Indian Smile ·:)

 

 

e2b5a-img_9642
Esta parte del blog nació sin más pretensiones que la de  contar lo que ha sido un paseo de dos semanas por la India. Una experiencia intensa, cargada de aventuras y de muchas risas. Una experiencia que si no nos ha cambiado , al menos nos ha abierto una ventana a un  mundo nuevo, lleno posibilidades y de gente estupenda que de otro manera nunca  hubiéramos conocido. Gracias a todas “Sundar Girls” Ángela, Bárbara, Carmen, Virtudes, Estrella, Maribel, Nani y Nuria. Gracias también a “Open Eyes” Anna , Ankit , Amit y Ranjan, al centro “Vatsalya”  en especial a Geeta, Jaimala y a todos los niños y los perritos del orfanato y a la familia de Jaipur que nos invitó a  a cenar en su casa. A “Semilla para el cambio” María, Cristina, Soma, Patul, Carmen, Alba, Zulma, Ana y Ananda y a todos los coordinadores del proyecto educativo y sanitario así como a las mujeres que trabajan en Marina Silk y a todos los niños y a sus familias de los slums y de los lavanderos del Ganges. A todos los que habéis contribuído a que nuestro viaje de acción solidaria haya sido todo un éxito y sobre todo a hacernos un poco más felices. DANYAVAAD!!!

Open Eyes Project     http://openeyesproject.com/

Semilla para el Cambio   http://www.semillaparaelcambio.org/gl/

Vatsalya http://www.vatsalya.org/

Ankit Mehta    http://facebook.com/ankit.mehta20

Amit Shrivastava  http://facebook.com/tinkiya

PicMonkey Collage

Anuncios

Vatsalya, un lugar especial

Vatsalya, significa madre amorosa o madre incondicional en Hindi , y eso es  Vatsalya.
Un centro de acogida para niñas y niños sin padres o cuyas familias no pueden cuidarlos.
Vatsalya es el gran proyecto iniciado en el año 2000 por Jaimala y su marido Hitesh Gupta . Es una especie de  poblado formado por varias  construcciones ; dormitorios, cocina, baños, colegio y hasta un centro de meditación y una pista para practicar deporte.
En Vatsalya se recogen  desde bebés hasta chicas de 17  años  y se preparan para la vida, se le dá formación y sobre todo un buen ambiente familiar , para que mejore su autoestima.
Visitando a los niños en el colegio Vatsalya.
Colegio Vatsalya.
En el colegio.

Mientras nos enseñaban el centro, nos comentaron que los hombres , ni siquiera los que trabajan ahí, pueden pasar a la zona donde están los dormitorios de los niños. Esto te lleva pensar que hay un problema en esa sociedad , un problema silencioso,  del que no se habla, pero si se toman estas medidas será  por algo. La medida no soluciona el problema , pero los niños, que son lo más importante y lo más vulnerable, están más seguros.

Los niños en Vatsalya , tienen una vida totalmente organizada; se levantan , desayunan, van al colegio  con otros niños que vienen de las aldeas cercanas,  practican deporte,  hacen meditación a las siete de la tarde, luego cenan y se van a dormir. 

Centro de meditación de Vatsalya
Vatsalya es un lugar idílico donde los niños juegan con los tres perros que viven allí y hacen collares de flores de jazmín para regalar a sus amigas,  en Vatsalya todos te llaman Didi que en Hindi significa hermano mayor y desde que llegas te sientes como en tu propia casa.
Conociendo el centro.
Con Geeta y Prasanna 🙂 two wonderful women.
Llegamos a Jaipur tras algunas horas de viaje en furgoneta y después de comer,  nos despedimos de Ankit que volvía Delhi en autobús. Me dió pena, soy de ese tipo de personas que odio las despedidas, pero me animé al saber que lo volveríamos a ver en Delhi, el día de nuestra vuelta a España. Además Ankit nos regaló una postal con un  dibujo sobre tela para cada una y yo le pedí que escribiera algo en Hindi por detrás. El mío es un elefante y lo tengo aquí conmigo,  encima de la mesa,  aún no he encontrado el sitio donde ponerlo 🙂
Cuando te vas acercando a Vatsalya tienes el presentimiento de que algo muy grande va a aparecer al final del camino.  Para llegar a Vatsalya hay que dejar la carretera y adentrarse en una especie de selva con hierba  altísima,  por donde sólo queda el espacio justo para que pase una furgoneta. 
Tomando un chai nada más llegar a Vatsalya en compañía de Pepsy.
Un chico abrió la cancilla y entramos en esa especie de poblado formado por varias edificaciones con árboles y una pista de juegos grande donde los niños hacían deporte y dos perritos blancos y uno de color chocolate venían también a recibirnos.
Allí nos esperaba Anna vestida con  kurti negro y con unos pendientes de nácar. Nos  contó que se había pasado 20 horas en tren y depués de unos días con fiebre,  no se encontraba todavía demasiado bien.
Nos enseñó donde íbamos a alojarnos, una especie de bungalow con tres secciones;  la nuestra era la más grande y tenía varias filas de literas donde pasaríamos la noche. Nos enseñó los baños, que eran muy básicos pero prácticos y nos fue presentando a la gente.
Ana, Estrella y Rocío en el dormitorio para invitados de Vatsalia.
A las siete llamaron  al centro de meditación y fuimos a meditar con los niños. El centro de meditación es un sitio precioso ; un espacio abierto de forma circular y pintado de  colores vivos ,  cubierto con una estructura ligera.  Luego ví que también que en los dormitorios tienen una zona de juegos en el medio de las literas que es una colchoneta también de forma circular , a la que los niños saltan desde sus camas. ¡Me encantan los círculos!
Uno de los dormitorios de los niños en Vatsalya.
 Los niños en Vatsalya viven felices, nunca hubiera imaginado un orfanato así. 

Es un proyecto quizás fruto de mucho estudio y de muchos esfuerzos, pero es al fín un sitio agradable. De vatsalya me quedo con todo;  con Geeta la coordinadora , con Praxana, con Ziya…con Missery y Pepsy,  el perrito bautizado por los niños y que es además de un  compañero de juegos su gran protector. ¡Me quedo con todos aunque no pueda recordar sus nombres!

Bailando salsa con lso niños en el centro de meditación  ;D
Los niños están muy bien educados y son felices ,  no podría decir nada malo de Vatsalya.
Desayunando con los niños en Vatsalya
Pepsy y Misery
Ziya fregando  su plato y su vaso.

Durante los dos días que estuvimos con ellos, desayunamos o cenamos  juntos y al terminar  todos hacíamos cola para lavar nuestros platos y vasos. Luego hicimos actividades con los niños y hasta fuimos a visitarlos al colegio.

En Mates: la tabla de sumar y restar. Yo no la conocía 8)
 El reparto de responsabilidades es sencillo;  las niñas mayores y los niños pequeños pueden compartir habitaciones hasta una edad  determinada no sé si doce o catorce, en la que los  chicos deben de pasar a habitaciones sólo para chicos y las chicas, pueden seguir con los niños pequeños , los mayores cuidan del resto.
En Vatsalya también hay una tienda de artesanía con cosas preciosas  hechas por mujeres de las aldeas cercanas , se llama Anoothi. Una parte de las ganancias de la tienda va para el proyecto.
Durmiendo al aire libre en Vatsalya.
La primera noche que dormimos en Vatsalya hacía tanto calor que Anna nos ofreció dormir fuera y pensamos que sería buena idea. Así que Ángela, Bárbara, Estrella, Carmen, Maribel y yo sacamos nuestras camas fuera para dormir bajo las estrellas.
 Pero cuando empezábamos a dormir,  fuimos atacadas por una extraña bestia negra que ni siquiera pudimos ver bien . Los perros Missery y Pepsy salieron a defendernos y espantaron a la “Horrible bestia” 😉   pero luego siguieron nerviosos, ladrando y tratando de protegernos. A mí hasta me acompañó Pepsy al baño.
Al final, acabamos cogiendo el colchón y entrando a dormir a las literas con el resto.
Con Jaimala en Jaipur, Hitesh es el autor de la fotografía.

Mas tarde, ya el día que dejábamos  Jaipur, comocimos a Jaimala y a su marido.
Jaimala no decepciona; es una mujer carismática , fuerte y con carácter , con un gran dominio de habilidades sociales. Habla claro , se muestra tranquila y termina cada frase con una sonrisa.

Hitesh, Jaimala Y Anna el día que dejamos Jaipur.

Una vez que has conocido Vatsalya , cuando luego conoces a Jaimala y a Hitesh sabes que no podrían ser de otra forma.