Entrevista para Semilla para El Cambio / 22 Julio 2015.

Han pasado ya dos años desde que estaba con los preparativos de mi PRIMER VIAJE a INDIA 😍 . Fue un viaje especial y diferente donde además de descubrír la india,  conocí a una gente impresionante a la que siempre estaré agradecida y como no, también me conocí un poco mejor a mí misma … Ahora más que nunca estoy convencida  de que hubo un ANTES y un DESPUÉS de ese viaje.

Entre otras cosas y gracias a él,  nació este blog. 😊

Hoy después de dos años,  me entrevistaron para el blog de Semilla para el cambio. Os invito a leer la entrevista y si  estáis interesad@s en viajar a la India de esta forma tan especial  o conocéis a alguien que pudiera estarlo; no dudéis en compartirlo!  😉

Entrevista para Semilla para el cambio

Anuncios

Indian Smile ·:)

 

 

e2b5a-img_9642
Esta parte del blog nació sin más pretensiones que la de  contar lo que ha sido un paseo de dos semanas por la India. Una experiencia intensa, cargada de aventuras y de muchas risas. Una experiencia que si no nos ha cambiado , al menos nos ha abierto una ventana a un  mundo nuevo, lleno posibilidades y de gente estupenda que de otro manera nunca  hubiéramos conocido. Gracias a todas “Sundar Girls” Ángela, Bárbara, Carmen, Virtudes, Estrella, Maribel, Nani y Nuria. Gracias también a “Open Eyes” Anna , Ankit , Amit y Ranjan, al centro “Vatsalya”  en especial a Geeta, Jaimala y a todos los niños y los perritos del orfanato y a la familia de Jaipur que nos invitó a  a cenar en su casa. A “Semilla para el cambio” María, Cristina, Soma, Patul, Carmen, Alba, Zulma, Ana y Ananda y a todos los coordinadores del proyecto educativo y sanitario así como a las mujeres que trabajan en Marina Silk y a todos los niños y a sus familias de los slums y de los lavanderos del Ganges. A todos los que habéis contribuído a que nuestro viaje de acción solidaria haya sido todo un éxito y sobre todo a hacernos un poco más felices. DANYAVAAD!!!

Open Eyes Project     http://openeyesproject.com/

Semilla para el Cambio   http://www.semillaparaelcambio.org/gl/

Vatsalya http://www.vatsalya.org/

Ankit Mehta    http://facebook.com/ankit.mehta20

Amit Shrivastava  http://facebook.com/tinkiya

PicMonkey Collage

Semilla para el Cambio, Varanasi, India

 

Sede de Semilla para el cambio en Varanasi.

 

Semilla para el Cambio es una especie de  sueño hecho realidad.
Un proyecto que empezó dedicándose a la escolarización de los niños menos favorecidos de Varanasi y que ha terminado convirtiéndose en  un proyecto multidisciplinar en el que además de encargarse de la formación de estos niños a los que además se proporciona una alimentación y un apoyo  extraescolar, se ha dedicado también a dar un apoyo sanitario tanto a los niños como a sus familias.
El proyecto iniciado por la coruñesa María Bodelón hace sólo cuatro años, ha continuado trabajando para mejorar las vidas de los niños y sus comunidades.
Así surgió Marina Silk, el primer proyecto de desarrollo económico (Pañuelos de seda pintados a mano que luego se distribuyen por la red)  y que ha supuesto un trabajo digno para las mujeres de los slums o barrios chabolistas que antes trabajaban como recogedoras de basura.
Además la Ong no se pone límites y  cada día  se propone nuevos retos que ayuden a empoderar a  este grupo de personas desfavorecidas de Varanasi.
Actualmente Semilla para el Cambio está empezando con un nuevo  proyecto de alfabetización de adultos para dotar sobre todo a estas mujeres de las competencias básicas, como leer y escribir en Hindi y también han iniciado un proyecto en el que la  empresa SMV Wheels proporcionará a cada uno de los hombres que participan en el proyecto un  rickshaw (Un tipo de bicicleta para transportar pasajeros y carga) junto con la licencia y el seguro, con un coste para el conductor de 300 rupias a la semana –algo más de 3,60 euros- que terminará al cabo de un año haciéndose con el  rickshaw en propiedad y en el que Semilla para el Cambio servirá de aval.
Se trata de dotar a estos conductores de un medio de vida y una garantía de futuro para ellos y sus familias,  ya que un 90% de estos conductores no son propietarios de los vehículos.

 

Curso de cooperación
Dil nos sube el café al curso 🙂

 

 

Después de nuestra primera mañana de curso , un poco accidentado porque  los cortes eléctricos son bastante frecuentes en la India… 
Nos fuimos a comer a la sede que Semilla para el cambio tiene en el centro de Varanasi.
Por callejuelas llenas de gente, de tiendas y vacas llegamos a la sede de la ONG. 
Es un edicificio típico y aunque la fachada dá a una calle principal, a la ong se accede por una callejuela estrecha y  se entra por una puertecita como las de las casas de los gnomos 😉
La casa está formada por una especie de sótano donde se ubica la oficina y donde las cuatro voluntarias que están en este momento en Varanasi estaban trabajando cuando llegamos. Por  unas escaleras estrechas llegas a un primer piso con enormes ventanales y muchísima luz. Está todo pintado de verde y decorado con bonitos murales en las paredes es aquí donde están las  aulas  en las que  se prepara a los  niños del proyecto “Asha” (que en Hindi significa esperanza) antes de empezar el colegio.
Soma, la coordinadora, estaba leyéndoles un libro a un grupo de niños, todos sentados en el suelo alrededor de una mesa bajita , al tiempo que le hacía preguntas;  algunos contestaban, otros dormitaban sobre la mesa. En la primera planta también están  las habitaciones para  los voluntarios y el baño. Un piso más arriba está la cocina construída en una terraza cuadrada desde la que se ve la ciudad y las terrazas de otros edificios que en otro tiempo debieron de ser muy bonitas pero la falta de mantenimiento ha hecho mella en ellas.
Vistas desde la terraza
La cocina
En la cocina estaban  Patul , la simpática cocinera de la ong y otra chica preparando la comida, las saludamos y bajamos a conocer a las voluntarias que subieron a comer con nosotras.
En este momento hay cuatro voluntarias trabajando en los proyectos en Varanasi. Alba una Jienense que es periodista y que se está encargando de los medios, Ana que es médico y ha venido para ayudar en el proyecto sanitario, Zulma que es una profesional de la educación y trabaja con los profesores para ayudar a  programar y a hacer evaluaciones .
la última en incorporarse ha sido Carmen, que llegó un poco antes de nuestra llegada a Varanasi. Carmen es una mujer jubilada con muchas ganas de ayudar que se emocionó al contarnos lo importante que ha sido para ella tomar esta decisión, ilusionada y con su libro de conta plus,  ha llegado a Varanasi para poner en orden la contabilidad de la Ong.
Carmen, Estrella, Ángela, Bárbara, Rocío, Patul de pie, Virtu, Nani, Maribel, Carmen, Ananda y Soma.
Mientras nos presentábamos  llegó Cristina que había ido a buscar a Ananda al cole.  Todas nos recibieron  con los brazos abiertos e hicieron muy agradable nuestra primera comida de contacto en la ONG.
.
Cristina y Ángela almorzando en el local de la ONG
Por la tarde empezarían las visitas a los beneficiarios de la Semilla para el cambio que ha supuesto una de las cosas más interesantes de la experiencia.
Conocer a la gente local, a los coordinadores de los proyectos que son todos locales, a los niños…
Estaba entusiasmada! 🙂

Visita a los Beneficiarios de Semilla para el Cambio

Visitar los proyectos que lleva a cabo Semilla para el Cambio en Varanasi  ha sido un placer, además de suponer una maravillosa experiencia.
Durante cuatro días nos adentramos en la realidad de la gente de Varanasi que recibe ayuda de la ONG.

Llegando a Sigra 🙂


MARINA SILK fue le primer proyecto que visitamos.

Mano de una de nuestras maestras
Modelo Soma Pink

Cuando llegamos, Vivek el coordinador del proyecto, nos explicó como había surgido y en que consistía  el trabajo que realizaban. 
 
Las mujeres estaban pintando pañuelos de seda  que estaban extendidos muy tensos sobre una especie de telares de madera y estuvimos mirando como lo hacían, no es fácil… Además hacía muchísimo calor y no se pueden poner los ventiladores porque la pintura se corre.
La chicas son muy agradables, fue una pena que ni nosotras habláramos Hindi ni ellas Inglés o Español pero la verdad que hicimos un buen uso de la comunicación gestual.

 

Nuria pintando
Un descansito para hacer una foto
El otro equipo 😉

Después de observar como lo hacían, nos invitaron a pintar nuestro propio pañuelo divididas en dos grupos y allí  fue cuando salió de nosotras toda la creatividad que llevábamos dentro y algún que otro pique  😉
Ellas nos ayudaban pasándonos los colores y ayudándonos  a corregir errores.

Pintando y sudando

Trabajar en equipo no es fácil ; lo primero fue ponerse de acuerdo para el diseño del pañuelo… Yo propuse decidir un tema o un diseño antes de empezar y Ángela me llamó mandona!! 😦  Ya dije que no es nada  fácil esto de trabajar en equipo… jajajaja al final  nos dividimos el pañuelo y cada una hizo su parcela en plan minisfundista total pero habría que decir que aún así, no nos quedó nada mal 😉

Al día siguiente sorteamos los pañuelos y las ganadoras fueron Carmen y Angela 🙂

¡Qué bonitos quedaron!

A las trabajadoras de Marina Silk se las ve contentas y  los pañuelos son muy bonitos ; nada tiene que ver este trabajo con el que hacían como recogedoras de basura, su vida y la de sus familias sin duda ha mejorado.
VISITA AL PROYECTO EDUCATIVO DE SIGRA.
 

Clase en Sigra

Visitar el proyecto educativo era una de las cosas que más me interesaban de toda la experiencia, sobre todo porque la educación me apasiona y también  para poder contrastarlo con mi propia experiencia como enseñante. Ya habíamos visto como enseñaban en el colegio de Vatsalya y me había llamado mucho la atención el método repetitivo, aprender cantando, que era algo así como el que usabamos nosotros a principios de los ochenta para aprendernos los ríos, las provincias… Recitando a modo de canción en voz alta. la Semilla  está tratando de abolir este método.
También me había llamado la atención el uso de tablas para sumar y restar y sobre todo lo que más me había impresionado es que en Sigra a pesar de estar bastante masificadas las aulas, los niños estaban tranquilos y silenciosos y se levantaban a saludarnos al entrar en el aula.

Estuvimos en varias clases , luego asistimos a la comida y también al aseo posterior a la comida.  Auque se trate de un  proyecto es educativo, aquí no se deja nada de lado;  desde la nutrición hasta la higiene .

 

Lavándose los dientes despuñes del almuerzo
Con los niños en Sigra

Ese día además de María estaban Cristina y Virat que es otro coordinador y después de unas cuantas explicaciones, hicimos actividades lúdicas con los niños . Me llamó  especialmente la atención lo creativos que eran al dibujar, lo bien que se adaptan a todo y lo acostumbrados que están a recibir visitas.

VISITA AL PROYECTO SANITARIO.

Cuando llegamos el  Dr Yogesh ya tenía la consulta montada. Delante del colegio en Sigra, hay una especie de porche  donde el doctor  coloca su mesa,  una caja con medicamentos y unas cuantas sillas donde se sientan las pacientes. Todas eran mujeres con niños y algún bebé.

Las pacientes y Nuria

El proyecto sanitario empezó para consultar a los niños y a sus familias  pero con el tiempo también se ha ido ampliando. Ahora también hay unas coordinadoras , mujeres de los slums que visitan a sus vecinas y tratan de orientarlas, sobre todo cuando están embarazadas para que se hagan las revisiones médicas oportunas y para que acudan al hospital en el momento del parto , pues las condiciones de higiene de un slum no son las más apropiadas para dar a luz.

Conocimos a este grupo de mujeres que contestaron amablemente nuestras preguntas por medio de un traductor , porque sólo hablaban Hindi. Se las veía orgullosas de su trabajo ,  la autoestima aumenta considerablemente cuando uno se siente útil.

Virtu con un bebé que venía al médico

El Dr Yogesh nos saludó, se presentó y nos contó un poco en que consistía su visita semanal a los beneficiarios de la Semilla para el Cambio. No sé si ha sido casualidad pero en la India me he encontrado con un montón de gente  muy didáctica que trata de explicarte todo hasta que te queda claro. ¡Me gusta!

LA VISITA AL SLUM

*Algún día tendré fotos de esta visita, cuando me las manden, porque por respeto a la gente del slum sólo una persona llevó la cámara en esta ocasión.

Si los viajes en tren me aterrorizaban , ya os podéis imaginar lo que suponía ir al Slum… Ahora me dá la risa al pensarlo.
Pero cuando te dicen que vas a ir a un slum, te imaginas cualquier barrio chabolista de España y lo elevas al cuadrado como mínimo y claro, el pánico se apodera de tí!! :S

Sobre todo cuando te imaginas que vas a ser atacada por cuarenta mosquitos portadores de malaria y dengue y que si sales viva de allí,  tendrás que gastarte todo el bote  líquido desinfectante de manos en limpiarte de los pies a la cabeza.

Así que esa mañana después de embadurnarme toda de repelente de insectos, metí en la mochila un sobre más de repelente tropical por si las moscas, nunca mejor dicho 😉
Me puse zapatillas, nada de sandalias… por si había ratas o cristales rotos y cometí el injustificable error de ponerme una camiseta con escote en pico. Una camiseta que os juro que aquí sería de lo más decente, entre otras cosas porque en mi maleta sólo iba ropa decente;  me había tomado al pie de la letra los consejos de la ONG y ni una camiseta de tirantes!!  Pero no sé si era por el sujetador, que ahora todos son un poco push up o cual fue el motivo… pero María me dijo que era mejor que me pusiera un pañuelo para entrar al slum :O

Por supuesto en mi mochila siempre iba un pañuelo, no había problema, pero me sentí un poco…como decirlo, un poco ¿ “provocativa”? :S

Como podéis imaginaros;  el slum es un solar lleno de basura por todos lados con montañas de botellas de plástico y bolsas y cabritas de pintas atadas a un palo y niños que juegan entre la basura…
Las viviendas son como grandes tiendas de campaña tapadas con toldos o plásticos y con todo sorprendentemente recogido y ordenado dentro, al menos en la que entramos.  Además había una olla hirviendo al fuego  que le daba totalmente aspecto de hogar.
La mujer,  que trabaja en marina Silk, nos enseñó orgullosa su casa y luego nos mostró la de su cuñada y caminábamos por el slum detrás de ella entre gente que nos miraba y niños que nos seguían. Un ambiente acogedor y nada desagradable, como ya dije en otro post; es lo que tienen los indios 😉 Entre aquellos  montones de basura, las mujeres lucían su sari como si fueran modelos y los bebés se veían sanos y gorditos. Además no me picó ni un sólo insecto.
Nos despedimos de la gente en la puerta  de entrada mientras escuchábamos las ideas que daba Maribel, nuestra arquitecta, de lo bien que estaría que limpiaran aquella entrada y que juntaran la basura en un lugar más alejado de las viviendas en lugar de tenerla por todos lados, sobre todo por cuestión de higiene pero también por estética.

VISITA A LOS DOBHIS  WALLAHS , LOS LAVANDEROS DEL GANGES.
 

Barrio donde viven los lavanderos

Visitamos a los lavanderos del Ganges el día antes de abandonar Varanasi, era nuestra última visita.

Nos acompañaron Soma y María. Muchos de los niños de proyecto educativo proceden del barrio de los lavanderos y María nos contó como habían sido sus comienzos,  visitando a los lavanderos en sus casas y proponiéndoles escolarizar a sus hijos con el fín de mejorar su futuro.

Una niña nos mira desde la ventana
Maribel con las familia de lavanderos

En el barrio no recibieron muy bien, yo no sé si también será casualidad pero me pareció que en la India hay un gran sentido de la hospitalidad. 
Nos enseñaron la casa y nos contaron que desde siempre habían lavado ropa,  que era una profesión que se transmitía de generación en generación.

Ver a los lavanderos lavando la ropa en el Ganges es un acto habitual, sobre todo por las mañanas, mezclados con la gente que acude al Ganges a bañarse o a purificarse, hay cientos de lavanderos más hombres que mujeres,  que lavan la ropa a conciencia, frotando con piedras o con cepillos y dejandola impecable. 

En el barrio de los lavanderos los vecinos  salieron a vernos, esto también es algo habitual aquí, la gente se acerca y te mira o pregunta  y los niños también se acercaron a nosotros y allí nos hicimos fotos con todos. 

Ese día también tuve el gusto de conocer a “My best friend” en India 🙂 

My best friends in India :))

Una de esas niñas de la India que con una sonrisa ya te ha conquistado y que luego te tiende la mano y te dice en un perfecto inglés “Nice to meet you”  te presenta a su mejor amiga y te pide que te saques una foto con ellas. Le dije que se la enviaría y cuando llegué a casa la imprimí y se la mandé. 

Yo soy de las que siempre cumple y más aún con mis amigos 😀

*OS LO DIJE; que en cuanto tuviera las fotos de nuestra visita al Slum las subiría y hoy, un año y medio después LAS TENGO!! 😀 Así que sin más demoras, las cuelgo, pero sin cambiar en nada el post, como un añadido y de regalo de noche de reyes!!  Espero que os gusten, sin duda son una buena muestra de lo que es un slum. Ahora viéndolas ni yo recordaba que hubiera tanta suciedad, os puedo asegurar que me sentí bien allí y que tampoco olía mal! 😉 Gracias a Estrella por estas magníficas fotos y gracias a vosotr@s, como siempre por seguirme 🙂

IMG_9751 IMG_9750 IMG_9752 IMG_9751 IMG_9748 IMG_9747 IMG_9746IMG_9742 IMG_9741 IMG_9740 IMG_9744IMG_9723 IMG_9722IMG_9726 IMG_9724