Cómo sobrevivir en el zoco. De compras por Marruecos ;)

Sé que pecaría de ingenua si con este humilde post pretendendiera resolver todas vuestras dudas sobre compras y  zocos marroquíes 😌 :

¿Qué comprar? ¿Dónde comprar? ¿A quién comprar? ¿Dónde no comprar “¡nunca jamás!” ? ¿A qué hora es mejor comprar? ¿Cómo y hasta dónde se debe de regatear? 😓

¡No es fácil! Si bien una entra lusionada y fascinada por el colorido, por el ambiente y por el abundante material  exótico e interesante que cuelga por todos lados y que todos insisten en venderte, lo dificil es salir dignamente y sin remordimientos… Pero venga… Vamos a intentarlo! 😈

1

Zoco de Marrakech

En primer lugar os daré  unos  consejillos  básicos para primerizos recién aterrizados en un zoco… 😏

1. Lo primero es saber lo que queréis;  esto hay que tenerlo claro… (Viene bien hacer una lista de la compra coma  las del super: Dos pares de babuchas para mis amigas, un bolso, aceite de argán…etc)

No tendría sentido acabar comprando cosas sin ton ni son!  Que ni queremos, ni nos gustan, ni vamos a usar nunca!! Y si te fias por los vendedores acabarás con tu maleta llena de objetos de ese tipo… Así que hazme caso y cambia tu mentalidad de “guiri”…  ¡A los zocos no se va sólo de paseo o a mirar! ¡Noo!! Los marroquíes son los mejores vendedores del mundo y créeme: acabarás picando! No les temas, pero mantente firme y no dudes, muéstrate como si estuvieras delante de tu  peor enemigo; la debilidad puede hacerte caer! 😲 No bajes nunca la guardia ni muestres excesivo interés por un producto, son unos verdaderos artistas del negocio… y si huelen el miedo, irán a por tí y entonces; ya puedes darte por perdid@!! 😱

2. No entres en un zoco con mucho dinero, o ponte un límite de gasto , como los cajeros! 😨

Trata de pensar en dirhams y no en euros y ¡racionaliza!! Es un peligro entrar con mucho dinero en un zoco; te emocionas y luego pasa lo que pasa… 😭

¿Qué comprar en Marruecos? 😍

Todos tenemos amigos, familia … y llegado el momento pensamos en qué vale  realmente la pena traerles de nuestro viaje a Marruecos. Ahí van mis consejos:

_Vale la pena comprar aceite de argán y cosmética natural… los zocos están llenos de herbolarios que ofrecen de todo tipo de cosmética elaborada con productos naturales;  mascarillas para el pelo, cremas, perfumes…  Los imprescindibles : El té de rosas y el té de menta, el agua de rosas con vaporizador que deberías regatear hasta conseguirlo por unos 10 dirhams, el aceite de argán cosmético y el alimentario ( tienes que batir y observar si no se hacen burbujas, para comprobar que es puro y no está mezclado ) al menos parecerá que entiendes! 😉

El pintalabios mágico que se puso de moda entre las famosas ; es verde pero pinta en  tonos rojos y el resultado depende del tono base de tu piel, el desodorante natural , blanqueador de dientes, pintalabios bereber…la mezcla de las 35 especias para cocinar y hasta la viagra natural…! Hay de todo en un herbolario marroquí. Tengo que admitir que a mí  este tipo de establecimiento me encanta! ( No dudéis en preguntarme para que sirve cada cosa; ¡me lo sé todo! jeje) , pero de entrar en tantos casi acabé odiándolos… Hoy ya volvería encantada 😆 ¡A mí se me pasa enseguida! jeje

Herbolarios

Herbolarios

_Ropa y complementos: Especialmente recomendables los artículos de piel; los bolsos, cinturones y el calzado… hay montones de sandalias de todas las formas y colores y como no,  el típico recuerdo de Marruecos;  unas babuchas! 😍

Encontrarás también; Pasminas,  kaftanes,  gandoras o alguna chilaba  preciosa, pero eso ya cada uno verá la utilidad que le va a sacar; porque quizás luego nunca más  te la vuelvas a poner… También hay lámparas, faroles y otros originales objetos de decoración.

Kaftanes, gandoras...

Kaftanes, gandoras…

_Plata;  Hay joyerías con cosas muy originales e interesantes… la mayoría de las joyas marroquíes serían las perfectas para una princesa de los cuentos de las mil y una noches y aunque éstas podrían resultar un poco excesivas, seguro que encuentras otras que son preciosísimas y se adaptan más a tu estilo!! En ocasiones podrás conseguir buenos precios, todo depende de una serie de circunstancias; la hora, el vendedor… si te gusta, a por ello!! Vale la pena intentarlo 😎  y para eso os paso mi manual casero del regateo eficiente 😁

COMO REGATEAR DE MANERA EFECTIVA…

Sinceramente eso me pregunto yo muchas veces! 😕 A menudo supone casi un golpe de suerte!! Porque el regateo no depende sólo de tí, hay un importante conjunto de circunstancias que rodean el regateo, entre ellas tu contrincante, así  que aunque alguna vez pueda parecer fácil y hasta divertido, otras puede resultar una locura…

El asunto está en esperar a que ellos pidan, a veces  son ellos los que quieren que tú les ofrezcas;  si ya has preguntado en algún otro puesto, pide siempre  menos que la última oferta que te hicieron y si acepta tu oferta, suerte para tí! 😅

Si preguntas y te dan un precio, ¡nunca lo aceptes! Siempre te van a pedir más de lo que vale… Al ver que no aceptas, te sugerirán “que dés tu mejor precio”  ofrécele un tercio de lo que te han pedido… Lo normal es que el vendedor quiera seguir manteniendo el juego e insista en que;  ni su precio ni el tuyo, e intentará aproximarse a la media entre el precio de los dos;  si aceptas, se cierra el trato!Pero  el regateo es un arte, por lo tanto dificil de controlar 😒

Puedes seguir R que R con la cantidad que ofreciste al principio; te ariesgas a que te digan que estás loca y te dejen marchar, o te lo pongan en la mano y acaben aceptando tu oferta! 😉  A veces incluso, después de decirte que estás loca y hacer que te dejan marchar, correrán detrás de tí insistiendo un rato y puede que tú acabes ganando esa partida! 😜 Si no funciona, y te sigue diciendo que estás loca, continuas tan dignamente y preguntas en el siguiente puesto… Como el siguiente vendedor habrá oído la conversación, te va a pedir un poco menos. Se ve poca solidaridad por los zocos; incluso si les das un poco de cuerda te dirán que el otro vendedor tiene peor género y que siempre intenta timar a los turistas 😦 Técnicas de venta un tanto arcaicas, pero  que siguen existiendo!

Con todo esto y resumiendo; el regateo es parte de la tradición comercial;  ha de hacerse de modo apasionado pero cabal, usando la intuición y mirando  de frente al adversario y si al final no hay trato tampoco pasa nada. El dinero es tuyo, el objeto  en venta pertenece al vendedor, se trata de llegar a un acuerdo en el que los dos salgáis ganando. ¡Así de simple! 😌

La mejor hora para comprar; a diferencia de nuestros mercadillos tradicionales, la mejor hora para comprar en los zocos es  a primera hora de la mañana,  porque los marroquíes igual que los indios, creen que hacer la primera venta temprano, les traerá buena suerte para todo el dia ☺️

A quién comprar… 😇

A cualquiera que te dé el precio mirándote a los ojos y sin pensárselo demasiado… Porque  los que se lo piensan mucho y  lo dicen mirando para otro lado, no son de fiar!  😒 A la gente que no te pida el precio en euros, porque sabrás que te cobra lo que le cobraría a un local… y a la gente maja, que eso se ve!! 😃

Aprovecho para hacerle propaganda a Fouad; un vendedor majísimo que tiene su puesto en el zoco de Fez; la tienda se llama TALARKAVIRA y es muy fácil de llegar, justo al pasar el Café Barcelona. En su puesto suena la música de Manu Chao, el ambiente es relajado y Fouad  no  agobia  a los clientes… Tiene de todo y a muy buen precio y sobre todo, no intentará engañaros! 😇 Nos daba tan buenos precios que hasta se nos olvido regatear!

Foufad

Con nuestro amigo Foufad en su tienda, al lado del Café Barcelona en la medina de Fez 🙂

A quien no comprar! 😠

Nuestra peor experiencia fue paseando por una calle de Fez… Cuando un hombre marroquí nos preguntó si éramos españolas y luego si conocíamos a Paco. Nos dijo que Paco era un español de Zaragoza que llevaba 12 años  en Fez y que era muy conocido y nos llevó a conocerlo, diciéndonos que tenía una  tienda allí al lado… Primer error!!!! 😮  _No visitar a nadie que tenga una tienda!   A Paco le contamos como nos habian intentado engañar todo el día en el zoco y le preguntamos si habíamos comprado bien… Hasta le enseñamos algunas cosas que habíamos comprado! Segundo gran error!!!!!!!! 😲 Le parecimos un par de inocentes y ahí fue donde empezó a sacar todas sus mañas de vendedor… Resultó ser mucho peor que los vendedores locales y por supuesto decir ,que nos metió gato por liebre!!! 😾

Aesta tienda NUNCA MAIS

A esta tienda NUNCA MÁIS

Le compré una gandora que él  me recomendó encarecidamente, por estar fabricada con una tela buenísima!No como lo que venden por ahí…”  El asunto es que el día siguiente ví la misma gandora en otra tienda, a mitad de precio y sin necesidad de regateos.. y lo  que es todavía peor, después de haberla puesto una sóla vez, a mi gandora se le cayeron todos los adornos dorados!  😒

Ya que me sale más caro volver a Fez a ponerlo a caldo y reclamar… Aprovecho  este medio para intentar espantarle los clientes! 😂   No es rencor  pero esto no se hace!!

A Paco, ni agua!!  😡

Anuncios

Aprendiendo a regatear en Pushkar

Superada nuestra primera noche en tren mucho mejor de lo esperado y después de  recorrer unos cuantos kilómetros en  furgoneta por carretera siempre con la boca abierta y la cámara preparada en todo momento para fotografiar ; monos, vacas, motos ocupadas por tres o cuatro pasajeros, rickshaw, “tutus”… camiones llenos de gente que saludan,  elefantes en la cuneta y camiones que van por el medio de la carretera… LLegamos a nuestro Hotel en Pushkar. 
Nuestro hotel en Pushkar.

Viajar en la India resulta siempre sorprendente y supone un verdadero espectáculo, además de un riesgo.  LLegar a casa cada noche es algo casi milagroso. 

El Hotel era de estilo puramente indio… Como un castillo,  con las fachadas pintadas con motivos tradicionales;  elefantes y bailarinas.  Todas las habitaciones daban a un con un enorme jardín donde paseaban alegremente una familia de dálmatas , los padres y un cachorrito que aprovechaba para dormir  a la sombra de cualquier arbusto.

Un montón de trabajadores vestidos de azul, se encargaban de que todo estuviera limpio y perfecto. No había mucho movimiento en el hotel,  pero conocimos a un grupo de chilenos,  que estaban de paso para ir al Himalaya, y que luego volveríamos a encontrarnos en Jaipur.
El plan para esa tarde era ir al Lago de Pushkar y al mercado.  Amit no vino, sólo Ankit nos acompañó y se notaba como algo cansado. Una noche en tren sin dormir demasiado y pendiente de nueve mujeres que no paran, no puede resultar fácil.
Bajamos andando desde el hotel y por el camino nos encontramos;  vacas, cerdos, monos… y hasta con  una turista japonesa que nos preguntó en que hotel estábamos, al verla sóla le pregunté si quería venir con nosotros… Nos dijo que no. Luego ya vimos que  había ligado. La esperaban unos cuantos chicos de la zona en moto y ella parecía feliz.
Monos en Pushkar
 Ankit nos llevó al Lago de Pushkar donde la gente acude a purificarse. Es un sitio tranquilo donde tienes que caminar descalzo hasta la escalinatas desde donde ves a la gente bañándose y alguna vaca que pasea tranquila, es realmente bonito. Allí se nos  acercaron un par de chicos  que nos hablaron en hindi , alguna de nosotras,  le dijo “no”, pensando quizás que nos había pedido dinero y  los chicos se marcharon educadamente.  Le pregunté a Ankit que había dicho el chico y él me dijo que nos había preguntado si podía sacarse una foto con nosotras. ¡Por favorrr! ¡Qué vuelva!  Me sentí fatal…Pero luego esta situación se repetiría durante todo el día , hasta  acabar cansadas de tanto posar.
Lago de Pushkar
El mercado fue una locura;  Regateamos y  regateamos  y acabé comprándome cosas que no necesitaba. También regateaba para otras y me moría de risa… De repente era como si el regateo saliera de mi interior de modo natural , los años de regateo de mis antepasados comerciantes , habían dejado una clara impronta genética en mí  😉 ¡Cómo la vida misma!!
Me compré un sari, una falda, regalos…Y mientras las compras proseguían, la gente se paraba a mirarnos y  algunos nos pedían que nos sacaramos fotos con ellos. A veces venían sonrientes y te lo pedían sin más, otros te daban la mano y luego nos colocábamos en familia para la foto y sonreíamos mirando al pajarito.  Otras veces,  supongo que serían los  más tímidos,  nos sacaba la foto discretamente con el móbil  sin pedírnoslo y cuando los pillabas, disimulaban.  Algunas madres nos ponían a su bebé en brazos para la foto. Todo nos resultaba raro pero divertido al mismo tiempo y hacía que nos sintiéramos como si  fuéramos famosas!
A las ocho y media habíamos quedado con Ankit y Amit para ir a cenar y cuando llegamos mientras le contábamos nuestra experiencia en el mercado,  un chico se puso en el medio de la conversación mirándonos atentamente.  Le pregunté a Ankit si aquello era normal y si pedirnos fotos era también algo usual allí.  Ankit nos contó que muchas de esas personas venían de aldeas y no habían visto nunca a gente que no fuera india , por eso nos miraban tanto y nos hacían fotos,  para enseñarlas a su familia  a su regreso a casa.
 A decir verdad, nos hicieron sentir especiales!
Gente sacándonos fotos 🙂
Para hacer las mejores compras, sin duda Pushkar.
Ambiente en las calles de Pushkar.
Para acabar nuestra visita a Pushkar, una cena perfecta. 

Cenamos en  la terraza de un restaurante que hace unas pizzas que están riquísimas en un horno de leña.
Sólo estábamos nosotros y un chico español que se sentaba sólo en otra mesa.
De repente empezó una tormenta que no hizo más que convertir aquella cena tan especial, en una cena aún más especial.
Primero se fue la luz por un momento y luego  tuvimos que cambiarnos de sitio porque la terraza estaba cubierta pr una especie de cáñamo y había algunas goteras,  pero el espectáculo era digno de ver.
Cenando las pizzas más ricas de la India
    Al  terminar la cena, Amit nos engañó diciendonos que él  sabía como poner un sari 😉 Y le puso a Ángela el sari que se había comprado , luego yo le ayudé a Amit a ponerse el mío. ¡Estaban los dos guapísimos!
Amit estrenando mi sari y Angela estrenando el suyo 😀
 Luego Ankit nos enseñó algunos dibujos que hace su padre y para continuar con la perfección de la noche, justo en el momento en que salíamos para el Hotel dejó de llover y  hasta las calles parecían secas.
¡Nunca había disfrutado tanto de una tormenta!