La importancia de llamarse Ernesto 😌

La Habana no hacía más que recordarme que  por algún motivo que no llegaba a comprender, llamarse Ernesto era una buena referencia en esta ciudad; Ernesto Cheguevara, Ernesto Hemingway , Ernesto el primer recepcionista de nuestro  hostel en la Habana y para rematar… nuestro chofer Ernesto;  el de la guayabera blanca, la pajilla y la gran sonrisa; el  que nos llevó  en su Chevrolet rosado del 53  a conocer la Habana… (yo nunca hubiera dicho “rosado”, diría rosa, pero era suyo y es él el que bautiza!  😉  )

Todo parecía ir encajando, si no fuera porque a veces la memoria también me juega malas pasadas… al final de esta lectura, descubriréis que como ya sabemos por experiencia;  las cosas no siempre son lo que parecen! 😆

Después del robo de mi cámara me había quedado sin  fotos de nuestro primer recorrido por la Habana con Ernesto , pero es cierto que a veces la vida quiere darnos una segunda oportunidad y yo iba preparada para pillarla al vuelo. Aquel día, nuestro último día en Cuba, después de todas las peripecias que nos habían sucedido en la isla y que pronto  os iré desvelando … decidí vestirme  de rosa a  juego con el coche; por si  aparecía Ernesto  y  había que hacerse otra sesión de fotos en su chevrolet 😜

IMG_20170214_102401_274(2)

Fuimos a donde aparcan todos los clásicos, justo a un lado del  Capitolio. Mucha gente pregunta si todos los coches en Cuba son así y me gustaría aclarar que no, que también hay coches modernos, hay de todo;  incluso hemos visto algún mercedes útimo modelo por  Centro Habana. Pero llama la atención lo bien conservados que están estos modelos, en Cuba el reciclaje se ha hecho por necesidad y mientras que otros lugares fueron invadidos por la estética un tanto futurista y hortera de los 70, en Cuba la arquitectura, la decoración, los coches,  se han quedado en los 50. Es como estar delante de una postal; todos esos coches de colores, impecablemente limpios y brillando al sol. Pero solo  acercarte,  simplemente pasar por esa calle  con tu pinta de turista,  desata una terrible avalancha . Es  imposible  disimular;   los chicos que charlan  a la sombra salen  a la acera como abejas a la miel y empiezan a ofrecerte  un paseo en coche a  precios altísimos!  Como ya os he dicho con anterioridad, no sé si lo hacen a modo de juego y si cuela coló , pero  siempre me queda la sensación de que algunos cubanos se creen que  fuera de Cuba nos bañamos en dinero…

img_20160911_174905

Esta vez íbamos seguras,  a tiro fijo y sin titubeos;  buscábamos a Ernesto  así que fuimos al grano: _“No, gracias no nos interesa su oferta, estamos buscando a Ernesto. _” Yo os llevo por 40, por 30 cada una! ” (No dejaban de lanzarnos ofertas y  el precio empezaba a bajar)  _Gracias pero sólo vamos con Ernesto☺️ Nadie parecía saber quien era  Ernesto…  De entre la multitud salió el típico lo suficientemente valiente como para ponerle el cascabel al gato  y  nos dijo: _”Ernesto hoy no trabaja , pero yo os llevo por 50,  25 por cada una…”  Ya vimos que no había manera. Ernesto nos cobró menos  la primera vez y en un ataque de sinceridad, le dijimos lo que nos había cobrado. ( Esto no debería de hacerse nunca, queda totalmente desaconsejado si quieres salvaguardar el honor del generoso que ha tenido un buen detalle contigo!  😩)

No nos creyeron … y  de  repende, vimos aparecer un flamante coche rosa y a Ernesto bajándose del coche… _ “¡Hola!!! 🙂  ¡Te estábamos buscando, qué bien que llegaste!”  y le contamos lo que nos había sucedido: _”Nos han robado la cámara no tenemos ni una foto de las que hicimos contigo, y queremos que nos lleves otra vez a dar una vuelta por la Habana.” 😍

ernesto2

Ernesto se sorprendió por el robo de la cámara, a nadie  le gusta que le cuenten estas cosas de su país, y menos si te dedicas al turismo…  _”Vinimos a buscarte pero nos dijeron que hoy no trabajabas…” _”Venga, vamos que os llevo…” _”¿Cuánto nos vas a cobrar?” “No hay problema; lo mismo que  la otra vez…” y nos fuimos hacia el coche con Ernesto mientras los otros nos miraban. Uno de ellos con cierta maldad le dijo: _” Así que le cobras X.  Ernesto sonrió y le dijo; _”¡Sí! ¡X Por cada una!”  y nos montamos todos en el coche con  una sonrisilla de complicidad….

dsc03541

Otra vez Ernesto buscó unos sombreros para nosotras y luego nos preguntó con qué tipo de música queríamos viajar… y así iniciamos nuestro segundo  viaje de lujo por la Habana, a ritmo de son cubano 😎.

Barrio chino de la Habana; ahí  pudimos comprobar que Ernesto tiene su propio  guión y   suele repetirlo  😂 …_“Se llama barrio chino pero aquí no hay ni un chino a no ser que vengan de turismo…  no han dejado poner tiendas chinas”. La fábrica de tabaco, un edificio precioso de color azul… nos bajamos y fuimos  a comprar algún puro para llevar de regalo, los puros de calidad son caros aún en Cuba, sólo compré unos Cohiba para mi padre, que es de esa gente que aún aprecia un buen puro.  Luego  de nuevo a la Plaza de la Revolución ; en cada ciudad de Cuba hay una plaza de la revolución y aunque me encantó la de Santa Clara, ninguna es tan grande ni tan reconocible y famosa como la de la Habana; con  la figura de El  Che y Camilo Cienfuegos al fondo… también nos llevó al Parque Jonh Lenon;  la figura de los Beatles  es algo que se repite en varios lugares de Cuba, tampoco es de sorprender;  Cuba y la música parecen caminar de la mano. Y del Vedado, donde había una enorme cola para entrar a Copelia,  al Hotel Nacional;  donde tuvimos que esperar un buen rato para salir porque había una visita institucional de Japón y muchas medidas de seguridad…Y luego ya, al Malecón  en nuestro chevrolet  descapotable del 53 …a ritmo de son cubano; ir en descapotable siempre tiene su gracia y más aún cuando todo lo que te rodea es una preciosa imagen como de postal vintage, el viento dándonos en la cara  y  ya casi te dan  ganas de saludar como si fueras Jackeline Kenedy ( y lo haces! 😂) 

El Malecón de la Habana es el lugar de reunión de los  habaneros, es uno de esos lugares en donde pararse a mirar el infinito mientras suena la música y como dirían ellos, dan ganas de quedarse allí “Hasta que se seque el Malecón”

ernesto4

Nos despedimos de Ernesto agradecidas, con un abrazo,  frente al capitolio y él nos dió una tarjeta para que en la próxima ocasión nos fuera más fácil encontrarlo… 😉 y ahí fue cuando descubrimos que llamarse Ernesto no es tan importante… ¡Ernesto no se llamaba Ernesto! 😱 Sé que tengo un serio problema con los nombres y os aseguro que para mí, va a ser muy difícil empezar a llamarle  de otra manera… pero si vais a la Habana y os apetece recorrer la ciudad en un precioso coche rosado, no lo dudéis;  preguntad por Eduardo, “nuestro Ernesto”;  poned el sombrero y las gafas de sol, elegid buena  música y acomodaros para disfrutar del maravilloso espectáculo y de todas esas vistas que nos ofrece la preciosa ciudad de La Habana… 😍

Eduardo Cubela, el mejor chofer en la habana

Save

Anuncios