Casablanca _”¿Ha sido un cañonazo o el corazón que me late?”

Casablanca es una ciudad elegante y enigmática, en total sintonía con Ingrid Bergman y Humphrey Bogart. No me decepcionó en absoluto; es justo como me la imaginaba;  abierta al mar, con amplias avenidas, palmerales y casas  con bonitas fachadas blancas, aunque muchas de ellas estén ya algo destartaladas y envejecidas, lo que le dá un aire todavía  más enigmático…

_«El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos.»

Free-shipping-24-X36-inch-font-b-Casablanca-b-font-Movie-font-b-Poster-b-font.jpg

 Nos habían desaconsejado la ciudad; nos  habían dicho que lo único que valía la pena de Casablanca era la Mezquita Hassan II pero como siempre digo; no hay que fiarse nunca, lo mejor es ir y comprobarlo!

_«Louis, creo que este es el principio de una gran amistad»

Casablanca es una ciudad moderna y aunque tiene mucha población , me pareció menos abarrotada que el resto de Marruecos,  hasta encontré el zoco de Casablanca más ordenado y pulcro que el laberíntico zoco de Marakech o el inmenso y loco zoco de Fez…

Nuestra llegada a Casablanca fue como casi siempre que sales con ganas  aventura; dando un rodeo…  😂  El destino, o más bien podría decirse la casualidad, nos puso en bandeja la posibilidad de pasar por Tetuán y desde allí  coger un autobús a Casablanca pues  desde  Chefchaouen  no había nada directo; no nos lo pensamos dos veces y cogimos la oportunidad al vuelo… dejarse llevar es lo mejor que puede pasarte cuando estás viajando 😇

El viaje fue largo, tardamos casi todo el día en llegar a Casablanca. Tetuán está bastante cerca de Chaouen,  llegamos antes de  las doce de la mañana. Dejamos las mochilas en consigna y nos fuimos a “patear Tetuán”… Caminamos hacia  la Medina y recorrimos gran parte de su zoco, que nos pareció el más occidental  de todos los que habíamos conocido hasta el momento;  casi como un mercadillo del sur de España. Luego entramos una  tienda de ropa porque Mayca estaba buscando un cinturón para su kaftan. La tienda era carísima y nos sorprendió que la dependienta no hablara ni español, ni francés… Después de que nos enseñara todas las maravillas que tenía en venta, le preguntamos donde podíamos comer algo y nos contestó que eso era imposible  😰 (¡Que bien funciona a veces la mímica! Porque ella no hablaba ni español, ni francés y nosotras no pasabamos de “salam malecum” en árabe)

Intentaba explicarnos que era ramadán;  por eso los restaurantes y los puestos de comida estarían cerrados y nos dijo que quizás en el mercado, nos vendiera fruta… Pues efectivamente; todas las cafeterías, los restaurantes… ¡todo estaba cerrado! El ramadán se sigue a raja tabla y desde la noche en que nos montamos en el  autobús para ir a Fez, estaba marcando nuestro viaje a base de bien; reconozco que en algún momento llegó a fastidiarme, porque no teníamos ni idea de que nuestro viaje iba a coincidir con el ramadán, pero luego me he sentido  contentísima de haber podido vivir la experiencia;  es realmente curioso como se vive el ramadán en Marruecos; vale la pena comprobarlo.

IMG_1221

El ramadán marca el día a día, nada que ver con la vigilia de aquí, que ya nadie sabe ni lo que es :O

Después de mucho caminar y seguir preguntando… un chico muy amable nos indicó  como llegar a una pasticceria francesa donde había de todo! Tres o cuatro dependientes detrás del mostrador atendían a los clientes que hacían sus encargos para la noche; el ramadán es lo que tiene;  por el día ni agua y por la noche arrasan con todo! 😮

Nadie tomaba nada; las mesas estaban todas vacías así que  nos acomodamos en una cercana a  los mostradores  y nos levantamos a pedir todo tipo de manjares;  lo mismo nos daban dulces que salados; como si llevaramos un mes sin probar bocado… el ramadán nos estaba provocando ansiedad! 😅

En Marruecos los vendedores suelen aconsejarte muy bien… Nos decían que ingredientes llevaban e incluso nos desaconsejaron alguno por no estar lo suficientemente fresco… ¡Nos pusimos las botas! Y para rematar  nos bebimos un par de zumos de naranja naturales cada una… a veces hasta nos daba la impresión de que la clientela que venía a hacer encargos nos miraba mal por estar comiendo de esa manera en  pleno ramadán.

Cuando dimos cuenta de la comida nos fuimos a dar la  última vuelta por Tetuán justo antes de regresar a la estación de la CTM, para coger el siguiente autobus destino Casablanca y ahí, el momento mágico del día… Mayca había perdido un pendiente y me había dicho que creía que le había caído en el autobus al sacarse la chaqueta;  cuando llegamos a la estación , vimos un  autobus con el cartel  Chefchaouen-Tetuán;  como tenía la puerta abierta,  subió o miró…  el conductor le decía que no y ella explicándole que tenía que buscar algo… salió  del autobus con su pendiente! 😌

Al rato salimos para Casablanca… un viaje largo con una paradita para merendar en un bar de carretera, justo cuando se oyeron los cánticos del imán en la radio. Poco después, llegaríamos a Casablanca…

Dígame, Rick, ¿qué le ha traído a Casablanca? »

 _«Vine a Casablanca a tomar las aguas.» 😮  Curiosa respuesta la de Rick  😕

_Louis Renault: «Rick es un hombre del que si yo fuera mujer me enamoraría» 😂 😂

 

Habíamos hecho una reserva de última hora, esta vez no encontramos ningún riad interesante y reservamos un apartamento  bastante amplio y que no estaba mal por 50 euros la noche. Nos sorprendió la decoración;  en la pared un  cartel torero con Paco Camino! ¿Sería que reservaban este apartamento para españoles? 😉

Pues van mal, que yo a los toros los quiero mucho  😭

 

En Casablanca fue el único día que cenamos en casa , estábamos cansadas….. salimos a comprar  algunas cosas para hacernos la cena y algo de leche y fruta para desayunar al día siguiente… La visita a un supermercado en un país extranjero es casi como ir de excursión; a pesar de ser un carrefour venden cosas diferentes… pero ¡oh! ¡encontramos Colacao!!! 😋

_«¿Cuál es su nacionalidad? » Rick: _« Soy borracho » 😲  😂😂

En Casablanca utilizamos una práctica rápida de las que suelen usarse cuando tienes poco tiempo y quieres verlo todo… hablamos con un taxista y le preguntamos cuales eran las cosas que valía la pena ver en Casablanca en sólo un día y acordamos un  precio… Era un chico majo y estábamos encantadas con él; conducía prudentemente y nos esperaba con paciencia en cada parada… lo malo fue que el taxi estaba algo destartalado y un poco antes de acabar la visita, terminó pinchando 😅 Nobody is perfect!

Empezamos por la Medina;  lamentablemente no es de las más antiguas de Marruecos ya que Casablanca fue destruída totalmente por el terremoto con posterior tsunami conocido como el terremoto de Lisboa de 1755  y la medina actual se remonta al año 1770 y aunque no tiene el encanto de las otras medinas que habíamos conocido ;  sus calles están llenas de comerciantes y  desprende olor a especias…

De ahí fuimos al barrio “Habous” tambien conocido como Nueva Medina;  aunque de medina no tiene nada, ya que es un sector de la ciudad que construyeron los franceses a principios del siglo XX. Habous es un barrio de comerciantes donde abundan los puestos de ropa, calzado… todo muy bonito y a bastante buen precio. Cerca del Habous, se encuentra  el Palacio real y no muy lejos de allí, situada en el Boulevard Sidi Mohammed Ben Abdallah, está la Gran Mezquita Hassan II que se eleva imponente frente al mar en  exagerada muestra de poder al mundo.  Es el segundo templo  más grande sólo por detrás de  la mezquita de la Meca . Dotada con las  últimas tecnologías, como resistencia a terremotos, techo que se abre de forma automática, puertas eléctricas o suelo con calefacción . La mezquita fue mandada construir por Hassan II para destacar así a Casablanca como  la capital del poder económico , además de convertirla en el emblema que la distinguiera sobre las demás poblaciones del país.

Blanca y verdiazul,  a juego con la ciudad. No podían haber escogido mejor su color. Es una obra maestra, y una muestra impresionante del buen gusto que impera en todo Marruecos y que no dejó de sorprenderme  desde el día en  que pisé  Marrakech por primera vez .

Diseñada por el arquitecto francés Michel Pinseau, los trabajos de construcción  emplearon a más de  10.000 artesanos marroquíes. Usaron para su construcción;   mármol, granito, madera, mosaicos, escayola… y la obra fue terminada en el 2003.

Como no podía ser de otra manera estando en Casablanca; fuimos a comer al Rickś Café 😍

El Rickś café está cerca del puerto.Es un edificio blanco que se ve desde el paseo y al que se accede por una puerta central, donde un amable camarero elegantemente vestido te recibe en la cima de las escaleras…

_«De todos los garitos de todos los pueblos, de todo el mundo; ella entra en el mío.»

Es oir Casablanca y vienen a tu cabeza las imágenes de la película… desde que habíamos decidido ir a Casablanca, sabíamos que una de las visitas sería al Rickś.

Rick´s Café no es un sitio demasiado caro si lo comparamos con los precios europeos, y aunque la carta y la comida no son nada fuera de serie, vale la pena ir! El ambiente de la película se refleja en cada rincón del restaurante…los camareros,  la decoración; los arcos, las mesas… el piano! Hasta el aseo, todo está decorado de forma que nos transporta al  pasado y nos hace sumergirnos en aquella historia romántica surgida en plena segunda guerra mundial mientras nos dejamos seducir por una relajante  música de ambiente… 

En el Rickś nos encontramos con una pareja de neozelandeses que habíamos conocido en Fez y nos saludamos encantados de encontrarnos esta vez, en un lugar tan agradable… el mundo es un pañuelo! 😆

 

 

_«Play it, Sam. Play ‘As Time Goes By» ☝️

You must remember this
A kiss is still a kiss
A sigh is just a sigh
The fundamental things apply
As time goes by  ♫ ♪ ♫ ♪

Al día siguiente abandonaríamos Casablanca rumbo a Essaouira... Había sido una visita rápida que no había hecho más que cofirmarnos la belleza de esta ciudad del Norte de África bañada por el océano Atlántico. Donde los colores predominantes son el blanco de las fachadas y el verde de los palmerales, así como el azul del mar desde donde parece elevarse la Gran Mezquita que preside la ciudad.

En  Casablanca vimos también a las mujeres más modernas, muchas trabajadoras;  ejecutivas, dependientas, mujeres conduciendo … la mayoría vestidas de forma occidental pero con pañuelo  y  enormes gafas de sol de conocidas marcas, sólo unas pocas llevaban hiyab…

Una ciudad moderna y bonita donde cuando me hice la pregunta del millón : ¿Podría quedarme a vivir aquí? _¡Claro que sí, sin problemas! Además no  me vendría nada mal pasar una temporadita aquí y ponerme las pilas con el francés! 😉

_«Siempre nos quedará París. No lo teníamos. Lo habíamos perdido hasta que viniste a Casablanca; pero lo recuperamos anoche…»

Anuncios

Un pensamiento en “Casablanca _”¿Ha sido un cañonazo o el corazón que me late?”

  1. Pingback: Compañeros de ruta: Recorriendo mundo con acento gallego – Diariodelviajero Rss | Ofertas de Vuelos, Hotel y Viajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s