Taj Mahal, Agra

Llegamos a Agra  un poco antes del mediodía y comimos en un restaurante donde  unos niños ataviados con trajes tradicionales bailaban en la entrada.
La comida India está muy rica, tengo que decir que nos dejábamos asesorar para no pasarnos con el picante y siempre comimos divinamente. La bebida ya es otra cosa. Lo que más se bebe aquí es agua, Pepsy o Seven up. En algunos sitios puedes pedir cerveza, pero no siempre hay, porque no todos tienen permiso para venderla.
Después de comer fuimos al hotel. A  las cuatro  venía a buscarnos “Manolo” para enseñarnos el Taj Mahal. 
Taj Mahal, Agra, India
Me pareció la ocasión perfecta para estrenar el sari y se lo dije Ángela y a Nuria, que éramos  las tres que teníamos sari. Pero había un problema, no sabíamos como ponérnoslo y Anna nos había dicho que un sari mal puesto, dá un aspecto muy desaliñado.
Así que pregunté en recepción si trabajaba alguna mujer allí y entonces Amit que siempre estaba en todo,  me vió preguntando y les dijo que queríamos que alguien nos ayudara a ponernos un sari.  Al momento de subir a la habitación  me llamó Anna para decirme que una chica había venido  a ponernos el sari  y que esperaba en el vestíbulo. Bajé a buscarla y subimos a mi habitación donde nos vistió a las tres. Era una chica muy  agradable, que  hasta se quitó los imperdibles que llevaba en su sari para ponernoslos a nosotras, al ver que no nos llegaban los que teníamos. 
No sabíamos como agradecer tanta amabilidad. Mai dai che tipa!! 😀
Vistiéndonos
Listas para visitar el Taj Mahal 😉
750 rupiass!! :O
En recepción con la autora de nuestros saris 🙂
Cuando bajamos a recepción, nos esperaba “Manolo” (Le llamamos Manolo porque su nombre empieza por M pero no es fácil de recordar y Anna nos dijo que los españoles solían llamarle Manolo)
“Manolo”es un guía de Delhi que trabaja en Agra. Es un auténtico profesional, pero con nosotras poco tenía que hacer…Nos llamaba : _¡Señorass vengan aquí! ¡Señoras cuidado!!  Y por supuesto nosotras, no entendíamos a que señoras se refería 😉
TAJ MAHAL
Nos explicó todo y más,  y luego nos hizo unas fotos estupendas, mejores que las de un fotógrafo profesional. Era gracioso ver como apartaba a la gente y nos colocaba a nosotras delante para las fotos.
Recuerdo a Manolo dándole instruciones a Nani de como posar tumbada en un banco y ella le decía _ ¡No! ¡Qué no me veo yo así!  Y después de ver la foto en la cámara le dijo…_¡Muy bien! ¡Me gusta! Ahora me haces otra vez la misma, pero con el pelo suelto! jajaajaja
Foto de familia en el Taj Mahal
Nani posando en el Taj Mahal
Para subir y entrar al Taj Mahaj,  hay que sacarse los zapatos, como en casi todos los sitios en India, pero Manolo nos dijo que era fácil perder los zapatos  si se dejaban entre los de tanta gente y nos dió una especie de patucos de plástico para ponernos por encima de nuestros zapatos y que ahora salen tan feos en las fotos :S
El Taj Mahal es impresionante, una obra preciosa y cuidada en cada detalle que no  deja a nadie indiferente . Unos días antes Ángela nos había dicho que no nos asustáramos si se le caía una lagrimilla al llegar Taj Mahal. Naturalmente el arte provoca emociones.
Puesta de sol en el Taj Mahal
Asistimos a una magnífica puesta de sol y terminamos sentadas en silencio, comtemplando  toda aquella belleza perfectamente simétrica.
 Cuando salimos, Amit vino a buscarnos y le hizo gracia vernos vestidas con el sari, decía que parecía que veníamos de una fiesta. Desde el Taj Mahal hasta el hotel, fui hablando con “Manolo” que me contó que tenía una  niña;  un bebé de sólo unos días y  que estaba muy contento porque el prefería a las niñas. Me encantó oirle decir esto porque hacía poco tiempo que había estado leyendo sobre el feminicidio en la India y el desequilibrio que produce en la población, además de ser una de las más terribles manifestaciones de discriminación hacia la mujer.
Luego Manolo fue cogiendo confianza y  hasta nos cantó la canción de la serie “Aida”: “Ahora me ahora me toca a mí, ahora me ahora me toca a mí…” La había aprendido por un video que le había regalado un español, pero decía que le costaba entender el lenguaje de la serie.
Le enseñé el trabalenguas de los “tres tristes tigres” y ¡se lo aprendió en un tris!  Me ha parecido que los indios, además de tener facilidad para aprender idiomas, consiguen pronunciar perfectamente todos los sonidos y además logran un acento neutro que no parece acento extranjero.
Al llegar al hotel nos hicimos una foto con Manolo.
Amit, Nani, Maribel, Carmen, Rocío, Virtudes, Bárbara, Nuria, Ángela, Teresa y Manolo.
Por la noche cenamos en la terraza del hotel .
 Una terraza muy bonita con piscina y  que además tenía unas magníficas vistas a la ciudad y desde donde se oía de fondo la música india de las terrazas de los hoteles cercanos.
Terraza del hotel
Cenando en la terraza
Todas se habían cambiado ya de ropa excepto yo, que fui a cenar con el sari puesto,  me daba pena sacarlo.
Logo_Galicia300(1)
Anuncios

3 pensamientos en “Taj Mahal, Agra

  1. Pingback: Ruta al Norte de India | Por el mundo adelante

  2. Hiciste algo mal, lo subiste a Facebook con un tema que no sale tu post, que es el ahorro de 700 rupias, en ningun lado sale y si quieres que visiten tu blog se más original.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s