sobre las diez de la mañana y todo parecía perfecto;  al lado de la estación del tren  hay una parada de autobus que por 10 rupias nos llevó a la estación de autobuses y desde allí cogimos billete a Palolem.

Autobús para  Palolem

Autobús para Palolem al inicio del trayecto 😉

El autobús estaba casi vacío, éramos las únicas pasajeras que salimos de la estación junto con una chica de aspecto alemán… pero poco a poco  el autobús empezó a llenarse de escolares, de familias… niños con uniforme,  madres con bebés y gente que seguía subiendo en cada parada… Apenas 30 kilómetros que pueden llevarte entre dos o tres horas de viaje y 40 rupias por cabeza  😉

Autobús a Palolem / Foto Mayca

Autobús a Palolem en medio del trayecto 🙂 / Foto Mayca

Hubo un momento en el que no cabían más pasajeros y el revisor del autobús iba colgado y con la puerta abierta .

La puerta que ya no cierra!!! :O Foto Mónica

La puerta que ya no cierra!!! :O Foto Mónica

Daba un poco de “miedito” en las curvas… Curvas y más curvas por una carretera estrecha rodeada de palmeras y casitas de colores… Hasta que por fín llegamos a Palolem y buscando un rickshaw, nos encontramos con un taxista que nos llevó a todas con nuestras mochilas al hotel por 100 rupias… No fue ninguna ganga, ¡lo sé!  Pero  ya teníamos ganas de llegar… Nos había pedido 200 rupias por el trayecto, le ofrecimos 100 y por supuesto aceptó a la primera 😉 ¡Halaa! Eso no me gusta nada, tengo la sensación de que nos están timando!! jaja

Hotel Castle palolem

Hotel Castle House Palolem

El Hotel Castle House Palolem salía más favorecido en las fotos de tripadvisor que en persona… Pero tampoco estaba mal;  era un lugar sencillo, el trato en recepción era bueno y la habitación y el baño estaban limpios, el desayuno incluído en el precio de la habitación, tampoco estaba mal… Además la situación era buena, con dos playas cercanas.

IMG_3172

Habitación del Castle House Palolem, básica pero limpia.

Ni nos duchamos; dejamos todo en el hotel y salimos a buscar donde comer… pero claro, era tarde y muchos restaurantes estaban cerrados hasta la hora de cenar, por suerte encontramos uno abierto donde había comida rica y hasta cervezas!!  Y con una decoración que para sí la quisieran muchas discotecas de los 80!!

Celebrando la llegada a Goa ;) Foto Mayca

Celebrando nuestra  primera comida en Goa 😉 Foto Mayca

Al terminar de comer fuimos a pasear por la playa de Palolem… Las playas de Goa tienen una fama bien merecida; la verdad que no decepcionan; arenales infinitos rodeados de palmeras, vacas sueltas y pescadores que conviven con los turistas en perfecta armonía… ¡Paradisíacas!!

 mónica y Bárbara en Playa Palolem

Mónica y Bárbara en Playa Palolem

Pero el monzón estaba dando sus últimos coletazos y cuando empezó a llover tuvimos que  refugiarnos en una cafetería, Dropadi, en la misma playa de Palolem. El sitio es increíble ; justo encima de la playa  y con las mesas y sillas orientadas hacia el horizonte para disfrutar desde allí de  la fabulosa puesta de sol…

IMG_3200

Puesta de Sol en la Playa de Palolem

Por supuesto los más listos ya se habían pillado la primera fila!! 😦 Pero no les sirvió de nada… Estaba totalmente nublado  y por momentos llovía de forma torrencial, así que pedimos la carta y descubrimos que había mojitos, caipiriñas… y celebramos el monzón!! 😀

Unos mojitos en Dropadi,Palolem

Unos mojitos en Dropadi,Palolem

Un poco de alcohol y mucha conversación hasta que  se nos hizo tarde y decidimos regresar al hotel; a organizar el día siguiente y a dormir en una cama!! Que ya tocaba!! 😉

¡Nos esperaba un día de inmersión total en Goa y había que estar descansadas!

ZZzzzZZZZzzzz

Recorriendo Goa con Niki :)

Como siempre, dormí estupendamente aquella primera noche en Goa; los que me vais conociendo ya sabréis que dormir es de las cosas que mejor se me dan! 😉

Amanecer en Goa /Foto Mónica

Amanecer en Goa /Foto Mónica

Habíamos quedado en levantarnos temprano para aprovechar el tiempo pero cuando nos despertamos, Mónica ya no estaba en la habitación; había salido a dar una vuelta por la playa…

Playa Goa/ Foto Mónica

Playa Goa/ Foto Mónica

Pescadores de Goa / Foto Mónica

Pescadores de Goa / Foto Mónica

Fuimos a desayunar a la terraza del hotel y nos enteramos por Mónica de que nos habíamos perdido un bonito amanecer por estar durmiendo … Yo es que no soy de madrugar; para ver un amanecer lo mejor  que puedo hacer es no acostarme 😦

Playa de Goa al amanecer/ Foto Mónica

Playa de Goa al amanecer/ Foto Mónica

IMG_0584

Pescando en Goa/ Foto Mónica

Cuando terminamos de desayunar nos fuimos hacia el centro de Palolem a buscar algún medio de transporte que nos llevara a Vieja Goa o a Panaji, la capital… Queríamos seguir descubriendo Goa 😉

Goa, Palolem/ Foto Mónica

Goa, Palolem/ Foto Mónica

Palolem tiene unas de las playas más bonitas de Goa , pero el pueblo en sí no tiene mucho que ver. Hay un montón de casitas de colores diseminadas entre  palmeras y una abundante vegetación y  lo que es el centro; es como una amplia avenida que termina justo en la playa.

En esa avenida se concentran todos los negocios; cibercafés, agencias de viajes, oficinas de cambio de moneda, tiendas de ropa de estilo hippy, tiendas de té y especias, y  restaurantes  que en su gran mayoría ofertan comida occidental… Algunos de los dueños de estos establecimientos son occidentales de edad bastante avanzada; quizás hippies que se fueron asentando en estas tierras. De todas formas y por lo que me han contado, no es fácil montar tu propio negocio en India, ya que el gobierno exige que te asocies con un local para poder emprender . Además allí son muy burocráticos ¡las vueltas que te harán dar!

Tienda de Palolem/ Foto Mayca

Tienda de Palolem/ Foto Mayca

Mónica y Bárbara se adelantaron a comprar alguna cosa, mientras Mayca y yo buscábamos un taxi o algún otro medio de transporte un poco más rápido que el que nos había traído a Palolem el día anterior… De repente un chico salió de un coche turístico (Son como taxis, dedicados a hacer rutas turísticas) y le preguntamos cuanto nos cobraría por llevarnos a Vieja Goa. Nos estuvo enseñando los posibles recorridos para hacer en un día; nos pareció interesante visitar una granja de especias y plantas donde después del recorrido por la plantación te invitan a comer. Luego queríamos visitar Vieja Goa y Panaji…La excursión nos llevaría todo el día. Además nos dió un precio bastante decente después de los consiguientes regateos así que casi estaba decidido; sólo faltaba que Mónica y Bárbara aceptaran la propuesta.  Y ahí estábamos con Nikki esperando a que aparecieran para cerrar el trato. Cada vez que Niki veía a una pareja de chicos o chicas occidentales nos preguntaba _ ¿Son esos? _¡Nooo! Es lo que tiene el inglés… Le dijimos que esperábamos por two friends! Y claro ; lo mismo podían ser chicos que chicas!  jaja Al fín aparecieron y nos decidimos por el recorrido completo para ver un poco de todo…

10686620_843099342375679_9180885942166901877_n

Con Niki Palolem conociendo Goa/Foto hecha con el palo 😉

 En Goa, como en muchas otras partes de india utilizan los elefantes para ayudar en las labores del campo, así que puedes encontrarte algunos por la carretera… Qué decir de los elefantes; son animales tan especiales! 😀

Pero dá pena ver como a algunos los tienen atados con cadenas. Nos ofrecieron bañar a uno y hacernos fotos con él, pero el pobre animal estaba encadenado… ¡Así q nos fuimos! ¡No se puede favorecer la explotación animal de ningún modo!

IMG_3209

Elefante en Goa

Después de más de un par de horas en coche llegamos a la granja de especias de Sahakari en Curti, Ponda, donde nada más llegar te dan una gran bienvenida; te ponen un collar de jazmines en el cuello y te invitan a una copa de licor y a un piscolabis 😉 Luego te unen a un grupo y te asignan un guía que te va explicando todo mientras recorres la plantación.

Bienvenida en la granja Sahakari

Bienvenida en la Granja Sahakari

La visita a la granja fue perfecta;  nuestra guía era una chica muy maja que como casi todos los indios que he ido conociendo y que trabajan como guías son muy pedagógicos; te van haciendo preguntas para que interactúes y te explican un montón de curiosidades. A mí el tema de las plantas y el uso de las plantas y las especias con fines terapéuticos me encanta, así que encontré la visita superinteresante… Aprendí un montón de cosas; como los usos del turmérico o que la vainilla es la especia más cara del mundo después del azafrán y que se obtiene de una orquídea…y que la vainilla que se usa habitualmente en alimentación  suela ser sintéctica. Vimos la planta del clavo, el cardamomo…

Nuestra guía dándonos explicaciones

Nuestra guía dándonos explicaciones

Nuestro grupo estaba formado por una pareja de mediana edad de Kerala, gente agradable ; ella era un verdadero encanto, además parecía muy  lista y hacía preguntas interesantes, él más tranquilo. La otra  pareja  eran unos chicos jóvenes de Cachemira ; Ella una pija, pintada como una mona y con una indumentaria de los más cursi… Él parecía  más normal!  Al principio pensamos que venían todos juntos y no nos cuadraba que la otra pareja fueran los padres de la pija, pero si eran los padres del chico tenían que estar alucinando con la pareja de su hijo… Al final!! No tenían nada que ver y se habían conodido allí… jaja  Si es que las cabezas no paran!! 😉

Nuestro grupo para visitar la granja de especias ;)

Nuestro grupo para visitar la granja de especias, falta el chico , que es el que hizo la foto!  😉

Nuestra guía nos regaló una bolsita con un surtido de  especias y nos echó un cucharón de citronella por dentro de la ropa para evitar las picaduras de los mosquitos, luegos nos llevó a la zona de restaurante y nos invitó a un licor.

La guía echándome citronela con un cucharón :O

La guía echándome citronela con un cucharón :O

Comimos la rica comida buffet y cuando terminamos y nos despedimos de nuestros compañeros de tour. Niki ya nos estaba esperando para ir a Vieja Goa.

Mayca dando un salto en  la Iglesia de Bom Jesús , Vieja Goa

Mayca dando un salto en la Iglesia de Bom Jesús , Vieja Goa

Llegamos a vieja Goa e hicimos la obligada visita a la basílica do Bom Jesus, una buena representacioń del barroco en India. Niki nos dejó cerca y quedamos con él para más tarde. Mónica estaba cansada y se tumbó a descansar en los jardines mientras nosotras hacíamos amigos… Es lo que tiene tener un palo! En cuanto Bárbara sacaba el palo para hacernos una selfie en plan friki, la gente se nos acercaba para  pedírnoslo prestado y  hacerse fotos con él.
Allí conocimos a unos chicos de Cachemira que eran un encanto, en Cachemira no solo iba a haber pijos  😉 y nos hicimos un montón de fotos con ellos en plan adolescente!!
Foto con palo con nuestros amigos de Cachemira / Foto Bárbara

Foto con palo con nuestros amigos de Cachemira / Foto Bárbara

Mientras estábamos en la sesión de fotos ví pasar al chico inglés al que habían robado la mochila en el Mangalore Express Mumbai Goa y fui a preguntarle que tal… Se quedó muy sorprendido de encontrarnos de nuevo y nos contó que nada! Que le habían hecho un montón de fotos, que había cubierto un montón de papeleo pero que de su mochila no sabía nada. Me despedí de ellos para seguir con la sesión  de fotos y visitar la iglesia por dentro con los nuevos amigos de Cachemira… Bárbara comentó que los chicos ingleses se nos habían quedado mirando y habian hecho además un ademán de acercarse quizás para quedar con nosotras, pero estábamos tan ocupadas con la sesión que yo ni siquiera me dí cuenta y lo siento pq se les veía algo aburridos.

Iglesia de la Inmaculada Concepción ,Pamjim, Goa

Iglesia de la Inmaculada Concepción ,Pamjim, Goa

Después de vieja Goa nos fuimos a Pamjim o Panaji, capital del estado de Goa… La verdad que esta ciudad pequeñita y costera poco tiene que ver con el resto de India; es como estar en cualquier pueblo de la costa de Portugal o incluso de España. Hay un parque en el medio con jardines y plazas y luego edificios de dos o tres plantas con negocios en el bajo, generalmente son tiendas para turistas, con precios también especiales para turistas y es un sitio relajado y tranquilo con un puerto interesante y una amplia avenida presidida desde lo alto por la Iglesia de Nuestra Señora de la Inmaculada; una iglesia completamente blanca y azul  con una bonita escalinata para acceder al templo y una imagen de la virgen mirando a la ciudad desde la cima de la escalinata.
Inmaculada cncepción

La imagen que de la Inmaculada que desde lo alto parece presidir la ciudad

Visitamos el centro de Paniji y compramos algunas cosas, mientras Mónica de nuevo descansaba en los jardines del parque y cuando llegó la hora de regresar fuimos a buscarla y luego nos reunimos con Niki.

Pamjim, Goa

Pamjim, Goa

Niki fue un buen compañero de viaje, pusimos música española y hasta cantamos y bailamos con Enrique iglesias la canción del verano… Bailandoooo ♪ ♫ ♩  Bufff!!

Durante nuestro viaje de  regreso a Canacona pensamos que no estaría mal hablar con Niki y pedirle que nos llevara a Hampi, nuestro siguiente destino… y evitarnos así el tener que volver a Margao y desde allí coger otro tren que nos llevara a Hospet para luego coger un autobús que nos dejara en Hampi, lo que nos haría perder todo el día… Así que le soltamos la pregunta: _ Niki cuántos nos cobrarías por llevarnos a Hampi?  Y Niki se soltó la melena y hasta nos pidió en euros!! Una barbaaidad!! No! noo! Fuimos durante casi todo el trayecto de vuelta a Palolem hablando entre nosotras; Mónica decía que ella prefería ir a Margao y hacer el viaje en tren porque estaba cansada de coche, pero el viaje nos llevaría casi todo el día y nos haría perder un montón tiempo que podríamos estar disfrutando en Hampi… Finalmente nos dijo que hicieramos lo que quisieramos y cuando llegamos a Palolem se fue al hotel a ducharse, había estado todo el día cansada y no se encontraba bien. Así que había que llegar a un buen acuerdo económico con Niki.

Playa de Goa /Foto Mónica

Playa de Goa /Foto Mónica

Nos pusimos un tope para gastar y si Niki aceptaba, iríamos con el a Hampi y nos ahorraríamos dar un montón de vueltas. Invitamos a Nikki a tomar un chai (No penséis mal, un chai es un té! No queríamos emborracharlo!) 😉  en un bar cercano a ver si conseguíamos rebajar algo el precio… Yo insistía con mil argumentos pero Niki veía negocio y no bajaba de la burra  😦  No era nada fácil negociar con él y aunque Bárbara decía que creía que yo le gustaba, creo que más bien empezaba a estar harto de mí y de mi rollo patatero para intentar rebajar unas rupias. Nos dió su mejor precio, que no terminaba de convencerme y le dije que si lo necesitábamos lo llamaríamos, eso sí antes de las once para no molestarlo y porque además habría que salir temprano para que no nos pillara el calor en la carretera  y nos despedimos de él. Vimos una agencia de viajes y entramos a pedir presupuesto,  el chico que nos atendió hizo una llamada  y nos dió el mismo precio que Niki nos había pedido, “casualmente” al salir por la puerta allí estaba Niki, sonriéndonos 😀 … Le habrían llamado a él? Es increíble como en la India todo se sabe! Pasas dos días por la misma calle y ya saben de donde eres, en que tienda compraste y que estás interesada en comprar…Pfff!

Playa de Palolem, Canacona, Goa

Playa de Palolem, Canacona, Goa

  En la calle principal de Palolem hay dos restaurantes italianos;  uno que es de  indios y otro que es un verdadero italiano; alguien nos aconsejó el segundo y fuimos allí a cenar. Un sitio perfecto con un ambiente perfecto y una comida perfecta. Uno de nuestros vecinos que también era español, aunque iba acompañado por un grupo de  británicos, nos dijo que aproveche y nos deseo buenas noches antes de marcharse y nosotras fuimos pidiendo nuestra comida. Al cabo de un rato llegó Mónica, ya con mejor cara, y le contamos lo de nuestros negocios con Niki. Al final a ella también le pareció bien hacer el trayecto en coche para evitar obstáculos y ganar tiempo para Hampi.

Elefantes bañándose en la granja de especias

Elefantes bañándose en la granja de especias.

Cuando salimos de cenar serían ya las once de la noche y allí volvía a estar Niki, tomando el fresco o haciendo que se daba una vuelta… (Tenía miedo a  que le robaran las clientas, no quería perdernos de vista! 😉

_Hola Niki!!! Ibamos a llamarte! Ven a buscarnos mañana a las seis al hotel! Se alegró mucho y nos acompañó un rato, nos enseñó donde vivía y hasta se ofreció a llevarnos al hotel en coche… ahora sí, estaba claro que nos había timado!!! jajaja

  Cuando se despidió de nosotras nos dijo que era mejor salir a las cinco, porque eran muchas horas y pronto empezaría a hacer calor.  _A las cinco?? Dios mío!!! Ya casi era mejor no acostarsee!!!!

Estaba a punto de empezar nuestra aventura en Hampi. No hubiera apostado ni una sóla rupia por Hampi, pero ahora os puedo decir que fue uno de los sitios que más me sorprendió de todo el viaje!!  Pero eso ya pertenece a otro post! 😉

¡Hampi existe! Os lo prometo.

Hampi es realmente el lugar más extraño que he visitado nunca, a veces todavía dudo de si Hampi existe o lo pusieron allí para nosotras… Ir a Hampi es como viajar a otra civilización, a otro planeta. Tuve la sensación de que los habitantes de Hampi habían vivido allí desde siempre;  que no se mueren y  aunque tú regreses allí dentro de 20 años ellos seguirán igual 😉

Hampi :)

Hampi 🙂

Aquella mañana vino Niki a buscarnos y salimos muy temprano para Hampi. Por el camino hicimos una parada para desayunar en un bar de carretera donde no había tostadas ni nada que pudiera considerarse un desayuno normal para un occidental; Nikki desayunó samosa, Mónica la pizza del día anterior y el resto;  un chai y un “churro” que es así como bautizamos a una especie de buñuelos de harina fritos y dulces que  se comen en India y saben a churro!! 🙂

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nuestro desayuno 😀  Foto Bárbara Rodríguez

Al terminar proseguimos nuestro viaje y sentí que otra vez volvía a estar en la India… Ví como se alejaban las palmeras, los cocoteros y la frondosa vegetación de Goa para adentrarnos en el estado de Karnataka, y de nuevo estábamos en esa India que ya conocía; la  de suelo seco y amarillo con  casitas cuadradas como bloques y medio destartaladas. Cada no se cuántos kilómetros aparecía el típico mercado;  en estos cortos tramos de la carretera y al pasar el coche más despacio para no atropellar  a una vaca o una cabra , notas la mirada profunda y un poco asombrada con la que los indios miran a los occidentales, luego muchos levantan la mano y te saludan…

El suelo embarrado, vendedores de fruta y comida , bares que parecen improvisados puestos callejeros, barberías al aire libre,  hombres con la falda-pareo recogida,  muchos de ellos descalzos y niños con uniforme escolar …

Cuando te alejas del tumulto,  de nuevo prados secos y todo bastante árido. De vez en cuando niños pastores con sus ovejas y mujeres vestidas con saris  que tratan de guiar a un grupo de búfalas con un palo. Y entonces viene a tu mente esa pregunta lógica que se haría cualquiera: ¿Qué hace esta gente viviendo aquí? Cuando a sólo unos kilómetros tienen un paraíso… Soy gallega, y aunque muchas veces esté harta de lluvia, creo que no podría vivir sin el verde.¡Tengo esa necesidad de vegetación y de vida! Quizás sea por eso que una no pueda evitar pensar así…

Nosotras delante dela diosa

Así nos miraba la diosa de Hampi, con esos ojos saltones 😉

Era ya casi media mañana cuando llegamos a Hospet, la ciudad más cercana a Hampi y en poco tiempo estábamos en nuestro destino. Niki telefoneó a nuestra guest house para  que le dieran la dirección, pero no lo dejaron entrar. En Hampi no pueden entrar los coches.

Hampi es una ciudad amurallada, patrimonio de la humanidad desde 1986. Cuentan que el viajero  Abdur Razzak dijo nada más verla que la ciudad era de tal modo grandiosa que sus ojos nunca había visto nada parecido y que no tenía conocimiento de existir en el mundo lugar como éste. Yo pensé  algo parecido  🙂

Montando en elefante, Bárbara

Bárbara montando en elefante.

Montando en elefante con Mónica

Bárbara y Mónica montando en elefante .

Todass!

Todas encima del pobre elefante!! 😛

Un mes antes de llegar a Hampi habíamos encontrado una guest house con muy buena puntuación en TripAdvisor; “Rocky Guest House” y como la gente hacía tan buenos comentarios del sitio, estuve mirando como podíamos reservar y  alojarnos allí, puesto que desde la página no se podía y tampoco aparecían los precios.

Rocky Guest House

Rocky Guest House

Puse el nombre de la guest house en el buscador y hasta que encontré una dirección de correo donde escribir, no paré. Así fue como contacté con  Rocky, en realidad Rakesh, y él me contestó muy amablemente, pero  me pidió un precio un poco elevado para la India así que  no pude evitar empezar con el regateo, que en este caso fue realmente divertido…
Nunca había regateado por email,  alguna vez tenía que ser la primera!! Cada vez creo más en esta fórmula como modo de relacionarse; se establece un vínculo entre comprador y vendedor que resulta muy enriquecedor 😉
Desayunando en la terraza

Desayunando en la terraza del Rocky Guest House que tiene unas vistas increíbles del templo.

A veces por la diferencia horaria con India, le escribía un día y hasta el día siguiente no veía su respuesta. Alguna vez me olvidé de contestarle y después de dos o tres días tenía un mensaje que me preguntaba si aún estaba interesada en las habitaciones. La verdad que me resultaba divertido revisar el correo cada día y una vez vas cogiendo confianza, empiezas ya a desbarrar y a contestar al estilo de “andar por casa”…. _“venga, que somos  buena gente  y muy simpática pero no podemos pagar tanto, no somos ricas!”  y lo remataba con un “Nobody is perfect!”  😉
Rakesh es un auténtico profesional y se ofreció a  ir a buscarnos y aunque le dije que no era necesario, el mismo día que llegamos cuando le llamó Niki para encontrar la casa, nos mandó a Guiri  a recogernos a la puerta de la muralla y nos sugirió el plan perfecto para recorrer Hampi en dos días, que era justo el tiempo del que disponíamos.
Thanks Rocky!

Thanks Rocky! 🙂

Rocky es justo como me lo imaginaba; un chico simpático y muy amable que se rió un rato recordando la locura de mis emails y haciéndome pasar un poco de verguenza  😉
Después de comer, Guiri podía llevarnos a recorrer los templos y las zonas mas cercanas y  al día siguiente cruzaríamos el río en barca para subir al templo de los monos y recorrer el resto… Y así fue; con nuestro plano  y con Guiri que nos acompañaba a todos lados. A veces desaparecía, pero de repente volvía a aparecer y hasta nos guió a la comisaría de policía para firmar.
Bien, esto es otra de las muchas cosas que sorprenden en Hampi. Una vez entras en Hampi tienes que pasar por la policía a firmar y ¡allá fuimos! Y ahora viene lo verdaderamente sorprendente… La policía te enseña un libro gigante donde tienes que estampar tu firma; tienes que escribir tu nombre completo y el país de donde procedes y lo más requetesorprendente…Tienes que poner LA MARCA DE TU CÁMARA DE FOTOS!! Ni el modelo, ni nada más; sólo la marca de tu cámara de fotos. Y como te dejan allí sóla con el libro de marras; aprovechas para echarle una ojeada y ver quién ha llegado hoy a Hampi  😉
Saltando con Guiri :D

Saltando con Guiri 😀

Durante toda la tarde recorrimos sitios preciosos y aunque a ratos llovía,  estabamos entusiasmadas, no esperaba tanta grandeza, tanta majestuosidad!!!
Es increíble, tanto tesoro junto en un lugar del que nunca había odio hablar hasta que nos pusimos a buscar lugares de interés en el Sur de la India…
Con Guiri, nuestro chofer en Hampi :)

Con Guiri, nuestro chofer en Hampi 🙂

Guiri es una persona muy maja, muy hablador y muy servicial. En nuestra última parada de aquella tarde para visitar un templo, me preguntó si  nos apetecería conocer a su familia, y la verdad que yo estaba con tantas ganas de ir a un baño  y de descansar que pensé : “Ay! Qué coñazoo tener que sociabilizarr!”  (Menos mal que no pensamos en alto) jaja y menos mal que al momento, volví en mí!!  Y pensé: ¡Pero que tonta soy, dios mío!  Este hombre nos está ofreciendo la oportunidad de estar en su casa, con su familia, justo lo que me ENCANTA justo por lo que pagaría… ¡Pero qué suerte tenemossss! 😀  Y se lo comuniqué a mis compañeras; que estuvieron encantadas de ir a la casa de Guiri.
fotocaa

En la casa de Guiri y Geetha, con toda su familia 😀

La casa de Guiri es pequeña; sólo tiene una habitación y la cocina, pero todo está ordenado y limpio, además su mujer encendió unas barritas de incienso nada más llegamos, para alejar los mosquitos . La sala dormitorio tiene una televisión enorme y apenas muebles. Su mujer Gueetha es una chica majísima; parece bastante más joven que él y es muy abierta y simpática. Gueetha habla inglés muy bien y  nos contó que su matrimonio había sido arreglado por la familia, y que cuando se casó tenía 17 años y mucho miedo, porque sólo había visto a Guiri una vez antes de su boda y  ahí fue cuando sacaron su bonito álbum de boda, para que lo vieramos mientras Geetha preparaba chai para tod@s. Si bien es cierto que nunca me sentí muy interesada por los albumes de boda, os  diré que este lo miré de cabo a rabo;  las bodas indias son de lo más llamativo; Geeta vestida con el sari rojo de boda, cargada de joyas y con las manos tatuadas, estaba guapísima! 🙂

Supongo que por suerte 😉 Geeta no tiene suegra y vive con Guiri y con su hijo, un niño de ocho anos. Nos contó que había tenido otro niño , pero murió al poco tiempo de  nacer porque había nacido con un problema de corazón.
En la casa de Guiri nos tomamos un chai riquísimo que nos hizo Geetha y hablamos un largo rato con ella que nos contaba como era su  día a día;  decía que como la casa era pequeña, cuando mandaba al niño al cole, limpiaba un ratito y luego veía las películas de Bollywood de las que es muy fan… También nos contó que estaba un poco harta de los monos, porque a veces le entraban por la noche en la cocina y andaban con todos los cacharros; lo dejaban todo sucio y por la mañana tenía que  limpiarlo…
Cuando llegó el niño de clase nos lo presentaron; lo saludamos y  pronto nos marchamos a ducharnos para salir a cenar al Mango tree otros de los sitios que habíamos visto en internet y que no queríamos perdernos… Allí haríamos un nuevo amigo, que luego nos iríamos encontrando más veces por el camino.
Cena en el Mango tree con Dani

Cenando en el Mango Tree con Dani

Nada más entrar en el Mango Tree oí que un chico pedía su comida en inglés con un reconocible acento español… Le pregunté si era español y me dijo que sí;  como estaba sólo le invitamos a cenar con nosotras. Dani es un guipuzcuano  que había llegado hacía casi un mes a la India. Había estado recorriendo el norte con un amigo y ahora que su amigo había tenido que regresar a España, viajaba sólo hacia el sur.
Aquel día sólo supimos que en el restaurante no había cerveza… Pero eso es bastante frecuente en India, donde no siempre puedes encontrar alcohol en los restaurantes porque les obligan a pagar tasas muy altas. Luego descubriríamos que en esa zona de Hampi, está prohibido beber alcohol. Para beber en Hampi has de cruzar el río! _Que hay que mojarse, vamos! 😉  Estábamos en zona sagrada; así que a beber agua, aunque no fuera bendita! 😉
Pero de eso nos enteraríamos al día siguiente… El día en que tuvimos que despedirnos de esa misteriosa ciudad situada en el corazón de Karnataka 🙂