Delhi-Pushkar (Noche en tren)

Después de conocer la estación de Delhi, sabía que el viaje en tren sería toda una experiencia.

Vimos como nuestro tren se aproximaba y nuestras caras debían de ser todo un poema cuando el tren empezó a frenar y pudimos ver  los vagones sleeper class , donde se veía gente durmiendo casi amontonada.

Así que cuando subimos a nuestro vagón y ví que había literas me sentí feliz y contenta, como si hubiera llegado a un hotel de cinco estrellas. 

En principio nos agolpamos en el pasillo próximo al baño (que era una auténtica peste). Era muy tarde,  las luces de los compartimentos estaban apagadas  y Ankit y Amit trataban de buscarnos sitio en el vagón…

Ya estamos en el tren! ;)

Ya estamos en el tren! 😉

Cada vez que encontraban alguna plaza venían a buscarnos y decían: _Que vengan tres, ahora dos… etc 

Ya sólo quedábamos cuatro personas cuando vinieron a por Maribel y a por mí. Maribel se quedó en una litera de las del pasillo y yo pasé a la única litera que quedaba libre el compartimento más cercano.

Abrí la cortinilla del departamento y me metí, una familia dormía plácidamente. 

 Mi litera era una de las del medio y ví como unas sábanas revueltas y una manta marrón de las que en la vida normal “me pican”. 

Sin protestar,  ascendí a mi litera y me introduje en aquellas sábanas usadas por sabe dios quien. Al día siguiente me enteré de que había que pedirle las sábanas al personal del tren y que te las daban en una bolsa cerrada. Así que sentí un poco de asco cuando me enteré , pero no tanto como hubiera sentido en una situación normal ¡Una se va curtiendo! ;D

Bárbara en su litera

Bárbara en su litera

Ángela emocionada ;)

Ángela emocionada 😉

La verdad es que,  dormí bien mi primera noche en tren en la India.

Mis vecinos se levantaron temprano y salieron impecables del vagón, tengo que decir que esto es algo que admiro de los indios y sobre todo de las indias. Dá igual donde duerman, por la mañana se arreglan un poco el sari y salen perfectas ¡Parecen princesas de las de verdad! (Cuando digo de las de verdad, por supuesto me refiero a las de Disney!)

Yo retomé mi sueño hasta que de pronto sentí una presencia. Era Amit que supongo que venía a ver como habíamos pasado la noche… Pero como Amit al principio no hablaba mucho y sólo me dijo _¡Hola!  Yo entendí que era la hora de levantarnos, que nuestro destino estaría cerca,  y ¡me levanté! Luego supe que todavía quedaban casi dos horas de viaje y me arrepentí de levantarme de aquellas sábanas sucias aunque acogedoras  😉 

 Creo que Amit se aburría porque no tenía sueño, así que charlamos durante el par de horas que nos quedaban de viaje.

Charlas mañaneras

Despertando en el tren

Despertando en el tren

 Amit es un chico casi perfecto, y luego os diré porque es CASI… 

Aunque duerma en un vagón de tren, se levanta impecable como el resto de los indios. Amit siempre está impecable, es muy amable, agradable y siempre aparece cuando lo necesitas, se presenta de repente y te soluciona cualquier cosa.  Amit tiene un pequeño problema con el español, pero si os digo la verdad ;  creo que no lo necesita, porque tiene esa capacidad para entenderlo todo que supera  cualquier barrera lingüística.

Aquel día me enseñó unas cuantas palabras en Hindi y contestó a todas mis dudas… que eran muchas. 

 Creo que ya estaba iniciando mi proceso de indianización y como una buena neo-india,  tenía que hacer muchas preguntas 😉

Andenes de la estación de Pushkar

Andenes de la estación de Pushkar

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s