Pegadas de Galicia na Habana 🐾

Manda carallo na Habana… outra vez 17 de Maio!  O día máis importante do ano para as letras galegas, e ademais e dende hai un tempo;  día festivo en GaliciaO día das letras galegas píllame este ano escribindo sobre Cuba, custoume empezar a organizar as ideas desta última gran viaxe… pero por fin,  pouco a pouco estou tratando  de relatar como foi o noso percorrido de descubrimento polas terras cubanas…

Centro Galego da Habana

Palacio Centro Galego de la Habana

 

A relación entre Galicia e a Habana, que aínda é palpable  a día de hoxe… naceu dunha gran conexión entre ámbalas dúas culturas.

Fai tempo, vin unha reportaxe de Xosé Neira Vilas na que falaba da emigración galega en Cuba e en especial na Habana, contaba que el despois de pasar uns anos en Bos Aires, considerada daquela a quinta provincia galega, pois alí residían máis galegos que en calquera das outras catro, decidiu marchar cara a Habana coa súa muller para fundar a editorial Follas Novas. Naquela reportaxe preguntábanlle se non resultaba estraño fundar unha editorial en galego na Habana,  ó que e respondeu que non era ningunha novidade, pois na Habana xa existían  varias editoriais galegas , como EMC ou NOVA… Neira Vilas,  fundou asemade unha distribuidora de libros en galego para América,  e dicía que el que escribía en galego, sempre se sentira apoiado .

IMG_20160924_174429

Cruceiro na praza de San Francisco de Asis. Habana, Cuba.

 

Lembraba Neira Vilas que a emigración a Cuba fora unha emigración importante, en Cuba chegou a residir un terzo da poboación galega, tamén na Habana naceu o Himno Galego e a Bandeira Galega que soou por primeira vez no Centro Galego. El movíase no ambiente cubano, facía investigacións sobre Manuel Murguía e Rosalía de Castro na Habana e  e vía como a xente, moitos deles fillos ou netos de galegos mostraban curiosidade e interese pola súa raizame.

Conta tamén que as relacións entre cubanos e  galegos foron as mellores da emigración ,  describe os cubanos como xente entrañable e agarimosa  que se compenetraba perfectamente nas Sociedades como a Rosalía de Castro ou a Concepción Arenal… Á diferencia con Arxentina, onde se facían chistes de galegos,  polo mero feito de que cando os galegos  chegaban a Bos Aires falaban mal o castelán, e os arxentinos pensaban por isto que eran torpes… (aínda non sabían que cando te desenvolves con dificultade nunha lingua, significa que tamén podes falar noutra, o cal  supón sempre unha vantaxe) os cubanos aceptaron esa diferenciación con curiosidade e respecto e  deu lugar a unha perfecta integración, como en ningún outro país.

Din que incluso na Guerra de Independencia Cubana, foron moitos os galegos que loitaron pola independencia de Cuba porque a vían xusta e comprometéronse na loita con aquela xente modesta e solidaria;  contan que algún deles até chegou a xeral.

Á nosa chegada á Habana, unhas das primeiras visitas da cidade foi o Palacio  Centro Galego de la Habana; un edificio impoñente,  situado mesmo ó lado do Capitolio e hoxe convertido no Gran Teatro da Habana e que alberga o Teatro García Lorca. O Centro Galego foi dende a súa inauguración no ano 1880 un dos máis importantes centros culturais de toda América; estaba dividido en tres seccións; Academia de Belas Artes, Academia de MúsicaO Plantel Concepción Arenal: onde se daban clases de primaria e idiomas,  clases diúrnas e nocturnas  de comercio. taquigrafía, corte e costura… etc.

DSC03403

Camiñando pola Habana aparecen outras importantes pegadas galegas; como  o cruceiro obra de Enrique Velasco e elaborado pola escola de canteiros de Pontevedra,  que adorna a praza de San Francisco de Asis. O cruceiro que é un dos elementos máis significativos da iconografía galega, aparece perfectamente integrado na praza habanera. Non lonxe deste cruceiro, podemos ver unha inscrición en pedra nunha fachada próxima  co poema de Rosalía “Adios ríos adios fontes…” do libro Cantares Gallegos. E tamén na Habana Vella topamos cun restaurante onde servían empanada galega, que por certo pouco tiña que ver coa nosa 😉

É doado atoparse pola rúa con descendentes de galegos. O caso máis curiosos que topamos, foi o de dous homes de avanzada idade que o pasar nos  preguntaron de onde éramos, e logo contáronnos que eles estiveran traballando en Galicia ; un en Vigo e o outro en Cangas pero finalmente, retornaron para súa terra. Hai algo tamén de morriña nos cubanos, que os fai moi parecidos a nos.

IMG_20160924_174700

Rapaces ensaiando unha muiñeira na Habana, Cuba.

 

Pero sen dúbida algunha, se algo impresiona máis estando fora da terra, ademais de toparnos cun bar onde sirvan Estrella Galicia, ou ouvir falar a un neno en galego… iso é o son da gaita! Camiñar pola Habana Vella e empezar a sentir o son  da gaita repicando, xera unha serie de sentimentos indescritibles que só nos entendemos, e xa sabedes de que vos falo…  😉

Aló onde estedes: Feliz día das letras Galegas a tod@s! 😉

 

Cienfuegos: galerías de arte y coworking

No sé que me pasa últimamente,  que cada vez que llego a un sitio nuevo ,ya le estoy buscando un título,  creo que el de Cienfuegos, llegó demasiado pronto… cuando ni siquiera sabía que  Cienfuegos ha sido siempre para los cubanos:  “La perla del Sur”.

El día que salíamos de la Habana rumbo a Cienfuegos,  nos pasaron  un par de cosas estrañas en la estación;  primero apareció de repente, un vecino de mi pueblo! 😀 y por supuesto fue él el que me reconoció, porque yo fuera de contexto no reconozco a nadie  😦 … y lo siguiente fue perder el autobús… 

Plaza José Martí

 

Puede parecer un desastre perder nuestro primer autobús, pero tampoco fue para tanto… paso un poco a contaros como va el tema de los billetes de autobús con Viazul. Los puedes comprar desde casa por internet y te piden que los imprimas , así que tú ya te crees que tienes billete,  pero luego en las estaciones Viazul no hay internet, así que te piden que llegues una hora antes de la salida, porque es ahí cuando comprueban cuantos tienen vendidos y venden el resto, bastante primitivo todo, pero se ve que les funciona.

Así que en  fuimos a la estación a hacer esa revisión de billetes, con tiempo suficiente,  y nos dieron uno nuevo para enseñarle al conductor , nos dijeron que nos sentáramos en la sala, que  ya nos avisarían, pero nadie nos avisó y el autobús se fue sin nosotras 😱 … cuando vimos que ya pasaba de la hora y no nos avisaban  volvimos a la oficina, la chica llamó al conductor, pasaban unos cinco minutos de la salida del autobús pero él le decía que ya estaba a no sé cuantos kilómetros de la estación y  ella se reía como si no le creyera…  tuvimos que esperar al siguiente;  en Cuba como en todos los países donde hace calor, la gente se toma las cosas con cierta pachorra y la verdad que es fácil de entender…

Centro de Cienfuegos

 

Los autobuses Viazul están bastante bien equipados y los conductores son amables y buenos profesionales (del resto del personal, tristemente no puedo decir lo mismo). En cuanto empiezas a alejarte de La Habana, aparece la Cuba más verde; la de las plantaciones de arroz y de caña,  la de los prados con vacas pastando al sol… y no puedes evitar pensar en Galicia, aunque de vez en cuando aparezca una palmera para recordarte que estás en  Cuba.

A mitad del trayecto con Viazul, hay siempre una parada obligatoria en  una especie de cafetería estatal donde venden bocadillos de jamón y queso, zumos naturales  y café… no hay mucha variedad en la  oferta, pero lo que venden está rico aunque el precio es algo más caro que en otros sitios. Además de comida y bebida, suele haber  libros del Ché y de Fidel, para los cubanos “Fidel Castro” es simplemente Fidel, también hay llaveros y postales donde aparecen las famosas fotos de Korda, el fotógrafo de la revolución cubana.

En Cienfuegos  habíamos reservado habitación en  Las Terrazas, nuestro primer alojamiento con una familia cubana 🙂  Cuando llegamos a la estación, nada más salir del autobús,  la gente empieza a ofrecerte taxi;  es bastante incómodo porque todos se abalanzan contra la puerta de la estación y aunque los trabajadores  les piden que esperen fuera, todos intentan conseguir clientes y ofrecerles su taxi…

Nuestra llegada a Cienfuegos

Uno de ellos al decirle la dirección de la casa,  nos pidió 3 CUCs, le ofrecimos 2 y aceptó…(demasiado rápido)…  en cuanto nos subimos al coche pasamos  la calle 47, que era la nuestra y estaba a unos 100 metros de la estación… se lo dije: _”¡Era esa! ¡Ya la pasamos!” y no supo que contestar, mientras daba marcha atrás haciendo maniobras, nos soltó una inocente excusa; _”No soy de Cienfuegos, soy habanero y no conozco las calles… Taxistas que no conocen las calles, hemos encontrado algunos, pero en Cienfuegos, las calles están numeradas 😤 …  El tema de los taxistas es bastante común en otras partes del mundo  y no sé como no se controla más , ya que suele ser la primera persona con la que tratas desde que llegas al aeropuerto y esa primera imagen del país, puede salir muy mal parada.

Las terrazas

 

Las terrazas es una casa unifamiliar donde no nos faltó de nada. Rolando se llevó una alegría al vernos, porque llegamos tarde y debió de pensar que alguien le había robado la clientela, cosa que debe de ser  bastante habitual…  dejamos nuestras cosas en la habitación, que era bastante amplia;  con  dos camas,  baño, nevera y un espacio de vestidor. Luego  nos enseñó la terraza y las zonas comunes de la casa.  Lo que más destaca de la construcción es una escalera de caracol verde de forja  que va desde el salón, donde hay un acuario y otros objetos decorativos, además de fotos familiares, hasta la terraza.  Los propietarios son muy agradables; Rolando se ofreció a hacernos la cena pero preferimos salir a callejear y  parar a cenar en cualquier lugar que apareciera… y así llegamos hasta un restaurante con vistas al mar “Brisa de mar”;  con las mesas distribuídas en varios niveles, donde se comía muy bien y en cantidad… la comida de Cuba tiene el sabor auténtico, se nota lo de que la mayoría de su agricultura es ecológica, porque todo está muy rico. Al día siguiente nos tomamos el desayuno que nos preparó Ronaldo con pastelitos de cabello de ángel incluídos y solo queda decir que los anfitriones cubanos son de lo mejor y sus desayunos son sólo comparables con los de los riads marroquíes. También conocimos a Elodia, la mujer de Ronaldo, que nos esperó para conocernos aunque tenía que madrugar.

Cienfuegos por la noche

Al día siguiente salimos a conocer Cienfuegos con más tiempo, parando en cada lugar  que encontrábamos interesante. Cienfuegos es una ciudad limpia y azul, con amplias avenidas y un parque central.  Por las noches, las calles se llenan de niños jugando al fútbol o montando en bicicleta  y  de ancianos que ven la telenovela con las puertas  de su casa abiertas, para que entre el fresco… Uno de estos ancianos;  un hombre de padre chino y madre asturiana, salió a su puerta al vernos pasar para  ofrecernos una cámara rusa… nos dijo que él había sido fotógrafo, luego nos dijo que también vendía vinos y licores, que era viticultor… era majo, pero al final no sabes que creer,   hay cubanos que tienen mucho cuento… 😉

Estatua de Benny Moré

En Cienfuegos hay internet en varias plazas centrales y como en el resto de Cuba, cuando llegas a esas plazas encuentras los bancos llenos de gente usando Skype o chateando, algun@s pasean con la tablet o el móbil, con los auriculares puestos mientras charlan con sus familiares… la gente cuenta sus cosas en voz alta  y a nadie parece molestarle la falta de privacidad… a veces incluso me hacía sentirme mal estar al lado de aquella señora que hablaba con su hijo de temas personales, de amores, de reformas en la casa… pero creo que en eso somos diferentes, porque  a ellos, no parecía  importarles en absoluto…

Un gran descubrimiento en Cienfuegos fue la Galeria de Arte Isabel, donde  Carpe Diem;  un grupo de jóvenes licenciados en Bellas Artes por la Universidad de Cienfuegos comparten espacio y exponen su obra, sobre todo intentan con optimismo y creatividad hacerse un hueco dentro del panorama actual . Me sorprendió muy gratamente ver todo el arte que florece en Cuba, cada paso que dás te encuentras con un artista y sobre todo me encanta ver el reciclaje que hacen de todo tipo de material… y es que como casi siempre;  la escasez agudiza el ingenio.

Grupo Carpe Diem

Después de pesentarse y hablarnos de su proyecto, nos mostraron encantados sus obras…  la pena es que todavía no tienen web.  Hay un poblema con este tema en  en  Cuba;  puesto que en las casas  no tienen acceso a internet  y  tienen que conectarse desde un parque y además es caro, la gente no malgasta su tiempo de internet haciéndose publicidad y prefiere dedicarlos a hablar con la familia  y  con los amigos que están viviendo fuera.

Después  de estar en la Galería, Mayca  se dió cuenta de que había perdido su cepillo de dientes… ¿Qué mejor oportunidad para entrar en una  tienda Panamericana a comprar uno…? Esas tiendas me tenían algo intrigada  porque son las únicas tiendas que hay en Cuba por todos lados y suelen tener de todo, pero sin variedad… _¿Quieres un cepillo? pues hay este y punto. Hay algunas cremas, champús, o mascarillas para el cabello de marcas extranjeras como l´oreal, pero a precios europeos, por lo que para un cubano normal, resultan auténticos artículos de lujo… A Mayca le hacía gracia que en los escaparates pusieran las cremas y los champús tratados como auténticas delicatessen…

coworking; peluqueros, zapateros, técnicos de televisión, mecánicos de bicicletas y motos... compartiendo espacio.

Y callejeando sin más, acabamos  casualmente metidas, en un auténtico coworking;  un lugar que era tan normal para ellos, como lo es para mí el mercado de mi pueblo,  pero que a nosostras nos dejó totalmente sorprendidas… Era un edificio antiguo; como un loft totalmente diáfano, donde cada uno realiza su oficio ocupando un espacio de  tres o cuatro metros… un peluquero, un técnico de reparaciones de radios y  televisiones, un mecánico de motos, un zapatero… todos los negocios en un sólo lugar.  Les hacía gracia que nos sorprendiera tanto, fueron muy amables y dejaron que les hicieramos fotografías, creo que allí llegan pocos turistas y por eso les resultaba divertido…

Peluquería en Cienfuegos

Luego, mientras esperababa por Mayca, ví una peluquería enorme, la peluquería más grande que he visto en mi vida, supongo que sería casi la única peluquería que hay en Cienfuegos… otra vez un espacio diáfano con sofás y varios peluqueros con sus sillones de peluquería (más que un coworking , sería una peluquería estatal) …  A las cubanas  les encanta maquillarse y andar arregladas,  suelen traer  uñas de gel de esas  larguísimas…así que las peluquerías deben de ser un negocio seguro.

 Esto me ha recordado que muchas  veces la gente te pregunta … _”¿Qué hace falta en Cuba? ¿Qué llevamos?” A ver…  a los niños les gustan los caramelos, como en cualquier otra parte del mundo, y en cuba son  caros, por lo que es un buen detalle llevar caramelos, en  Cienfuegos también nos encontramos con  un profesor que nos pidió bolígrafos para el cole, y laca de uñas o maquillaje para su novia… En Cuba no hay tiendas de chinos, al no haber competencia, los bolígrafos son caros, digamos que tienen su precio real… igual que las cremas , los desodorantes… etc.  Pero en cuanto a la ropa, aunque no ves tiendas en cada esquina, como aquí, la gente viste a la moda, así que te preguntas de donde demonios sale toda esa ropa… luego os contaré lo que vimos hacer en Camagüey y os quitaré de dudas… 😉

DSC02359

 Y volviendo a Cienfuegos, esta ciudad tranquila  todavía nos tenía reservados algunos secretos . La ciudad está formada por dos partes bien diferenciadas;  una parte que es el centro comercial de la ciudad , y que comienza en la la estación de autobuses, cerca de donde nosotras nos hospedamos. La otra parte es la península de Punta Gorda, la zona más turística. Para llegar a la otra parte de la ciudad fuimos en coche de caballos, después de regatear un poco, creo que fue la mejor  opción… porque andando, no hubiéramos llegado tan lejos y además nuestro cochero nos fue contando un poco que era lo que podíamos ver en esa parte de la ciudad, que para él era la más bonita.

Vistas al mar, Cienfuegos

Después de llegar al Malecón de Cienfuegos y de pasar por el restaurante donde habíamos cenado la noche anterior, nos adentramos en la península de Punta Gorda;  una zona residencial y turística. Grandes avenidas con árboles, casitas unifamiliares con terrazas y jardines llenos de flores..

Nuestra primera parada fue en el Parque de Esculturas de Cienfuegos, una Galería de Arte al aire libre en la que participaron 17 artistas; se trata de  un parque postmoderno con una importante muestra de arte cubano y latinoamericano. Después el Club de Cienfuegos, una preciosa mansión colonial de color verde y a pocos metros andando, está el Palacio Azul.

DSC02401

Cienfuegos me pareció una ciudad muy tranquila; limpia y azul; un buen sitio para vivir… Entre Cienfuegos y Trinidad hay una cierta rivalidad y algunos habitantes de Cienfuegos al decirles que nuestra próxima parada era Trinidad,  nos advirtieron del peligro que merodeaba por Trinidad… de los peligros y los entresijos de Trinidad, os hablaré en la próxima entrada, sigan atent@s!  😉

“Roadtrip”, “wanderlust” y otras adicciones que suenan un poco raras 😏

Si hay algo que recuerdo de mi infancia con  pasión,  además de  la bola de cristal y los debates juveniles sobre cine los sábados por la mañana…  son  las road movies; eran para mí un  claro reflejo de libertad. Soñaba con ser mayor, coger un coche y salir por ahí a descubrir el mundo sin mirar atrás. Ese tipo de películas ya me apasionaba cuando ni siquiera sabía que podían considerarse un género.

jack

En las películas americanas nunca había límites ni fronteras,  de repente optabas por cambiar de vida,  de personalidad,  incluso de identidad e iniciar una nueva  aventura en un estado que  elegías al azar en el  mapa… Entrabas en una de esas tiendas de coches de segunda mano con montones  carteles con precios de ganga y te comprabas un coche por unos cuantos dólares que pagabas al contado, luego ponías en venta todos tus muebles, tu ropa y el resto de  tus pertenencias en el jardín de tu casa ,  te montabas en aquel coche grande, colorido y medio destartalado;  como  solían ser todos coches de las películas americanas o en una furgoneta,  de esas que llevan  como un remolque y en la cabina caben tres  e incluso el perro y era ahí donde comenzaba la aventura.

ruta69

Un viaje por el medio de carreteras polvorientas que atravesaban desiertos;  con un enorme cactus  que aparecía cada cien o doscientas millas,  y después de un largo día por carreteras desiertas sin cruzarte con ningun otro coche y con la música sonando a todo volumen en un radio cassete de los de toda la vida , lograbas divisar una gasolinera de esas donde te atiende un chico con un mono vaquero y una camisa de cuadros y aprovechas para ir al baño y para  comer en un restaurante  de esos  de comida rápida en donde en lugar de sillas , hay sofás de scai de color rojo o anaranjado, uno a cada lado de la mesa  y te atiende una chica rubia con coleta que viste un uniforme de cuadros vichy rosa,  mientras un sonriente cocinero negro prepara hamburguesas en una plancha gigantesca… a tu lado unos hombres  con aspecto rudo;  fuertes, barbudos y con chupa de cuero que al salir escupen al suelo y tras los grandes ventanales… puedes ver  como desaparecen entre el polvo de  la carretera montados en sus Harley-Davidson...  miras a tu alrededor y piensas que  la  clientela  es un poco extraña … aunque tampoco descartas que la rara puedas ser  tú.

Luego te paras a dormir  en el primer motel de carretera que aparece , uno de esos moteles   que  dan un poco de yuyu porque a pesar de que suelen ser como galpones con muchas puertas y habitaciones independientes, no puedes evitar que te recuerden al terrorífico motel de carretera con un aspecto bastante más interesante,  donde vivía Norman Bates y claro, te entra un poco de psicosis…

signe-neon-lights-hotel-vacancy-restaurant-motel-enseigne-cities-road-street-vintage-wallpaper-1.jpg

Pues hay algo  en todo esto, que ha hecho que me vuelva loca por un road trip yo, ya no entiendo un viaje normal. Cuando la gente me dice _”Me voy a a Paris o a Roma de vacaciones” Pienso: _ ¿Sólo vas a ir a  Paris? _¿Te vas a quedar allí todo el tiempo?   Más de tres días  en el mismo lugar cuando estoy de viaje, me parecen excesivos. Ahora cuando  imagino un nuevo país, pienso en recorrerlo todo , en hacer el máximo recorrido en el tiempo del que dispongo. Hay gente que se obsesiona con gastar poco, para luego presumir en su blog, o en las redes sociales, si te estás quieto en un lugar obviamente gastarás menos porque lo que encarece mientras viajamos suelen ser los desplazamientos, más que el alojamiento o las comidas… pero no me imagino quedarme atrapada durante mucho tiempo en una ciudad solo para ahorrar dinero, si no  es por necesidad, claro está.

marzo

Para mí ya se ha convertido en una obsesión conocer las carreteras, los diferentes paisajes, el clima, la gente,  el ambiente de los pueblos pequeños y el alejarme un poco más de las grandes ciudades…  Las costumbres y la vida cambian de un lugar a otro aunque solo los separen 60 kilómetros.  A veces hasta pienso en  lo carente de perspectiva  que es todo;  el que viaje a Marrakech creerá que ha estado en Marruecos,  pero Marrakech nada tiene que ver con Essaouria, Tetuán o Casablanca…  es imposible encontrar una ciudad que represente a todo un país,   y  te hace llegar a la conclusión de  que nunca has estado en ese país, a no ser que lo hayas recorrido todo… Habrás estado en una ciudad, pero eso no resume el país… Y eso pasa en todos los lugares del mundo; yo soy española, pero no vivo en Madrid ni en  Barcelona, tampoco bailo flamenco y nunca he ido a una corrida de toros… El que viaja a Madrid, a Barcelona o al Sur de España se cree que ha estado en España, pero una gran parte de España se le está escapando…

Pues es igual que  estar en la Habana; la Habana, no resume Cuba;  sería estar sólo en la Habana y  quedarían muchas , muchísimas cosas sin ver… ¿y todo esto a que viene, os preguntaréis? Pues no es más que una reflexión casera, con la que  pretendo  adentraros en nuestro road trip por Cuba, que os iré contando ;  un road trip  en viazul,  una empresa cubana de autobuses con las que que hemos tenido nuestros más y nuestros menos… y con los que al más puro estilo “Paco Martinez Soria”  he tenido que insistir y  lidiar hasta que por fín me han dado la razón , como se les da a los locos, ¡vaya! Pero por lo menos, yo me he quedado algo más tranquila!  😉

Save

Save

La importancia de llamarse Ernesto 😌

La Habana no hacía más que recordarme que  por algún motivo que no llegaba a comprender, llamarse Ernesto era una buena referencia en esta ciudad; Ernesto Cheguevara, Ernesto Hemingway , Ernesto el primer recepcionista de nuestro  hostel en la Habana y para rematar… nuestro chofer Ernesto;  el de la guayabera blanca, la pajilla y la gran sonrisa; el  que nos llevó  en su Chevrolet rosado del 53  a conocer la Habana… (yo nunca hubiera dicho “rosado”, diría rosa, pero era suyo y es él el que bautiza!  😉  )

Todo parecía ir encajando, si no fuera porque a veces la memoria también me juega malas pasadas… al final de esta lectura, descubriréis que como ya sabemos por experiencia;  las cosas no siempre son lo que parecen! 😆

Después del robo de mi cámara me había quedado sin  fotos de nuestro primer recorrido por la Habana con Ernesto , pero es cierto que a veces la vida quiere darnos una segunda oportunidad y yo iba preparada para pillarla al vuelo. Aquel día, nuestro último día en Cuba, después de todas las peripecias que nos habían sucedido en la isla y que pronto  os iré desvelando … decidí vestirme  de rosa a  juego con el coche; por si  aparecía Ernesto  y  había que hacerse otra sesión de fotos en su chevrolet 😜

IMG_20170214_102401_274(2)

Fuimos a donde aparcan todos los clásicos, justo a un lado del  Capitolio. Mucha gente pregunta si todos los coches en Cuba son así y me gustaría aclarar que no, que también hay coches modernos, hay de todo;  incluso hemos visto algún mercedes útimo modelo por  Centro Habana. Pero llama la atención lo bien conservados que están estos modelos, en Cuba el reciclaje se ha hecho por necesidad y mientras que otros lugares fueron invadidos por la estética un tanto futurista y hortera de los 70, en Cuba la arquitectura, la decoración, los coches,  se han quedado en los 50. Es como estar delante de una postal; todos esos coches de colores, impecablemente limpios y brillando al sol. Pero solo  acercarte,  simplemente pasar por esa calle  con tu pinta de turista,  desata una terrible avalancha . Es  imposible  disimular;   los chicos que charlan  a la sombra salen  a la acera como abejas a la miel y empiezan a ofrecerte  un paseo en coche a  precios altísimos!  Como ya os he dicho con anterioridad, no sé si lo hacen a modo de juego y si cuela coló , pero  siempre me queda la sensación de que algunos cubanos se creen que  fuera de Cuba nos bañamos en dinero…

img_20160911_174905

Esta vez íbamos seguras,  a tiro fijo y sin titubeos;  buscábamos a Ernesto  así que fuimos al grano: _“No, gracias no nos interesa su oferta, estamos buscando a Ernesto. _” Yo os llevo por 40, por 30 cada una! ” (No dejaban de lanzarnos ofertas y  el precio empezaba a bajar)  _Gracias pero sólo vamos con Ernesto☺️ Nadie parecía saber quien era  Ernesto…  De entre la multitud salió el típico lo suficientemente valiente como para ponerle el cascabel al gato  y  nos dijo: _”Ernesto hoy no trabaja , pero yo os llevo por 50,  25 por cada una…”  Ya vimos que no había manera. Ernesto nos cobró menos  la primera vez y en un ataque de sinceridad, le dijimos lo que nos había cobrado. ( Esto no debería de hacerse nunca, queda totalmente desaconsejado si quieres salvaguardar el honor del generoso que ha tenido un buen detalle contigo!  😩)

No nos creyeron … y  de  repende, vimos aparecer un flamante coche rosa y a Ernesto bajándose del coche… _ “¡Hola!!! 🙂  ¡Te estábamos buscando, qué bien que llegaste!”  y le contamos lo que nos había sucedido: _”Nos han robado la cámara no tenemos ni una foto de las que hicimos contigo, y queremos que nos lleves otra vez a dar una vuelta por la Habana.” 😍

ernesto2

Ernesto se sorprendió por el robo de la cámara, a nadie  le gusta que le cuenten estas cosas de su país, y menos si te dedicas al turismo…  _”Vinimos a buscarte pero nos dijeron que hoy no trabajabas…” _”Venga, vamos que os llevo…” _”¿Cuánto nos vas a cobrar?” “No hay problema; lo mismo que  la otra vez…” y nos fuimos hacia el coche con Ernesto mientras los otros nos miraban. Uno de ellos con cierta maldad le dijo: _” Así que le cobras X.  Ernesto sonrió y le dijo; _”¡Sí! ¡X Por cada una!”  y nos montamos todos en el coche con  una sonrisilla de complicidad….

dsc03541

Otra vez Ernesto buscó unos sombreros para nosotras y luego nos preguntó con qué tipo de música queríamos viajar… y así iniciamos nuestro segundo  viaje de lujo por la Habana, a ritmo de son cubano 😎.

Barrio chino de la Habana; ahí  pudimos comprobar que Ernesto tiene su propio  guión y   suele repetirlo  😂 …_“Se llama barrio chino pero aquí no hay ni un chino a no ser que vengan de turismo…  no han dejado poner tiendas chinas”. La fábrica de tabaco, un edificio precioso de color azul… nos bajamos y fuimos  a comprar algún puro para llevar de regalo, los puros de calidad son caros aún en Cuba, sólo compré unos Cohiba para mi padre, que es de esa gente que aún aprecia un buen puro.  Luego  de nuevo a la Plaza de la Revolución ; en cada ciudad de Cuba hay una plaza de la revolución y aunque me encantó la de Santa Clara, ninguna es tan grande ni tan reconocible y famosa como la de la Habana; con  la figura de El  Che y Camilo Cienfuegos al fondo… también nos llevó al Parque Jonh Lenon;  la figura de los Beatles  es algo que se repite en varios lugares de Cuba, tampoco es de sorprender;  Cuba y la música parecen caminar de la mano. Y del Vedado, donde había una enorme cola para entrar a Copelia,  al Hotel Nacional;  donde tuvimos que esperar un buen rato para salir porque había una visita institucional de Japón y muchas medidas de seguridad…Y luego ya, al Malecón  en nuestro chevrolet  descapotable del 53 …a ritmo de son cubano; ir en descapotable siempre tiene su gracia y más aún cuando todo lo que te rodea es una preciosa imagen como de postal vintage, el viento dándonos en la cara  y  ya casi te dan  ganas de saludar como si fueras Jackeline Kenedy ( y lo haces! 😂) 

El Malecón de la Habana es el lugar de reunión de los  habaneros, es uno de esos lugares en donde pararse a mirar el infinito mientras suena la música y como dirían ellos, dan ganas de quedarse allí “Hasta que se seque el Malecón”

ernesto4

Nos despedimos de Ernesto agradecidas, con un abrazo,  frente al capitolio y él nos dió una tarjeta para que en la próxima ocasión nos fuera más fácil encontrarlo… 😉 y ahí fue cuando descubrimos que llamarse Ernesto no es tan importante… ¡Ernesto no se llamaba Ernesto! 😱 Sé que tengo un serio problema con los nombres y os aseguro que para mí, va a ser muy difícil empezar a llamarle  de otra manera… pero si vais a la Habana y os apetece recorrer la ciudad en un precioso coche rosado, no lo dudéis;  preguntad por Eduardo, “nuestro Ernesto”;  poned el sombrero y las gafas de sol, elegid buena  música y acomodaros para disfrutar del maravilloso espectáculo y de todas esas vistas que nos ofrece la preciosa ciudad de La Habana… 😍

Eduardo Cubela, el mejor chofer en la habana

Save

Dicen que en la Habana, nunca pasa nada…😆

Nuestro tercer día en la Habana, pintaba bien. Despertarse en un hostal a miles de kilómetros de tu casa  siempre tiene su gracia, cualquier mochilero entenderá de que hablo; levantantarse en una habitación extraña, saludar a gente que todavía no conoces pero con los que terminarás compartiendo desayuno y   conversación.

img_20161028_114908

En nuestro hostal de la Habana toda las habitaciones daban a un patio lleno de plantas, por donde de vez en cuando pasaba un perrito blanco, un bebé que aprendía a caminar con al ayuda de su bisabuela y otra gente del barrio que venía de visita… la única parte que estaba cubierta, era una especie de recepción donde había una mesa grande de comedor y  una televisión…  Cuando salí de la habitación saludé a la chica que estaba en la cocina y le pedí que  nos preparara el desayuno, después me fui a dar una vuelta por el hostal en plan Dora exploradora;  subí por unas escaleras que llevaban a la terraza y allí me encontré con Antonio;  haciendo “el saludo al sol”… ¡ y eso que no tengo ni idea de yoga! pero la postura era bastante evidente… pasé casi sin que me viera y dije hola en bajito, para no molestar.

En paños menores y haciendo posturitas en la terraza, me hizo ver el grado de confianza al que Antonio había llegado en aquel hostal… luego me quedaría totalmente confirmado  cuando en el desayuno Jennifer, una de las recepcionistas, le reclamó una deuda delante de todos “Antonio, te recuerdo que tienes que pagarme una deuda” 😅  Creo que Antonio había  encontrado su casa en la Habana… como ya os dije en la  entrada anterior, Antonio era un madrileño que llevaba casi un mes  varado en aquel hostal de la Habana;  sólo había salido de allí en una ocasión;   para  conocer Viñales y algún que otro pueblo.

img_20161020_115856

La noche anterior no me habían dejado pegar ojo hasta tarde…más bien desde mi cama  había sido imposible no  escucharlos, porque  la gente se quedaba hasta tarde en el patio, charlando al fresco, y todas las habitaciones daban al patio,  así que ,sin comerlo ni beberlo, había asistido a la conversación de Antonio con un chico alemán que hablaba un español casi perfecto y con otra de las chicas del hostal;  tanto la chica cubana como el alemán decían cosas con sentido y conocimiento de causa…  el chico alemán decía que estaba tratando  de mejorar su español por la obligación impuesta por el Plan Bolonia de acreditar un segundo idioma para obtener la titulación, a lo que Antonio respondía _Pues en España no, en España eso no existe …” El chico le insistía, diciéndole que era algo común en todo el marco europeo, pero Antonio seguía insistiendo “R que R” …  Luego comenzaron una charla sobre literatura;  la chica cubana comentó que había leído el Quijote en el colegio porque era lectura obligatoria, y  que le parecía bien que pusieran libros de lectura obligatoria porque de no ser así, poca gente leería los clásicos, decía que  cada vez la gente leía menos…  A  lo que Antonio contestó  en plan  torero ” Pues yo no he leído el Quijote, ni necesito leerlo para saber que es un buen libro…” En ese momento, que  lo único que quieres es dormir, y más aún después del día que habíamos tenido…  eché pestes contra el sistema educativo español y el desastre propiciado por la ESO y luego, me quedé dormida. Digamos que después de aquello,  Antonio me había dejado un poco confundida.

Durante el desayuno pedimos recomendaciones a las chicas del hostal y fuimos ideando un plan para aquella mañana…

Caminamos desde  Centro Habana hasta la calle Obispo y nos paramos para entrar  en la librería Ateneo Cervantes. La calle Obispo es una de las calles  con más libros por metro cuadrado de Cuba; dicen que  llegó a haber ocho librerías editoriales  a finales de los años 50, muchas de ellas fundadas por españoles, entre ellos algún  exiliado republicano. Si te gustan los libros, este es tu sitio y con unos precios sin competencia! 😉

img_20161025_004800

Pasear por la Habana vieja es un auténtico placer; música por todos lados,  artistas callejeros, pintores, caricaturistas, vendedores del Granma,  de libros y de gorras… La Habana es un lugar agradable;  además de musical, Cuba es un país limpio y es muy frecuente encontrarse con cartelitos que te piden que seas respetuoso con el mobiliario público y la naturaleza…

img_20161015_174313

Entre la calle Obispo y Mercaderes  está una de las partes más animadas de la ciudad  y ahí es donde se encuentra el hotel Ambos Mundos, uno de lo lugares que nos habían recomendado. Ambos Mundos es uno de esos hoteles con encanto que a decir verdad, abundan en La Habana. En la planta baja hay un restaurante cafetería donde un pianista ameniza el local tocando un viejo piano de cola sobre el que apoya su copa…y cada elemento decorativo del hotel, bien podría formar parte de un museo. En este hotel , concretamente en su habitación 511, residió Hemingway  durante un tiempo ; dicen que fue ahí donde escribió: “Por quien doblan las campanas” y “El viejo y el mar”.

dsc03426

Nos tomamos algo en la terraza del hotel , desde donde pudimos contemplar las  impresionantes vistas  de la ciudad. Luego caminamos hasta la plaza vieja ; la fábrica de la cerveza, el planetario…y acabamos formando parte de la cola para subir a la cámara oscura.

La cámara oscura para quien no lo sepa; que es justo lo que me pasaba a mí; es un instrumento óptico que permite obtener una proyección plana de una imagen externa sobre la zona interior de su superficie, desde aquí puedes ver la ciudad a tiempo real y además el guía era muy simpático... luego me enteré de que esta cámara oscura fue un regalo de la ciudad de Cádiz a la Habana.

img_20161014_032752

Después de patear toda la Habana Vieja parándonos en cada esquina …  Comenzamos nuestro regreso  al hostal  y ahí fue cuando nos encontramos  con Antonio, que nos propuso un plan diferente;  ir al cine o al teatro por 3 pesos cubanos, ese día el teatro estaba cerrado así  que nos ahorró  una toma de decisiones. Había varias salas y escogimos por unanimidad una  película sobre  la vida de un fotógrafo. (Luego descubriríamos que el día, o más bien la noche,  también estaría marcado por la fotografía!) El argumento no era demasiado complicado: Fotógrafo mujeriego e inmaduro que solo piensa en  sexo y  a ello le dedica la mayor parte de  su existencia. ¡Antonio salió del cine escandalizado! 😂 Decía que nunca había visto nada igual…  y yo que pensaba que a estas alturas, ya  estábamos de vuelta de todo  😇 . La película era subtitulada, la sala estaba bien acondicionada y había bastante gente , sobre todo gente que acudía  al cine sóla, sin duda era una buena opción para pasar la tarde al fresco.

IMG_20161015_160644.jpg

Cuando salimos del cine , nos fuimos a cenar a un lugar que Antonio quería enseñarnos… un restaurante próximo al Vedado donde se come muy bien y  al mejor precio de la ciudad. Además de cenar  bien y al fresco ; en un balconcito con vistas a la calle,  conocimos a un grupo de españoles que regresaban al día siguiente para España y nos contaron un poco como  había sido su experiencia de 20 días de viaje por Cuba…a nosotros todavía nos quedaba mucho que recorrer!

Al salir del  restaurante, Antonio nos preguntó si queríamos conocer un bar de ambiente que estaba muy cerca de allí, también en el Vedado y además nos dijo que no era un lugar para turistas…  por supuesto aceptamos; ya habíamos estado en la Bodeguita del Medio y a mí personalmente me había decepcionado un poco; la bodeguita del Medio es un bar pequeño donde unos músicos tocan mientras los turistas les sacan fotos con sus móviles y en el que a duras penas tienes espacio para moverte… también habíamos estado en el Floridita,   pero estaba tan abarrotado de turistas que ni siquiera nos paramos a probar sus tan afamados daiquiris,   que por cierto, dicen que a día de hoy dejan bastante que desear… El plan que nos ofrecía Antonio tenía mejor pinta y  nos fuimos a descubrir la auténtica noche Habanera a la Casa Balear;  una casa blanca de tipo villa, con dos plantas y actualmente  reconvertida en bar, en la zona del Vedado, cerca de donde está el Copelia que sale en  “Como fresa para chocolate”

dsc03394

Nada más entrar en el local vimos que no  había  ninguna mesa libre,  entonces me fijé en un chico que estaba sólo ocupando una mesa y le pregunté si podíamos  acompañarlo y él aceptó sonriente… así iniciamos la conversación con Julio;  un informático que trabaja en la Universidad  de la Habana y hablamos como no, de política. Julio  nos contó sus peripecias para sobrevivir en  Cuba con un sueldo de  20 euros mensuales;  y como complementa sus ingresos arreglando ordenadores por su cuenta  y haciendo otros trabajillos para salir adelante…nos  contó  como  su madre y su abuela  acuden devotas  a la plaza de la revolución  cada vez que hay un acto político y como él ha dejado de creer en el sistema…¡Pues así es la vida! Aquí los nuevos revolucionarios, son los contrarevolucionarios; la vida es cíclica…

Tomamos mojitos, cervezas…daiquiri no, porque creo que no tenían y seguimos conversando y disfrutando de la noche, con buena música y mejor compañía. En la mesa de al lado  se sentó una pareja muy acaramelada; llegaron  dándose besos y haciéndose arrumacos, más bien parecía teatrillo o un jugueteo entre amigos,  porque juraría que él era gay… Le pedimos que nos hicieran una foto y  les pasé mi cámara, después de hacerla comentaron que salía muy bien y me pidieron que les hiciera una foto a ellos, e incluso me dieron una dirección de email para que se la enviara … nos preguntaron de donde éramos y  nos contaron que ellos eran venezolanos, estaban estudiando en la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana y se quejaban de que en  Cuba, les  querían cobrar por todo…

dsc03373

En algún momento, no sé en cual exactamente, la chica se levantó y se despidió con la mano,  él se paró a darnos besos y abrazos, demasiado amoroso y exagerado… pensé que sería el efecto del alcohol.  Al rato de abandonar el bar, noté que había desaparecido mi cámara,que llevaba en la parte de arriba del bolso, que permanecía colgado en el respaldo de la silla.  Como  es lógico, me puse loca 😲 ya no sólo porque  era una buena cámara , es que además era mi cámara de viaje y todas las fotos que había hecho hasta ese momento, incluídas las fotos del paseo en coche con Ernesto  estaban ahí… ¡había perdido aquellas “fotazas”!  Además, nuestro viaje acababa de empezar y yo ya me había quedado sin cámara 😖  Comenté lo que había pasado  al gerente del local y lo primero que hizo fue echarme  la típica regañina, que encima hace que te sientas peor _” Hay que tener cuenta de las cosas de uno” Cuando estás que te subes por las paredes y te dicen eso , te dan ganas de decir _ “¡Sí, claro!! Es que yo llevo la cámara en el bolso para  provocar a los ladrones, es normal que me la robaran!” Pero no dije nada,  acepté la regañina y le comenté mis sospechas de los chicos venezolanos, a lo que él respondió  que aquel chico no era venezolano, lo que hizo que mis sospechas fueran en aumento… decía que a ella no la conocía, pero él era  cubano! En fín! Unos profesionales 😨

Saliendo de la Casa del Balear, pasaban un par de  policías por la acera_ ¡vaya! ¡Qué raroooooo! 😆  Ya nos lo habían dicho : _ “Aquí nunca pasa nada, en la Habana hay más policías que gente!”  Mientras hablábamos con los policías,  pasó “la guagua” de Julio y tuvo que salir pitando, non sin antes darnos unos besos y su dirección de facebook… iba corriendo y despidiéndose, es la última imagen que tengo de Julio 😆 . Mientras Julio corría detrás de su autobús me dice Antonio  _”Ya verás como ahora se le cae la camara!” jajajaja ¡Por supuesto lo dijo de broma!  A esas alturas de la noche,  Julio ya era nuestro amigo de la Habana  😌

Después de hablar con los policías y contarles lo que había sucedido, entraron en la Casa Balear  y hablaron con los responsables del local, hicieron una inspección ocular y salieron a dar una vuelta alrededor de  la casa por si la habían tirado por alguna ventana, también  esperaron a que la gente fuera saliendo para revisar bolsos y mochilas.

Nos dijeron que para poner la denuncia   teníamos que ir a  la comisaría y nos llevaron en el coche patrulla,  a nuestra llegada nos recibió el subteniente Ridel. Llegado a este punto, Antonio lo que quería era irse a dormir y decía que no valía la pena denunciar, yo en cambio aún segura de que no iba a aparecer, prefería denunciar , primero como acto de responsabilidad y además porque creo que  ya le estaba cogiendo gracia a la aventura; esa loca manía de buscar la parte buena de  todo lo malo. Después de todo, te han robado y ya que te has quedado sin cámara… por lo menos aprovechemos para conocer  la comisaría de la Habana!   😎  No sé … pero a veces y  como diría Dinio “la noche me confunde!”

dsc02165

Casi todos los  policías  que he visto en Cuba, incluído el subteniente Ridel,  son negros, amables y sonrientes,  en la manga de sus camisas de color kaki llevan un escudo que pone Policía Revolucionaria …  suena algo de contradictorio, esto de  ser policía y  a la vez revolucionario. 😕 El subteniente Ridel  fue muy amable,  después de presentarse diciendo que era el encargado de delitos contra extranjeros,  nos   invitó a sentarnos en unas hamacas de playa hechas de  tela de rayas al estilo marinero… la noche siempre es un buen  momento para confidencias , así que poco tardé en sentirme como en casa y le pregunté si tenían muchas denuncias en su departamento,  me contó que por lo general lo que había eran pequeños hurtos;  móviles y  aparatos electrónicos; cámaras, tablets… y también me habló de otro tipo de  denuncias de hombres extranjeros, sobre todo italianos. Denuncian  a las chicas a las que invitan a pasar la noche con ellos en el  hotel, después de que ellas le roban todo, tras echarle un somnífero en la bebida y desaparecer con sus objetos de valor.  _”¡Bien hecho!” le dije, sin  acordarme de donde estaba  y el subteniente Ridel hasta sonrió… 😯 Cada año llegan a la Habana miles de viejos verdes en busca de sexo barato con mujeres que les dan mil vueltas, y me refiero por supuesto al nivel intelectual.

 En aquella sala  sólo había una  mesa  con el contrachapado medio roto ; una silla donde se sentó Ridel y las hamacas playeras donde nos sentamos nosotros…  Fue a por un libro y  tuve que redactarle todo lo que había pasado, mientras él tomaba las notas a mano, recibí un sms, era un mensaje de la embajada… ¡No pudo ser más oportuno! Decía : España.contigo: En caso de EMERGENCIA CONSULAR llame a Embajada en La Habana (+53 52869122 Mas info web MAEC”. No salía de mi asombro y se lo leí en alto a Antonio y Maica que  permanecían sentados en sus hamacas  riéndose mientras Ridel ponía una  cara rara;    entre susto y sorpresa … ¡Pensaría que yo era un pez gordo! 😂 Hasta yo pensé por un momento :_¡Pero qué bien funciona esto! ¿Cómo se habrán enterado? (Pues nada, parece que es lo normal porque en  navidades fui al Ikea de Porto y pasó exactamente lo mismo, pero esta vez me daban dos teléfonos de la embajada de  Españal en Portugal) 😜

Ridel volvió otra vez  a preguntarme lo mismo, yo creo que con el fín de aburrirme para que desistiera  en mi intento de poner la denuncia…  luego decidió que teníamos que regresar al lugar de los hechos… y allá nos fuimos “apatrullando la ciudad”,  a darnos otro paseo por la Casa Balear que ya estaba  cerrada. Después de las comprobaciones oportunas ( que no sé exactamente cuales fueron) regresamos a la comisaría y me dijo que me citaba para el lunes… ¿ya os había hablado de burocracia cubana, verdad? ¿¡El lunes!? El día en que salíamos para Cienfuegos,  tendría que volver… ahí empecé a desistir … yo soy muy R que R;  soy de las que no renuncio, de las que llega a casa después de un viaje  y  escribe su valoración en  tripadvisor, sin perder tiempo, no se me vaya a olvidar algo. Creo que es labor de responsabilidad y si te roban, tienes que denunciar, o  luego dirán que no hay delitos! 😭 😓  Al final me sugirió  hacer una denuncia por desaparición, y otra vez tuve  que redactarle todo lo que el iba escribiendo a mano… en esa oficina, no había ordenador, ni  por supuesto internet  y aquella comisaría estaba como medio desolada… no me pareció que tuviera mucho trabajo la policía de la Habana.

Cuando acabamos con aquello y después de intercambiarnos los teléfonos, para irme informando si aparecía algo… le pedí  que nos acercaran a “casa”,  porque eran altas horas de la madrugada y no sabíamos ni donde estábamos. El subteniente Ridel,  muy amable como suelen ser los habaneros, nos dijo que no había problema  y nos acompañó hasta el aparcamiento donde había dos coches patrulla;  un policía dormía dentro del primer coche. Ridel  le tocó en la ventanilla para despertarlo y pedirle que nos llevara, pero al meterme dentro del coche noté que mi vestido se estaba mojando y dije…  _¡Cuidado, el asiento está  mojado!  _” Perdón, se quedaron   las ventanillas abiertas y se mojaron los asientos de atrás” y Ridel le pidió que nos llevara  en el otro coche, que debía de tener algún problema en el motor, porque tardó en encender. Ahí nos despedimos de Ridel,  dándole las gracias y la mano y quedando en llamarnos;  él me llamaría si tenía novedades,  pero lo cierto es que  a  día de hoy, nunca más he vuelto a saber de él… en dos ocasiones le llamé desde Cuba,  no sé si porque yo soy así de pesada o porque me hacía gracia llamar a aquella comisaría … pero siempre que llamé me cogió el teléfono otra persona, en  una ocasión me dijeron que  estaba en el almuerzo  y en la otra, que estaba fuera de la comisaría.

dsc02169

Casi lo mismo  que nos pasó con Antonio… Antonio se quedó en aquel hostal de la Habana mientras nosotras seguíamos nuestro recorrido por Cuba y cuando volvimos a la Habana para pasar nuestro último par de días antes de coger el vuelo de regreso a España, Jenifer nos contó  que Antonio había vuelto a España el día antes.  Nos quedamos sin la dirección de su blog, ni su teléfono, ni una simple dirección de email.  Antonio se evaporó y sólo nos quedó de él una foto en la que aparece jugando con una niña del barrio, en Centro Habana. Hace cosa de unos días, Julio nuestro amigo habanero, me preguntó por facebook si habíamos sabido algo de “aquel muchacho”… _”¡Nada, Julio!  no hemos sabido nada más” Mayca dice que se llama Antonio Herrero, así que si alguien le conoce, que le diga que  por aquí andamos 😉

De lo que pasó después ya os iréis enterando; al día siguiente iniciamos nuestro recorrido partiendo de La Habana para Cienfuegos, y en la estación de Viazul  me encuentro con un vecino de mi pueblo!  😄… primero de Cienfuegos a Trinidad, luego a Camagüey, Santa Clara, Cayo Santa María, Viñales…

El problema de la cámara pude superarlo gracias a Mayca, que llevaba una cámara de repuesto y me la  prestó para  fotografiar el resto del  viaje. Estas fotos son mías, pero como habréis notado, no hay ni una foto de aquella noche.

  Cuando después de todo nuestro periplo de 15 días por la isla regresamos a la Habana, volvimos al hostal y el ambiente  ya había cambiado;  la magia de los hostales … nuevos viajeros y nuevas historias. Uno de mis objetivos a cumplir en esos dos días que teníamos para despedirnos de  la Habana era salir a buscar a Ernesto, para poder repetir aquellas fotos que  habían desaparecido con mi cámara … y como adelanto os diré;  que a pesar de  los contratiempos, todo es posible! 😊

Nuestra llegada a la Habana no fue de color de rosa 😕

 

No se puede decir que nuestra entrada en la Habana fuera  un camino de rosas, más bien creo que entramos con el pie izquierdo; un vuelo corto , directo y perfecto, pero cuando fuimos a buscar nuestro equipaje  pasó algo que sería el preludio de lo que estaba por llegar… pimero me pareció ver mi mochila en la cinta, pero  como iba estrenando tuve dudas…_ ¿Será mi mochila? La bajé de la cinta y abrí la cremallera de arriba… al  ver  que no estaba el anti mosquitos que siempre llevo a mano,  volví a cerrarla y la subí de nuevo a la cinta de equipajes mientras comentaba…” Esto de comprar en Decathlon aún nos va a traer problemas;  todos viajamos con mochilas iguales…” Luego pasó la mía y me la quedé  después de hacer la oportuna comprobación. Al cabo de un buen rato apareció la  que parecía ser la mochila de Mayca; pero  la cogió y comprobó que no era la suya… la volvió a dejar sobre la cinta hasta que  se quedó ella sola girando, sin que nadie preguntara por ella… lo que nos hizo sospechar que alguien se había llevado la mochila  de Mayca confundida 😲

img_20170213_113303_980

 La cogimos y fuimos con ella a equipajes a poner la reclamación y a explicarles el caso : le contamos lo que había pasado ; la mochila de Mayca no estaba y además la única que quedaba  era idéntica a la suya… y por eso sospechábamos  que alguien se la había llevado confundida  _”No pueden acusar a nadie si no tienen certeza” En fín, que no habían entendido nada… “_No acusamos de robar a nadie, sólo sospechamos que ha habido una confusión, si nos pudiera pasar el teléfono del viajero propietario de esta mochila le llamaríamos para comprobar si se ha llevado la otra confundida ..” Pero por supuesto ni podían dárnoslo, ni podían llamar ellos.  Siempre piensas que estas cosas nunca te van a pasar a tí, pero otra vez se demuestra que todo  lo que pueda pasar,  es posible que también te pase …

img_20161203_104702

Ahí  fue donde empezamos a ver como funciona la burocracia en Cuba…( esto también puede que fuera un preludio de la noche que pasamos en la comisaría y que os contaré próximamente 😒)  Después de sacarle una foto al código de aquella mochila, la dejamos en equipajes y nos fuimos a Iberia a preguntar si se podían poner en contacto con  la persona propietaria de aquella mochila ...pero no había manera;  no había nadie en la oficina, ni en los puestos de facturación… después de dar unas cuantas vueltas más y de que una amabilísima limpiadora nos diera cambio  para llamar  desde una cabina telefónica al hostal donde teníamos reservado, para  avisar de que íbamos a llegar tarde.  Finalmente Mayca consiguió  que le facilitaran el nombre y el teléfono de la persona que suponíamos tenía su mochila. Así fue como después de media noche conseguimos un taxi que nos llevó a nuestro hostal en Centro Habana, aún sin la maleta de Mayca, que estaba harta de llamar a un teléfono que permanecía apagado o  fuera de cobertura…

 A la hora que llegamos a Centro Habana, todavía quedaba gente en la calle. Los cubanos hacen la vida  fuera  de casa y además se acuestan tarde. Mi primera impresión fue la de haber viajado en el tiempo; edificios destartalados, mucho cableado,  calles con charcos,  perros, ropa tendida… casas con las puertas abiertas y ancianos sentados al fresco  mientras los niños jugaban a la pelota o montaban en bici…

img_20161129_144347

Después de preguntar, llegamos al hostal donde nos recibió un chico amable y educado, así suele ser la gente en la Habana;  empáticos, sociables y  muy educados;  nos dio la llave de la habitación y  nos dijo que no nos preocupáramos que al día siguiente nos  pediría el pasaporte y nos haría el check in.  La mañana siguiente Mayca consiguió por fín hablar con la chica que se había llevado su mochila confundida, pero tanto la chica como la mochila de Mayca,  estaban ahora en Artemisa, a más de 60 kilómetros de la Habana y la verdad que tampoco nos pareció una persona muy resolutiva, ni muy amable, porque después de llevarse la mochila equivocada dijo que iría al aeropuerto  a recoger la suya y  dejaría allí la de Mayca… lo que supondría tener  que volver al aeropuerto (pagar un taxi al aeropuerto y perder un montón de tiempo) además tendríamos que pasar por todo el rollo burócrático para que nos la dieran…

dsc03323

No llevaron a buscar la mochila  un par de chiflados… que ya no sé si alguno de ellos sería taxista. Hay algo que suele pasar con frecuencia en la Habana; una persona en la calle te ofrece taxi, él ni es taxista ni nada…pero se convierte por su cuenta en representante de taxista, normalmente es un sinvergüenza dicharachero que luego se mete en el coche del taxista, supongo que cobrando su comisión y te va “amenizando la carrera”… y así nos fue dando la lata aquel tipo… primero hablando de la parte de su familia que se había ido a España, concretamente a Murcia y de como volvían apalancados y diferentes y luego ya empezó el flirteo…un flirteo de esos descarados que ya aburren… primero te piropea a lo loco y hasta interpreta  a través de tu mirada y dice leer tus pensamientos, luego te invita a salir, y como no entiende de excusas…insiste y te pide el número de teléfono…en fíns  que llegado a ese punto, yo ya había desconectado de todo y creo Mayca le dio un número de teléfono falso.

img_20170213_112528_939

Una vez recuperada la mochila y sin perder más tiempo, volvimos al hostal , donde conocimos a Antonio, un madrileño que levaba casi un mes perdido en la Habana, y que luego nos daría un montón de tips para movernos por la ciudad y ahorrar dinero… Antonio era el típico viajero anclado en un hostal  y que parecía ya formar parte de la familia, pero de Antonio os hablaré  largo y tendido en una  próxima entrada, porque con Antonio vivimos una de las noches habaneras más extrañas. 😨   Ya con la mochila de Mayca, nuestra suerte parecía que empezaba a cambiar y nos fuimos caminando  hacia el Malecón;  parándonos en cada esquina para hacer fotos…

dsc03309

la Habana es una ciudad especialmente fotogénica; con una luz preciosa, una arquitectura impresionante y colorida y con una peculiar mezcla de razas que hace que todo sea vistoso y altamente fotografiable. El Malecón es el lugar romántico por excelencia de la Habana, a donde acuden las parejas a sentarse y charlar durante horas  de espaldas a la ciudad y con la única vista de un mar interminable… el Malecón es además el lugar donde el cielo se mezcla con el color de los edificios, mientras de fondo suena una música que nos acompañaría durante toda nuestra estancia en Cuba,  especialmente en la  Habana, un lugar que no sería el mismo sin la música sonando en cada esquina. Desde allí emprendimos nuestro camino hacia  el Capitolio, nos habían dicho que el capitolio llevaba años en reformas (parece ser una reforma interminable),  así que lo veríamos con andamios, pero aún así el Capitolio es un símbolo de la Habana que no defrauda en absoluto…esa parte de la vieja Habana está bien conservada y es de una belleza  que roza la perfección; el Hotel Inglaterra, el Saratoga… edificios con fachadas impresionantes que conservan todo el encanto y el buen gusto de antaño. Detrás del capitolio, se encuentra el palacio social del  Centro Gallego en la Habana, hoy Teatro Federico García Lorca… y justo a un lado del Capitolio, están aparcados más de una docena de flamantes coches antiguos y sus choferes, que te proponen  paseos de una o dos horas,  visitando los lugares más importantes de la Habana,  pero eran demasiado caros… nos pedían un pastón 😞

  Allí fue donde conocimos a Ernesto.Y ahí fue también donde por fín entendí,  la importancia de llamarse Ernesto 😉

 

img_20170214_102401_2741

Ernesto es un tipo sonriente,  nada agresivo y es lo menos parecido a un engañador, la gente honesta se huele… y Ernesto nos convenció. Cuando tienes la sensación de que todo el mundo quiere engañarte y  empiezas a  desconfiar de todo, aparece alguien que hace que recapacites.

De repente, entre aquellos que nos gritaban y nos ofrecían precios altísimos,  apareció Ernesto;  con su pajilla y su guayabera blanca, con sus pecas y su sonrisa y nos invitó a ver su coche : _ Venid a ver mi coche, si os gusta os llevo… y por el precio no habrá problema. _ ¡vaya! ¡tienes un coche rosa! _”Es rosado  porque quiso mi mujer y aquí son las mujeres las que mandan” después de esto sonrió y  nos  hizo la mejor oferta jamás  oída antes.  No quiero ni decir lo que nos cobró para no  comprometerlo… pero pronto sabréis, que los buenos tratos, suelen dar su fruto y cuando volvimos a necesitar a Ernesto,  no nos defraudaría. 

Y es que no hay nada mejor que ir haciendo  amigos por el camino! 😌