¿Narcisismo o Solidaridad?

Hace  ya algún tiempo, entre mis habituales “zappings de lectura on line” me encontré con un artículo que me llamó la atención;  criticaba la moda de presumir de hacer voluntariado que consiste en poner fotos de perfil en las redes sociales en la que el protagonista aparece  rodeado de niños de África o de Ásia…

1509004_10205328593719383_8721599217679413711_n

Esta es la mía. Totalmente asumida 🙂

El  título del primer texto que leí era #IsntagrammingAfrica;  tras él  se escondía la historia de una voluntaria en África y el amargo sentimiento de haber sido utilizada para publicitar  un proyecto de voluntariado en  el que además de tener que pagar por  ayudar,   la protagonista llega a considerar como parte del programa el  regresar a  casa con fotos en las que apareces rodeada de niños locales.  Como me interesó el tema seguí indagando y me encontré con todo tipo de estudios :O  Por supuesto  todos ellos hechos en Universidades Americanas, sobre el narcisimo y la motivación que nos lleva a comprometernos con una causa o  una organización de voluntariado.

Al final… Sacas mil y una conclusiones , que he tratado de ir ordenando también en mi cabeza 😉

Vivimos en una sociedad claramente narcisista fruto de los cambios  sociales y esto ha llegado a convertirse  en casi una epidemia;  donde lidera la  autopromoción y materialismo. Ya no es sólo que sobreestimemos nuestras habilidades, además sentimos una necesidad excesiva de admiración y afirmación. Esa admiración y afirmación que se ve traducida en los tan buscados “Me gusta”

Somos narcisistas y nos gusta exhibir lo que hacemos, o lo  que consideramos lo mejor de nosotr@s mism@s.

Pertenecemos ya a un tipo de “Sociedad Instagramming”, en la que es casi imposible que salgas a cenar sin que publiques al momento la consiguiente foto de la mariscada 😉 

Hay incluso gente que cuelga su foto cada día,  esa que se hacen justo al salir del ascensor cada mañana!  Y no estoy hablando sólo de adolescentes! 😉 Si nos paramos por un momento a observar los perfiles de las redes sociales, veremos que abundan las típicas imágenes de playa donde salen tus piernas y al fondo un precioso paisaje vacacional, la foto en la que apareces vestid@ con tus mejores galas cuando asistes a la boda de tu prima, la romántica foto de boda o de enamorados, la de tus hijos por supuesto, preciosos! 😀 … O las fotos de viajes; tú delante del Machu Pichu, tú delante del Taj Mahal, tú delante de la Torre Eiffel… en la muralla China o sosteniendo la Torre de Pisa 😀  Por no hablar de la típica foto en la que apareces acariciando con cautela a un pobre tigre harto ya de tanto posar, durante un viaje  a Thailandia. Las fotos de nuestros perfiles tratan de mostrar lo que queremos vender de nosotro mismos; promoción pura y dura!

10384913_10205205140873139_1483586065613800353_n

Hacemos fotos todo el tiempo… Haciendo foto!

10710689_10205205144353226_8416439432459380700_n

Enseñando foto a los protagonistas! 😀

Asumido el toque narcisista de cuando muestras la foto de una experiencia solidaria o de voluntariado, la verdad que no me parece tan grave;    al fin y al cabo estás ayudando a hacer publicidad de un proyecto, lo que hará que más gente quiera visitarlo o quiera contribuír con sus aportaciones… También he visto que hay gente que critica las visitas a estos proyectos solidarios porque piensan que puede afectar  en negativo a la gente local. Antes de visitar un proyecto solidario debes de recibir una información e instrucción adecuada; creo en las normas y en el respecto…y cuando vas a visitar a un grupo humano si quieres llegar a  la gente; has de intentar adaptarte a su modo de vida y sobre todo respetar sus costumbres; obviamente no mostrarte superior ni  protector, porque no lo eres. Liberarte de prejuícios e ir con la mente abierta para aprender y disfrutar;  para un socio o un colaborador de  cualquier  proyecto solidario la posibilidad de ir a visitarlo es una experiencia única; es constatar e primera línea como se emplean  los fondos y la cantidad de sensaciones que te aporta ese momento son casi inexplicables y  hacen que te sientas terriblemente bien.

Una vez más recurro a mi último profesor de filosofía Sergio Vences, que un día nos dijo que todo lo que hacemos lo hacemos por egoísmo;  pensando en nuestra propia felicidad… Incluso cuando ayudamos a otros, lo hacemos porque nos hace sentirnos mejor 🙂

Pero habría que añadir que cuando ayudas a alguien, además de sentirte bien,  esto tiene  una repercusión  y  hace sentir bien a otro. Así que en términos puramente económicos , ¡resulta más eficiente! ¡Conseguimos hacer felices a más gente! 😉

:)

Cuando cuelgas una foto en tu perfil en la que apareces en el marco de una acción solidaria es porque te sientes orgullos@,  te sientes más humano, te sientes feliz y te apetece compartirlo. No sé si la sensación que te produce es exactamente la misma que  cuando cuelgas tu foto conduciendo un Maserati, montando en camello por el desierto o  tumbad@ en la hamaca de un hotel de lujo…pero en todo caso; ¿Qué puede haber de malo en esto? Y sobre todo… ¿Por qué tendrían que importarnos los juícios de valores que se hacen sobre nuestras fotos  de perfil?  😉

“Ni  creer en Dios  te hace ser mejor persona ni  ser ateo te convierte en una persona más inteligente…”

Anuncios

Mi gran aventura americana

IMG_0975

Para introduciros en esta nueva aventura , tendría que decir por adelantado que esta parte del blog es una transcripción al pie de la letra de lo que fue mi cuaderno de viajes en América… Tiene más de diez años, cuando todavía no tenía idea de lo que era un blog.

Cuando andaba con mi libretita y un boli y aprovechaba cualquier rato de espera en la lavandería del barrio, en la estación o en el aeropuerto para contar todo lo que me estaba pasando.

Hoy releyéndolo, me he hartado de reir… ¡Estaba como una cabra!! jajaja

Me queda tan lejano, que he llegado a creer que  soy una reencarnación de mí misma o que quizás el tiempo me ha robado espontaneidad… Otras cosas me habrá dado, pero hoy al releerme me he echado un poco de menos! 😉

El viaje se remonta al año 2000.En esos tiempo participaba de actividades de voluntariado con el SIV (Servicio internacional de voluntariado) Por no vivir en Madrid, más que nada hacía traducciones de la revista mensual americana que luego formaba parte del boletín mensual en español…

Tenía vacaciones en Septiembre y ví una oportunidad de hacer Voluntariado Internacional en Filadelfia, USA que era la que más se ajustaba a mis fechas y solicité la plaza!

De lo que pasa después… Os iréis enterando! 😉 El cuaderno de viajes está escrito en gallego, espero que eso no suponga un problema porque el gallego resulta fácil de entender para cualquier castellano hablante, si no lo he traducido es porque creo que eso le quitaría frescura … Pero no me cierro a ninguna posibilidad en el futuro! 😉

Espero que la caótica aventura de mi viaje a América os divierta y os sorprenda al menos tanto como a mí!!

Gracias por seguirme!! 😉